La empresa europea fabricante de automóviles  de nacionalidad alemana Mercedes Benz sigue adecuando sus prototipos no sólo a las exigencias de quienes les gusta conducirse en esos vehículos, sino que también aporta con sus nuevas creaciones a la conservación del medio ambiente, una exigencia quizá más importante que la propia de sus usuarios. 

Bajo esos parámetros de construcción, la empresa bávara ha sacado al mercado su nueva creación, se trata del  Mercedes-Benz C 300 de, una variante híbrida que mezcla un propulsor eléctrico enchufable con la de un motor diésel de rendimiento avanzado y con la potencia que caracteriza a la marca.

Con este paso, Mercedes-Benz se convierte en el primer fabricante de este tipo de coches, pues ya en la calle están rodado desde hace tiempo, algunos híbridos autorrecargables, motorizados a gasolina o a gas, pero en el caso del diésel es la que da el paso adelante. 

Las características del nuevo auto

El nuevo Mercedes-Benz C 300 de, tiene un motor eléctrico de 90 kW de potencia el cual se alimenta de una batería de 13,5 kWh de capacidad, la cual le da una autonomía de recorrido de un poco más de 53 kilómetros en modo eléctrico, lo cual le da una garantía de cero emisión de gases tóxicos al ambiente en recorridos citadinos. 

La velocidad bajo modo eléctrico del nuevo Mercedes-Benz está promediada en 130 kilómetros por hora con una aceleración que va de o a 100 en 5.6 segundos, obteniendo en ese lapso de un rendimiento importante para un carro europeo con características híbridas.    

Por otro lado, fuera de los centros urbanos el C 300 de, puede aprovechar el alto nivel de autonomía  y eficiencia que otorga el combustible diésel, para manejarse con tranquilidad en los trayectos largos, donde es necesario mayor consumo de energía y por tanto se requiere de una mayor potencia.