Existe una gran variedad de leguminosas  cuya versatilidad permite que pueda ser usada en la cocina y preparar un sinnúmero de recetas nutritivas, deliciosas y lo más importante saludables  para la salud, esa leguminosa no es otra que las lentejas, la cual además posee nutrientes que nos aportan muchos beneficios.

Su alto contenido de hidratos de carbono, vitaminas, ácido fólico y minerales entre otros, le hacen insustituible en el comedor de nuestros hogares; por tanto te ofrecemos una serie de alternativas para disfrutarlas y aprovechar todo lo que aporta  al organismo.

Cómo comer las lentejas

Las lentejas son el perfecto acompañante en tus comidas, por ejemplo las puedes comer con productos cárnicos como el chorizo y arroz blanco, acompañado con una ensalada de vegetales crudos y un jugo natural preferiblemente sin azúcar; por otro lado, si no gustas del embutido, puedes sustituirle por carne de cerdo.

Si sigues con la idea de comerlas con carne, el pollo es una buena opción, su versatilidad te permite que puedas disfrutar de las lentejas, acompañadas de un puré de papas  y una pechuga a la plancha o al grill, con una ensalada de col, aderezada con una vinagreta a base de yogurt.

Las lentejas van bien con la carne vacuna, un buen estofado con ellas sumergidas en un salsa y dejar cocinar la carne hasta que quede bien tierna, es una buena opción para el almuerzo; pero si tienes niños en casa, elaborar una ricas croquetas acompañándolas con papas al vapor, es el almuerzo ideal.

Las lentejas con productos  del más son verdaderamente una exquisitez, pero también si lo prefieres, puedes consumirlas sólo con un buen salteado de verduras frescas y arroz blanco; sumado a estos ejemplos de cómo preparar las lentejas, a manera de puré, cremas o sopas; en cualquiera de esas alternativas son verdaderamente una delicia al paladar más exigente.