Desde tiempos remotos siempre se ha recurrido a los remedios caseros, los cuales en su gran mayoría resultan positivos para el organismo a la hora de enfrentar cualquier dolencia o enfermedad que nos aqueje o esté afectando la salud.

En ese sentido podemos enumerar algunos vegetales, legumbres u hortalizas cuyas propiedades aportan innumerables beneficios al cuerpo humano, una de estas es la calabaza, la cual contiene una cantidad de beneficios, muchos de ellos aún desconocidos  o poco difundidos.

Es así como por ejemplo la calabaza es un excelente aportador de antioxidantes, así como también de vitaminas C y D, además por las características de su color aporta provitamina A o betacaroteno, además de vitamina B12 y B6 y el ácido  fólico, todos estos elementos esenciales en nuestro organismo.

Pero además la calabaza también nos aporta al cuerpo humano una gran cantidad de minerales entre los que destaca el hierro, el cinc, el potasio, el fósforo y el magnesio entre otros, aparte es un excelente digestivo, por lo que no debe faltar en tu mesa.

Otros aportes de la calabaza

Además de todos los aportes ya enumerados, debemos darle un  justo reconocimiento medicinal también a las semillas de calabaza, pues sus elementos las hacen un excelente remedio a sistema cardiovascular y también al sistema nervioso, sobre todo cuando su ingesta se hace preferiblemente tostándolas  y triturándolas para ser consumidas como acompañantes de las comidas o como postre.

Su alto contenido de cinc,  convierte a las semillas en un elemento esencial que contribuye al mantenimiento del sistema inmune, protegiendo al organismo del resfriado común, la fatiga, sobre todo si es crónica, combate la depresión y es un coadyuvante  en los problemas masculinos de la próstata, y en la búsqueda del sueño.

Los aportes de la calabaza en general también se pueden apreciar en la prevención del cáncer de colon, la faringitis, bronquitis o asma, previene los cálculos renales, la retención de líquido y la  insuficiencia renal, colesterol, anemia, y en la prevención de enfermedades degenerativas.