Ingreso

Archivo para julio, 2013

Savage Love IV

Problemas de chicos

Por Dan Savage

Soy un chico gay que está tan asustado con contagiarse alguna enfermedad de transmisión sexual que no estuve con nadie en dos años. Pero anoche me enganché con una FTM y probablemente haya sido porque tiene sus partes femeninas. Justamente no tomé precauciones en esta ocasión y no usé preservativo. ¿Cuán preocupado debería estar por la posibilidad de dejar embarazada a alguien muy joven para ser mamá?

Cauteloso Homo Inquieto Como Orate

P.S.: Él está en tratamiento hormonal.

Aquí va una buena regla para todos los que andan teniendo sexo por ahí: un nuevo compañero sexual que no usa protección contigo no usa protección con nadie. Sí, sí, típico de gente prudente que justamente sólo toma precauciones en raras ocasiones… Cosas que pasan, CHICO. Lo raro es que dos personas precavidas simultáneamente deciden justamente no tomar precauciones con un nuevo compañero sexual en esta ocasión. “Esta persona que no toma precauciones conmigo no las toma con nadie” es una conjetura más razonable que “Esta persona que no toma precauciones conmigo nunca tendrá sexo sin protección con nadie que no sea yo”. Lo que quiere decir que deberías estar menos preocupado por el embarazo (tu nueva y brillante preocupación) y más preocupado por tu vieja preocupación: las enfermedades sexuales. Las posibilidades que tu chica devenida en chico quede embarazada son pocas: solo hay una chance entre veinte de que un pito sin protección en una vagina termine en un embarazo. [...] Continuar la lectura

Siniestra campaña del FPV

Por Omar Genovese

15038_477266595701925_972784152_n

Bajo la foto, en Facebook, leo lo siguiente:

“Tan mal está de guita el FPV que no le puede pagar a un redactor publicitario? Como todos sabemos, la partícula “al” es la contracción de la preposición “a” y el artículo definido masculino “el”, por lo que la frase del cartel estaría sugiriendo que hay que elegir…. ¡¡¡¡amar el odio!!!! Muchachos, espero que no sea un lapsus calami. Lo correcto habría sido “elegir el amor y no el odio” o cualquier variante menos confusa. Que el castigo al que lo redactó parezca un accidente…”

La cita es de Santiago Ruiz Peyré, que a la vez la obtiene de otra persona, pero que como no la conozco, prefiero evitar su mención. Será nuestro gran aportante anónimo, el destinatario común y general de los mensajes de propaganda política. Y, por cierto, ningún vulgar votante cooptado por las mieles modulares del modelo. [...] Continuar la lectura

El reglamento

Por Pablo Farrés

[...] Con un tiro en la cabeza, ahí mismo, señor ministro, debía terminar mi novelita. Con eso, pensaba, debía alcanzar para satisfacer su demanda de escribir un cuentito sobre la imposibilidad de la ley, y que ese mismo cuentito sea nuestra ley. Eso, señor ministro, un tiro en la cabeza, la afirmación de la vida como posibilidad de que la muerte sea verdaderamente muerte, para que un tiro en la cabeza signifique un trio en la cabeza, y entonces, evidentemente, hacer inútil todo reglamento que hable sobre la vida, se ponga sobre y por fuera de la vida, para decir cómo debe ser la vida. No más fantasmas, señor ministro, porque los fantasmas suelen meterse en nuestras entrañas y arruinarnos el alma. Entonces con ese tiro en la cabeza debía terminar mi novelita, sin embargo, señor ministro, sin embargo…, las cosas se fueron dando para descubrir finalmente el núcleo del núcleo, el origen del origen, el destino del destino, más bien, eso que hace al desplazamiento y al desfasaje, eso que todo el tiempo está moviendo las cosas para que las cosas nunca sean lo que son, para que la muerte nunca sea nuestra muerte, para que el núcleo nunca sea el núcleo, ni el origen, origen, y entonces condenarnos a seguir, una y otra vez, la ley de la ley de la ley… [...] Continuar la lectura

ULTIMATUM

Por Fernando Noy

Locos
que se dicen poetas
fabricando libelos
super preocupados
por la foto de tapa

Van a presentaciones
para embriagarse un poco
coleccionando contactos
que después serán sobres
ametrallando postales
tan absurdas como ellos

Bestias
ansiando galardones
rumbo al mármol infame
de la improbable gloria

Gentuza
plagiando lo plagiado
para creerse creadores

Gramsci y el Marx desconocido (IV)

GramsciQ1[El artículo anterior puede leerse aquí.]

Por Nicolás González Varela

“Me place ser el ácido corrosivo sobre la imbecilidad.”

(Antonio Gramsci, 1917)

“Siamo noi marxisti? Esistono marxisti? Buaggine, tu sola sei immortale…Eppure cosí è: tutti sono marxisti, un po’, inconsapevolmente.”

(Antonio Gramsci, 1918)

“La carrera revolucionaria no conduce a los banquetes y títulos honoríficos, a investigaciones interesantes y sueldos de profesor, sino a la miseria, a la calumnia, que sólo una fe casi sobrehumana puede iluminar.”

(Max Horkheimer, ‘Dammerung’, 1926)

La historia interna de los Quaderni: un testigo de la época carcelaria, y compañero de celda en su primera etapa, Giovanni Lai, recordaba el primer encuentro con Gramsci: “en 1930 me reencontré con él en la Casa Penal… de Turi en Bari. Recuerdo que me reconocí de inmediato. Tenía bien impresa en mi memoria sus características físicas, y me fue muy fácil reconocerlo… Traducía artículos literarios, políticos, filosóficos e históricos, del ruso, del francés, del inglés y del alemán. Leía una infinidad de revistas, literarias, filosóficas y políticas y libros en número sorprendente… pero aquello que me asombraba era que siempre tenía numerosos argumentos de discusión que tenía siempre disponibles.”. Otro compañero de prisión señalaba que “a Gramsci en la cárcel… solo le permitían tener cuatro libros a la vez,… leía, escribía, caminaba por la celda concentrado en su pensamiento. De pronto, de improviso, se paraba, escribía rápidamente unas pocas líneas sobre uno de su cuadernos y volvía a caminar…”, así le recordaba vívidamente Gustavo Trombetti,[1] otro preso político en Turi, que en 1932 convivía diariamente con él para cuidarle de su mal estado de salud. Así componía los famosos Quaderni, su Nachlass inédito, que muchos han definido como un texto de “fragmentación formal”, y además Gramsci podía pertrecharse de una buena provisión de libros y revistas gracias a la generosa ayuda de su amigo el economista neoricardiano Piero Sraffa.[2] Cuando debía consultar bibliografía extra, se dirigía al almacén carcelario (conocido como il magazzino) en el cual se guardaban las pertenencias excedentes de los presos, allí Gramsci almacenaba en un robusto baúl inglés (el bauletto inglese que menciona en sus cartas),[3] su peculiar biblioteca de la cárcel y los cuadernos que completaba. Los Quaderni se escribieron en este curioso circuito panóptico mussolinianne: un derrotero de la celda al almacén y del almacén a la celda. Sin quererlo cumplía aquella máxima de Nietzsche que sentenciaba “solamente las ideas que se tienen caminando tienen algún valor.” Gramsci, que al principio pretendía escribir für ewig, para la eternidad, sin ninguna pretensión de actualidad o de intervención en la coyuntura, comienza a desarrollar un método de escritura adaptado a las condiciones materiales de  su emprisionamiento. Y su horizonte es la recomposición del pensamiento de Marx.

Usus scribendi: aunque Gramsci por su pathos político parezca un autor asistemático en la Teoría, en cambio era muy sistemático y casi maniático  en el método de investigación, en el trabajo cotidiano de estudio y escritura. Los textos carcelarios de Gramsci tiene de esta manera una lógica doble: en espiral (retornando sobre sus propios pasos para rectificar, ampliar, sustraer o profundizar un punto pasado) y reticular (se puede encontrar una interconexión entre todas sus reflexiones, un hilo rojo de Ariadna) al mismo tiempo. Sus Quaderni tienen un orden latente muy preciso que terminó de tomar consistencia y madurar hacia el año 1932. Quizá la primera división general que puede hacerse es la externa, objetiva, independiente de su voluntad, según la estadía de Gramsci en las cárceles de Mussolini: 1) los cuadernos de Turi (Quaderni 1-17 e A-D) y 2) los cuadernos de Formia (Quaderni 18-29), teniendo en cuenta que algunos de los iniciados en Turi se terminaron en Formia (Quaderni 10, 14, 16 y 17). En cuanto al contenido del Nachlass se pueden clasificar según las características del contenido organizado por el mismo Gramsci: 1) lo que podemos llamar el tipo de Quaderno Miscellaneo, que contienen notas y apuntes de argumentos muy variados, casi siempre con un nexo marcado y concreto con el título de la rúbrica, lo que le permitía a Gramsci una referencia rápida; 2) los del tipo Quaderno “speciale”, de carácter marcadamente monográfico, por ejemplo los cuadernos 10-11-12-13-16-18-29, en los cuales muchas de esas notas vienen retomadas y elaboradas en profundidad; 3) los poco considerados Quaderno di sole traduzioni, etiquetados por Gramsci con letras (por ejemplo los cuadernos A-B-C-D), de los que ya hablamos de su traducciones del Marx inédito e incluso una propuesta de libro para el lector italiano; 3) Quaderno miscellaneo propiamente dicho (por ejemplo los cuadernos 1-2-3-5-6-14-15-17), que reúnen exclusivamente parágrafos dedicados a desarrollos argumentales que Gramsci había puesto bajo el foco analítico en el plano de su trabajo; y una última agrupación 4) Quaderno “misto”: todos aquellos manuscritos en los cuales Gramsci había compilado trabajos diferentes, intertextuales con los otros cuadernos: por ejemplo cuadernos que contienen notas misceláneas y aguafuertes, bloques temáticamente homogéneos de parágrafos, reunidos bajo una rúbrica específica (la importante serie “Apuntes de Filosofía”, [...] Continuar la lectura

Educando al niño-nazi (O la pedagogía por Ignacio B. Anzoátegui)

Anzoátegui Pequeña Historia...Por Un Filósofo Producido (aka Luciano García, antes: Manuel Di Leo [¿?])

la edad del hombre es niñez de eternidad

(Georgina Arnhem y yo)

El mote de enfant terrible de la derecha con el que hoy se lo recuerda (al lado del otro, el del “fascista que ríe”) a Ignacio Anzoátegui le hubiese encantado, en preferencia traducido enteramente al castellano, ya que odiaba con una furia envidiable a los franceses,  y le cabía y cabe al sayo –y por razones no tan a la vista incluso– a este traspapelado y malquerido pedagogo entre criminal y cómico que llamaba a Sarmiento “el niño que nunca faltó a clase y el hombre que nunca tuvo clase” y que definía precisamente al hombre como “un niño fracasado, un tránsfuga de la niñez, a la que traicionó por unas pocas monedas de suficiencia”… Anzoátegui además de Subsecretario de Cultura fue secretario de la presidencia del Consejo Nacional de Educación durante el gobierno de Uriburu y coautor de un Digesto de Instrucción Primaria fechado en el 37, y perteneció al grupo de prohombres del catolicismo integrista que puso Ramírez al comando de la educación pública cuyo logro superlativo fue la institución de la Ley de Enseñanza Religiosa en las escuelas, decretada en diciembre de 1943, que perseveró –aunque cada vez con menos ingerencia de la Iglesia y más del Estado- durante el peronato hasta el 54 (estos muchachos también fueron célebres por intervenir en aquel momento las universidades y por intentar traducir el tango al castellano y prohibir el lunfardo en los medios). Fue también profesor de secundaria de Instrucción Cívica e Historia. Roma, el Medioevo, la España imperial y la Argentina de Rosas y los caudillos, fueron la inspiración perpetua de su monología encomiástica histórica, sus modelos y referencias de sociedad y mundo, con los que se correspondían sus tipos humanos ejemplares: el héroe, el santo, el poeta…y el niño.

La niñez es uno de sus temas preferidos y preeminentes, así los Monólogos con Lady Grace tienen su “Defensa de la niñez”, así escribe el ensayo “Niñez y desnudez de Lope de Vega” en Extremos del Mundo. En estos textos está lo más expandido de su elaboración ideológica siempre a mitad de camino entre el concepto la ocurrencia y la barrabasada, que es –éste último- de sus recursos por cierto el más recordable.  Su escena pedagógica menos olvidada sin embargo sale de su libro de apostillas del año 68 y es ésta:

“Pese a los progresistas y otros enfermos, conviene que los niños vayan aprendiendo el Catecismo apenas empiecen a hablar. De esta manera se preparan a tener uso de razón –que es el más difícil de los usos- para cuando alcanzan a la edad de ejercerlo.

Es por eso que yo les enseño a mis nietos:

-¿Sois nazi?

-Sí, soy nazi por la gracia de Dios”.

(Allá Lejos y Aquí Mismo) [...] Continuar la lectura

Lectores que escriben en lo inmediato que es pérdida

Por Omar Genovese

No hablemos de géneros ni estructuras comerciales para la venta de textos. Supongamos una necesidad intrínseca del lector: el reconocimiento. Pero el reconocimiento de su valor, no el de reconocerse en el texto, que lo escrito lo representa como si fuera un extensión de sí mismo. Eso es propaganda, también publicidad. Identificarse es la claudicación intelectual del pensamiento indiviso, el del sujeto. Bien. Ya tenemos a un sujeto que piensa distinto a lo general, y que responde al impulso de la conectividad, también tiene una cuenta en twitter, vale decir, es un sujeto social en lo virtual. ¿Qué es twitter? Como todo lo que fluye en torno al consumo de señal, una herramienta. Cuando surgió, tuve una cuenta con la que experimenté la nada misma. Ni quién decía ni lo dicho tenían lógica orgánica. Era un chat vacío, un chat de cadáveres sin lujuria. Luego, con el uso indebido del ego (cada uno aportó lo suyo, y lo social se mostró indómito), twitter migró a lo grupal, al movimiento en manada, al uso inexacto de la palabra. Y peor: twitter es una pintada en una pared suburbana. Así el personaje sea un impresentable corrupto o un intelectual de fuste. En el medio, la gama de grises. Los bits profundos de una imagen digital HD fuera de foco. Si la especie humana tiene algo que la condena al fracaso es su capacidad de ocupar el lugar del otro, de usurpar. Lo humano es peor que la tenia, lo humano emite un ácido que complota contra su propia supervivencia. Y la manifestación sublime de tal contradicción es el lenguaje. [...] Continuar la lectura

El desarrollo y el abismo

Por Omar Genovese

[Con La edición digital en los países en desarrollo, febrero 2011, realizado por Octavio Kulesz para la Alianza Internacional de los Editores Independientes, con el apoyo de la Fundación Prince Claus de Holanda, se pudo sopesar el estado actual del complejo entramado en el universo digital. Un informe alarmante. Para descargar dicho informe clikear aquí: http://alliance-lab.org/etude/?lang=es]

La manifestación simbólica de la era digital la notamos en la Encuesta Hábitos de Lectura 2011, cuya definición de lector utilizara el ministro de educación argentino, Sileoni: “quienes leen durante 15 minutos o más, diarios, libros, revistas, textos en pantalla u otro tipo de material”; es decir, seamos inclusivos para disimular la ignorancia pues lo que vale es el consumo de conexión, no importa qué lleva, su movilidad económica es políticamente útil. En el cuadro estadístico de las seis regiones, los contrastes son evidentes: PBI, población, analfabetismo, penetración de internet y telefonía celular. Hay que tener en cuenta que el total de las regiones comprende al 63,5% de la población mundial, en el 53,4% del territorio, y cuenta con 24,2% del PBI de toda la economía humana. En tal contexto, lo digital es secuela de ciertos usos en un marco de privilegios. ¿Cuál sería el “recurso natural” a expoliar en la mitad geográfica planetaria, más allá del petróleo, gas y metales preciosos? Me atrevo a una definición casi fantástica: el tiempo. La difusión de telefonía móvil y digital hogareña han desplazado el poder de concentración de la televisión: al menos en los países que acumulan la mayor parte del PBI humano, donde el que decide qué ver es el sujeto, no el emisor. Este individualismo puso en crisis tanto a la producción de noticas como al cine, y la publicidad migra hacia otros canales. Entonces, ¿cuánto de marketing existe en la instalación de hardware y software para que el hombre sea un animal digital manipulable? “Que se aferre al uso, que su tiempo dependa de la tecnología, luego vemos qué le damos”, es la respuesta por mantener una parte del mercado. A todo esto, ¿y los escritores? Bien o mal, están ahí, veremos con qué perspectiva futura.

En La edición digital en los países en desarrollo (de ahora en más, Informe Kulesz), sobrevuela una verdad: el mercado demanda contenidos digitales. El e-book forma parte de tal nebulosa y tiene su destino atado a la presencia editorial, como a los catálogos existentes que puedan “migrar” a digital. Ni el África Subsahariana ni el Mundo Árabe tienen presencia de editoriales, y la publicación es una casualidad. [...] Continuar la lectura

Paradoja egipcia: ¿existen golpes de estado “democráticos”?

Portugal1974Por Nicolás González Varela

“¡No es un golpe!, ¡No es un golpe!”

(Manifestantes del movimiento ‘Tamarod’, Plaza Tahrir, 7 de julio, 2013)

“Esto no es un Coup d’État”

(Mohamed ElBaradei, Premio Nobel de la Paz. 8 de julio, 2013)

“La campaña de ‘Tamarod’ para la dimisión de Morsi ha sido magnífica”

(Filósofo y economista Samir Amín, 9 de julio, 2013)

(*) Tamarod: en árabe, “rebélate”.

“Golpe de estado democrático” parece un oximorón. El sentido común y la tradición política occidental nos dice que un pronunciamiento manu militari es la antítesis de un proceso democrático. Ni hablar de una dinámica revolucionaria. La destitución de Morsi (a los 369 días de asumir) ha sido descripto por sus seguidores como un Coup d’État militar clásico, es decir: la infiltración de un pequeño, pero crítico para el sistema, segmento del aparato del estado (militares profesionales o paramilitares) que es usado para desplazar al gobierno del control político que poseía hasta entonces. El singular golpe militar de masa egipcio, en realidad habría que sumar el que se efectuó contra Mubarak, señal de salida para la entera “Primavera árabe”, parece haber roto el molde clásico de los Coup d’État típicos en África, América del Sur y Asia, los reaccionarios “cuartelazos”.[1] El golpe de estado “democrático” contra Mubarak ha sido en el mundo árabe el modelo de éxito a seguir en Libia, Siria, Yemen y otros movimientos de revuelta popular. Ni hablar que ya existían fuertes antecedentes históricos “izquierdistas” en el mundo árabe: el golpe de estado en Irak (1958),  en Yemen (1962) o en Siria (1966). Generalmente, los putschs consistían, como muchos lo hemos vivido y sufrido en carne propia, en un rápido raid militar (con nula o poca presencia civil y menos de masas autónomas en las calles) para evitar la “anarquía democrática”, el “caos republicano” o la peligrosa tendencia para las élites tradicionales de una deriva demasiado democrática del gobierno electo en las urnas. Su sesgo ideológico era naturalmente de derecha o de extrema derecha. Su objetivo inconfesado: permanecer indefinidamente en el Poder. [...] Continuar la lectura

Spinoza – Marx – Nietzsche

NGVAEntrevistas con Nicolás González Varela

Por Salvador López Arnal

Para bajar el PDF clickear aquí: LibroSLAformat(Final)

###

###

###

###

Revista Habitantes Nro. 1

ARCHIVATORI
Descolonizándonos
Permahabitante

Soberanía alimentaria
Vía Campesina, Monsanto

Fumigaciones
No mas glifosato en Vicente Lopez

Transhumanismo
Permahabitante

Traducción Desert
Anónimo

Anticarcelario
Panorama

Espacio deconstructivo
Unabomber – Bookchin

CARTOGRAFIA

Carto Social Crítica
Huertas y espacios en resistencia

AXIONATORI
(re)okupacion territorial
Alterar el paisaje

Villurka y CUCOCO
organización vecinal en el norte de CABA

COCOVILLA
Superadobe en Moreno

HUERTA VILLA BOSCH
Earthship Biotecture Argentina

Megaminería
Entrevista a Javier Rodriguez Pardo

Activismo cyberpunk
Software/hardware libre

AGENDA

Entrevistas
RRIOBA

Clasificados
Contraculturales

Pueden bajar el PDF gratis aquí: http://revistahabitantes.com.ar/habitantes-n1-julio

####

####