Ingreso

Archivo para noviembre, 2011

El Ojo Mocho, ¿nueva época?

presentacionLa intensidad política de este tiempo reconfi­gura los puntos cardinales que la década an­terior parecía haber fijado en juicios y orien­taciones claramente determinadas. ¿Cómo se ha producido esa inflexión? ¿Qué de esa inflexión se espeja en el pasado? ¿Y cómo es que se direcciona hacia un porvenir? En este número de El Ojo Mocho no hay respuestas unívocas, sin em­bargo hay una obligada búsqueda del repo­sicionamiento de la crítica, motivada por el impulso de la época. Esa búsqueda sin cer­tezas definitivas sitúa la discusión en el lo­cus mismo en donde se produce el desplaza­miento. Desde allí retrocede y avanza, para encontrar, en ese movimiento, el movimiento mismo de lo político. ¿Cuáles son los nom­bres que configuran nuestra época? ¿Cuá­les son sus desafíos? ¿Y cuáles sus límites?

Grupo editor: Alejandro Boverio, Darío Capelli, Matías Rodeiro

/ / / Entrevista a Eduardo Rinesi

Escriben: Alejandro Kaufman / Maria Pia López / Alejandro Boverio / Darío Capelli / Matías Rodeiro / Gerardo Oviedo / Jack Nahmías / Juan Laxagueborde / Nicolás Lavagnino / Guillermo Vázquez / Gabriel D´Iorio / Diego Sztulwark / Verónica Gago / Cecilia Flachsland / Mauro Miletti / Eduardo Muslip / Shirly Catz / Magdalena Demarco / Florencia Gómez / Fernando Alfón / Sebastián Russo / Facundo Martínez / Juan Terranova / Horacio González

Editorial y sumario de la publicación en PDF, descargar aquí: OjoMocho_EditorialySumario

La lengua ácida de un precursor

sl28fo11[Sobre Pigmeo de Chuck Palahniuk, Mondadori, 272 páginas, Septiembre 2010.]

Por Omar Genovese

Treinta y seis comunicados del agente-yo, número 67, conforman el cuerpo textual de Pigmeo, apodo que recibe el raquítico adolescente chino desde la familia-huésped, quien le da refugio tribal en un intercambio escolar entre Estados Unidos y China. El primer subrayado: Palahniuk logra invisibilidad como autor, y también: tacha (oculta). Cada capítulo muestra dos o tres trazas en tinta negra sobre la tipografía, cuyo objeto es omitir fecha y ubicación de lo narrado. Esto sugiere el filtro de un destinatario y/o censor, y que el lector accede al texto cual espía a documentos secretos. Así, el agente-yo es la única fuente de verdad, aún si su discurso sea inverosímil. Pigmeo posee un inglés que poco le alcanza para entender y comunicar, razón por la que reemplaza la palabra que designa a un objeto por su descripción perceptiva (¿écfrasis vulgar o perífrasis pragmática?), por ejemplo: Cristo es “el hombre muerto falso de yeso que sangra pintura roja”, y las flores, “genitales de formas diversas de vida vegetal”. Esto instala un primer escenario lingüístico para formar capas de sentido: como el slang creado por Burguess para La Naranja Mecánica, el habla-razonamiento del agente-yo es atravesada por el tono panfletario y retórica alucinada que abundan en los comunicados de Sendero Luminoso o “pensamiento presidente gonzalo” (apodo de Abimael Guzmán, líder de la guerrilla maoísta peruana). [...] Continuar la lectura

Sobre la V Asamblea de intelectuales, docentes y artistas en apoyo al FIT

afiche79-745x1024Por Ariane Díaz

El 12/11 se realizó, en Filo, la V Asamblea de intelectuales, docentes y artistas en apoyo al FIT. Comenzó con un minuto de aplauso a la memoria de Gregorio Flores, destacado dirigente clasista de los ’70, recientemente fallecido. La participación de más de 100 compañeros mostró la continuidad del espacio luego de la intervención electoral. Discutimos el balance de las elecciones, la situación política después del 23/10, qué política debe desarrollar al FIT y distintas propuestas hacia la Asamblea.

La mayoría de las intervenciones partieron de reivindicar la campaña y destacar el significativo apoyo que el Frente logró en sectores de trabajadores y de la juventud, así como la necesidad de darle continuidad actuando en común en el horizonte de mayor lucha de clases que se avecina; en ese marco, una discusión que recorrió la Asamblea fue la necesidad de abrir un debate sobre la construcción de un partido revolucionario. Distintos compañeros independientes y de las organizaciones que componen el Frente, intervinieron retomando las discusiones dadas en el espacio de la Asamblea y aquellas planteadas en las publicaciones partidarias, por ejemplo, sobre la agitación por formas transicionales que lleven a este objetivo, como podría ser un Partido de Trabajadores, sobre las diferencias en torno procesos de la lucha de clases como Libia y el rol del imperialismo, etc. [...] Continuar la lectura

Asesinan a Cristian Ferreyra, miembro del Mocase línea Campesina

Por Mocase-Vc

En la tarde de hoy, miércoles 16 de noviembre, la comunidad de San Antonio comunicó, que en la casa de la Familia Ferreyra se apersonaron Javier y Arturo Juaréz, sicarios de empresario Ciccioli oriundo de Santa Fé, y dispararon a sangre fria contra dos campesinos, causando la muerte con una escopeta a Cristán Ferreyra de 25 años e hirieron de gravedad a otro compañero que se encuentra en observación en el hospital de la capital santiagueña y un tercero con golpes graves.

La comunidad de San Antonio,a 60 km de Monte Quemado, miembro de la CCCOPAL MOCASE-Vía Campesina, viene resistiendo al intento de desalojo de empresarios que han contratado matones armados para realizar amedrentamiento en la zona norte de Santiago del Estero. Los empresarios que intentan acaparar las tierras, Los Julianes, Ciccioli, Ricardo Villa, Saud son venidos de Santa Fe y Tucumán; éstos son los mismos que han diseñado el plan de ataque que vienen sufriendo los campesinos indigenas en los departamentos Copo, Pellegrini y Alberdi desde hace 4 meses de forma sistemática. Unos ejemplos son la detención arbitraria de Ricardo Cuellar, el atentado a la FM Pajsachama, la quema de ranchos y pertenencias de campesinos de la CCCOPAL. [...] Continuar la lectura

Adolf Hitler, la Pantera, y el Cochino

Por Francisco Antonio Ruiz Caballero

Adolf Hitler estaba aburrido aquel día. En su videoteca, tristes, descansaban dos mil películas de todas las clases pero Adolf Hitler no quería visitarlas una vez más como alguien que se aburriera de una puta a la que visitara asiduamente. Necesitaba pues, Hitler, una distracción especial. Fijó sus ojos de sátrapa absoluto en la estatuilla de un sátiro de descomunal pene, luego los posó en su colección de cruces de carey y oro, en los papiros egipcios y en los viejos pergaminos medievales que hablaban de las leyendas del rey Arturo, cogió un viejo libro de aforismos y citas célebres y lo dejó caer sobre la mesa de cristal hastiado. Finalmente se decidió por salir a la pequeña plaza de toros contigua al palacio donde residía en la que una hambrienta pantera se agitaba de aquí para allá dando vueltas al coso. Desde la presidencia de la plaza Adolf Hitler, soberbio, contemplaba a la pantera, soberbia, como un sol que sale en el amanecer contempla el mundo con ojos de rayos de fuego. La mancha negra rabiosa de la pantera era una espeluznante promesa de ferocidad y el tirano se sintió reconfortado en su corazón de antracita y gasoleo. Estaba la mañana absolutamente calurosa y la pantera chorreaba un sudor perlado de vidrio agónico y rocío salvaje. Daba vueltas la pantera y en su interior de animal enloquecido se agitaba el hambre dando zarpazos a su estómago de felino apresado. Adolf Hitler sonreía macabro y satisfecho viendo al animal rabiar de hambre, negro como una exhalación de breas licuadas y noches sin luna. En lo alto de su pedestal el genocida, soberbio, se recreaba en la malignidad del animal que se contoneaba curva tras curva con sus músculos de ébano. A una señal del tirano abrieron la puerta de toriles y salió por ella un enorme cerdo negro ibérico, todo él lleno de grasa y carne, jamonudo y perfecto en sus andares de cochino español. Nada más salir el puerco español a la plaza el marrano sintió la presencia de la amenazadora ferocidad y quiso volver sobre sus pasos pavorecido, pero la puerta se había cerrado sobre su espalda y no había un paraíso porcuno en el que refugiarse, la suerte estaba echada, y el animal, preso de un terror paroxísmico, se alejó de la negra presencia como el aceite se aleja del agua. Pero la pantera lo vió allí, negro y rechoncho, hermoso y suculento en sus andares de cochino, como una promesa de manjares deliciosos para su paladar de gato hambriento. [...] Continuar la lectura

La crítica literaria según David Foster Wallace

DFW_102Por José Luis Amores

En 2009 la Universidad de Texas adquirió, a través del Harry Ransom Center, el archivo personal del escritor David Foster Wallace. El archivo contiene manuscritos de sus libros, relatos y ensayos, escritos colegiales y juveniles, cartas, poemas, materiales de enseñanza y libros. Los materiales son en su mayoría accesibles previa petición al Centro y reproducibles en estudios, ensayos y artículos periodísticos o de investigación. Sólo hay que acercarse a Austin, Texas, aunque queda algo lejos y el billete de avión es caro.

Sin embargo hay unas pocas muestras disponibles en la web del Harry Ramsom Center, entre las que llaman la atención las de anotaciones en determinados libros que demuestran el nivel de implicación crítica de Wallace. Se lo tomaba bastante en serio. De hecho dio clases de crítica literaria durante años. Este detalle, que podría parecer la clase de anécdota trivial asociada a la típica vida zarrapastrosa e indigente de escritor de culto (que vende poco y que por tanto necesita ingresos adicionales para hacer la compra semanal en el supermercado) parece convertirse en el caso particular de DFW en leitmotiv de su quehacer literario. Otro asunto que se tomaba bastante en serio: la enseñanza. [...]

Para seguir leyendo y descargar el PDF con los textos de David Foster Wallace traducidos clickear aquí.

(NGV)

Primer Coloquio Argentino de Estudios sobre el Libro y la Edición

La Plata, 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre de 2012

Primera Circular

La organización de un primer coloquio argentino dedicado a estudios sobre el libro y la edición decanta del cruce de proyectos entre algunos de los ya muchos investigadores argentinos de diversas disciplinas que hemos venido confluyendo en esta área del saber. Lentamente y con cierto retraso en comparación con los avances realizados en otros países como Francia o Brasil, en nuestro país han aparecido trabajos que permiten tanto vislumbrar la profundización de las historias de la edición en la Argentina como la contribución desde Argentina para temas internacionales y problemas teóricos de proyección general.

Es hora pues de generar espacios específicos (instituciones, revistas, eventos, recursos de diversa índole, etc.) para calibrar enfoques, temas, problemas y dilemas que contribuyan a optimizar la calidad académica e intelectual de los investigadores de diversa raigambre disciplinar que abordan las múltiples realidades generadas por el mundo del libro y la edición. Creemos que Argentina aparece en esta hora no sólo como un tema en sí sino también como un nuevo espacio para atraer el diálogo con colegas de otras latitudes y temáticas diversas por sus orígenes de producción o temas de investigación. Estamos convencidos de que este Primer Coloquio marcará un umbral para la diferenciación y el reconocimiento de una esfera dinámica de renovación académica e intelectual.

[...] Continuar la lectura

5ta. Asamblea de Docentes, Intelectuales y Artistas

afichefitEl sábado 12 de noviembre, a las 14 hs., en la Facultad de Filosofía y Letras (Puan 480), se realizará la 5ta. Asamblea de Docentes, Intelectuales y Artistas en apoyo al Frente de Izquierda. Vení a discutir el balance de las elecciones de octubre y las perspectivas de construcción del frente en la próxima etapa.

Heidegger: Nazismo y Política del Ser (IX)

Heidegger1933web-1La crítica de Karl Löwith (tercera parte)

Por Nicolás González Varela

“No es Heidegger el que al optar por Adolf Hitler se ‘comprendió mal’ a sí mismo; antes bien son los que no pueden entender por qué actuó de esta manera los que no lo han comprendido”

(Karl Löwith,1939)

El llamado Fall Heidegger, el compromiso del filósofo Martin Heidegger, quizá el más influyente del siglo XX, con el Nacionalsocialismo, con el Führer Adolf Hitler y con el SS-Staat, fue, como estamos viendo a lo largo de estos artículos, casi inmediatamente un tema de acalorado debate y disputa a lo largo de la década de 1930’s. Karl Löwith había tenido el honor de ser el primer graduado en Filosofía de Heidegger y era un filósofo con su propia obra e intereses autónomos. Löwith merece un comentario más extenso, como persona y pensador: nacido en Munich en 1897 y fallecido en Heildelberg en 1973, este filósofo de la historia alemán se formó intelectualmente en el círculo de Husserl y perteneció al grupo de colaboradores íntimos de Heidegger. Después de participar como soldado en la Iº Guerra Mundial, se trasladó a Freiburg para estudiar Fenomenología, la filosofía de moda, y allí fue seducido por un joven y místico ayudante de Husserl, Martín Heidegger, a quién siguió a Marburg en 1924. En él creyó encontrar “la palpable intensidad e impenetrable profundidad del impulso espiritual” y una alternativa revolucionaria al mandarinado mundo académico alemán. La Habilitationsschrift (tesina de habilitación) de Löwith, presentada en 1928 con el título de Das Individuum in der Rolle de Mitmenschen,[1] fue dirigida por el mismo Heidegger. Sus críticas a la Filosofía política de Heidegger tienen un enorme importancia por su en su triple condición de filósofo alemán, testigo del ascenso del Nacionalsocialismo y discípulo destacado de Heidegger. [...] Continuar la lectura

Nuevas formas del abuso infantil

2887Por Andrew Vachss

No reaccioné. ¿Por qué querría verlo? Esto sucedía muy rápidamente, secretos apilados sobre secretos. Cuando eso ocurre, siempre hay un comercio al acecho cerca. Ella se puso de pie, dejó la habitación. Estuvo de vuelta en un minuto con una revista donde se veía en la tapa, la foto en blanco y negro de una mujer inclinándose. Había otra persona en la foto pero todo lo que yo llegaba a ver era el remo en sus manos. Me levanté y me acerqué a ella bajo la luz. Hojeó rápidamente buscando el anuncio. Estaba marcado con una estrella roja en tinta, dibujada a mano. Me acerqué a leer la letra pequeña:
“Proverbios 13.24 (!) La próxima vez que su hijo se comporte mal, haga un cassette con el castigo y envíemelo. Pago 50$ por quince minutos, más si es más largo. Buen sonido es requerido. Viajo frecuentemente con mi propio equipo. Escribir para determinar arreglos”.
Sólo había una casilla de correo señalada, sin nombre. Una nueva forma de porno infantil, legal también. Nunca había escuchado sobre eso. Monstruos que, cuidadosamente, graban a sus propios hijos recibiendo latigazos. Para entretener a otras larvas. Por dinero. Sentí púas heladas de fuego en mi pecho.
“¿Por qué me muestra esto?”, le pregunté, mi voz plana y nivelada.
“Cherry me dijo. Tiempo atrás. Ella mencionó que era lo que usted hacía”.
“¿Eso?”.
“No. Ella dijo que usted… caza gente así”.

Traducción: Lala Toutonian.

La vida al trote

Por APG

El correr -más exactamente, el correr fondo- es un acto solitario; como el escribir, como el nadar a mar abierto o el ser un perro callejero. Pocas cosas tienen tanta introspección, solipsismo y sabiduría; finalmente son actos del pensamiento y de lucidez. Es así, y creo que fueron nuestros mundos insociables -el de Nahuel, el de Tango y el mío- los que se traspusieron ese invierno. Ahora que ya no están, siempre en el mismo ritual, cada vez, al pasar corriendo entre Ostende y Valeria por ese punto impreciso que es menos vago en bajamar cuando pueden verse rastros del muelle, volteo y miro hacia el mar buscando la sincronía del braceo de Nahuel con el nado de Tango. Y la furia o la pasiva indiferencia del océano me devuelven siempre la misma frustración y melancolía.

Primero conocí a Tango, a instancias de que salvara -literalmente- mi vida. Era de tarde, hace muchísimos años, más de diez; a una hora temprana que en esa época del año es noche cerrada y prematura. El mar era inmenso; la visibilidad, nula; el sonido ensordecedor del viento y las olas tapaban mi propio jadeo. Había bruma, una bruma helada, o lloviznaba, o estaba ventoso…, no lo consigo precisar, salvo que las condiciones para correr eran rudas. Algún farolito perdido a la distancia que nada tenía que ver con potentes haces de luz ni con paradores iluminados sometidos para esa época bajo un sueño invernal. Sentía miedo, del tipo de miedo que excita. De pronto, desde los médanos veo aparecer, a la distancia, unos manchones negros que bajan hacia la playa. Por momentos los pierdo en la oscuridad lo cual me obliga a afilar la vista y así recuperarlos nuevamente y volver a sentir miedo, del tipo de miedo que excita. Mientras tanto, voy haciendo jueguitos histéricos con esas olas impúdicas, provocándolas con el roce, y cuando arremeten para atraparme disparo a pique, rompiendo la monotonía de mi paso. Y en eso, a la imagen se le suma el sonido violento y amenazante: son ladridos salvajes. Los manchones negros ya están frente a mí manifestados en una jauría de perros. El miedo aterrador ya no me excita: es miedo, y ellos -los perros- lo saben y se abalanzan sobre mí. El más grandote me muerde sobre el codo derecho al tiempo que uno marrón y muy fulero se envalentona para roerme el short junto a un pedazo de piel. El resto me rodea con ladridos feroces que se mezclan con los míos de auxilio y espanto. No sé de dónde apareció (como un superhéroe), ni cuánto tiempo habría pasado, pero ahí estaba Tango -su nombre lo supe dos días después- arremetiendo contra todos y cada uno a la vez, hasta hacer desaparecer a la jauría en manchones empequeñecidos hacia los médanos. Quedamos tendidos en la arena húmeda, agitados, malheridos…, yo lo acariciaba y le agradecía; él me retribuía con lamidos espesos sobre mis grietas. [...] Continuar la lectura

El Chivo expiatorio y el imperativo categórico

Por Lic. Ana V. Pereira

El de Sylvia Likens no fue simplemente un caso de maltrato infantil sino sobre todo el modelo de un crimen social (si es que no todos lo son en algún grado) y una muestra en escala “micro” de las dinámicas grupales.

Su vecina y cuidadora, Gertrude Baniszewski, torturó y abusó durante 4 meses de la niña de apenas 16 años de maneras inimaginables hasta provocarle la muerte e instó a hacerlo a sus 6 hijos. Otros niños y adolescentes del barrio presenciaron y participaron -son parejo grado de deleite aunque diverso grado de autodeterminación- de las sesiones públicas de tormento. Los vecinos de aquella Norteamérica de los años 60´s en la que el maltrato infantil todavía estaba naturalizado como una forma educativa válida y de carácter privado, guardaron silencio “para evitar problemas”. La abusadora, además, se había encargado de desprestigiar en el barrio a la víctima, legitimando su accionar.

¿Es este un caso excepcional? ¿Somos nosotros incapaces de eso? ¿Por qué nadie hizo nada por detenerlo? A esta pregunta se enfrentó el profesor Ron Jones de Palo Alto, California en 1967 cuando abordaba con sus alumnos del Cubberley High School la historia del Nazismo. Para responder a esa pregunta embarcó a los adolescentes de su escuela en un experimento vivencial “La tercera Ola” que, en apenas 4 días, reprodujo un movimiento fascista en miniatura, incluyendo la discriminación y el acoso a los compañeros que no se adaptaban al “régimen”. [...] Continuar la lectura