Ingreso

Archivo para mayo, 2011

Stato Nascente: reflexiones sobre el movimiento 15M (I)

Sevilla290511Por Nicolás González Varela

“Si el Pueblo delega su Soberanía, la renuncia.

Ya no se gobierna: es gobernado…

¡Oh, Pueblo, delega tu Soberanía!

Te garantizo un destino opuesto al de Saturno:

tu Soberanía será devorada por tu hija,

la Delegación.”

(Víctor Consideránt, “La Solución o el Gobierno directo del Pueblo”)

“Si el Pueblo piensa que es libre, comete un grave error;

sólo lo es durante la elección de los miembros del Parlamento;

pero apenas elegidos éstos, el Pueblo es esclavo, ya no es nada…

los diputados del Pueblo no son ni pueden ser sus representantes;

por tanto, no son sino sus comisarios.”

(Jean Jacques Rousseau, “El Contrato Social”)

Contra la Unidad de la Miseria

Decía el situacionista Guy Debord que “el espectáculo es el discurso ininterrumpido del Orden actual sobre sí mismo, su monólogo elogioso. Es el autorretrato del Poder en la época de la gestión totalitaria de las condiciones de existencia. La lucha de los poderes que se han constituido para administrar el mismo sistema  socioeconómico es la que se presenta como la contradicción oficial, cuando en verdad pertenece a la unidad real. Bajo las oposiciones espectaculares se oculta la unidad de la miseria”. El sorprendente y rápido Movimiento Social 15M (un conglomerado que componen DRY, Acampados, Todos a la calle, #No les votes, Asociación de Desempleados ADESORG, plataforma ATTAC et altri) podría hacer suyas sus palabras: su sola presencia en las plazas de capitales y pueblos de toda España significa el fin de la política burguesa como espectáculo y el primer desafío real a la Nueva Clase política del sistema desde el siglo pasado. Quizá el golpe mortal contra el rapaz neoliberalismo extremo español sea precisamente la crítica central del Movimiento al complejo capital-parlamentario, el verdadero talón de Aquiles del capitalismo español: el bipartidismo (con su derivaciones desde la perversa Ley Electoral, la reducción de la dimensión ciudadana al voto-zombie, la falsa división de poderes, el estamento corporativo de los políticos profesionales, etc.). Recordemos que España es uno de los países más neoliberales del Mundo junto con EEUU, Holanda y Japón, indicado en su veneración por el Free Market, el constante ataque al mercado laboral, su estructura impositiva cada vez más regresiva, la baja o casi nula sindicalización, las privatizaciones y descentralizaciones, la transformación del gobierno en una asunto de lógica empresarial-gerencial y en el desmantelamiento de la poca cobertura social que heredaba del estado paternalista del Franquismo y de los logros de las luchas sociales de los 1970’s.

El Neoliberalismo supone en lo económico un regreso a las prácticas económicas anteriores a la crisis de 1929, son anti y pre-keynesianas, liberándose el Capital de las trabas impuestas por el Welfarism, el Estado asistencial y provocando la “financiarización” totalitaria de la sociedad civil. En lo social un cambio de valores culturales donde el individualismo prima sobre lo comunitario y el interés general. Los valores son automáticamente superpuestos a las virtudes de la figura del empresario sin escrúpulos, el emprendedor, un Self-made-Man inmoral. El Neoliberalismo en su segunda ola (encabezada por la segunda presidencia de George W. Bush y la Third Way del laborista Tony Blair en Occidente) se basa en tres pilares fundamentales, en realidad en tres dimensiones: [...] Continuar la lectura

Manifiesto juventud sin futuro

[Publicado originalmente en #SpanishRevolution ]

Nosotras y nosotros, la juventud sin futuro, nos dirigimos a la opinión pública para mostrar nuestro desacuerdo con la política de recortes sociales del Gobierno, y la consecuencia más grave y con mayor impacto en el futuro que estas medidas representan: la juventud más preparada de nuestra historia vivirá peor que sus padres.

La agresión contra el colectivo juvenil en un escenario de crisis capitalista, con una tasa de paro juvenil del 40%, la más alta de la UE, se materializa principalmente en tres medidas:

o La Reforma laboral, que aumenta la temporalidad de nuestros contratos, la flexibilidad laboral y supone la desaparición de la negociación colectiva, convirtiéndonos en trabajadores precarios/as de por vida

o La Reforma del sistema de pensiones, que retrasa la edad de jubilación y reduce la cuantía de nuestras futuras pensiones y nos dificulta aún más encontrar un trabajo digno. Todo ello nos plantea un horizonte sin futuro

o La mercantilización de la Educación pública, que apuesta por la rentabilidad privada, y no por la formación y el conocimiento. Una universidad de élite para una minoría y fábrica de precarios para una mayoría, con medidas que se concretan en una nueva selectividad que pone trabas al acceso a la universidad y en la degradación de la formación profesional.

Somos las y los jóvenes a quienes las élites económicas y las políticas de nuestros gobiernos nos quieren convertir en la generación sin formación ni trabajo ni pensión digna. Aquellos que, además, no tendremos casa en nuestra vida, desde que los especuladores hicieron del derecho a la vivienda un negocio con el que enriquecerse; un modelo de crecimiento económico que ha fracasado y ha generado esta crisis. Hemos tomado conciencia de que las medidas de salida a la crisis económica se han realizado a través de una constante socialización de las pérdidas.

Frente a la salida de la crisis por la derecha, nosotras y nosotros, la generación precaria, señalamos a los culpables y reivindicamos ser escuchados.

Queremos recuperar nuestra capacidad para ser actores de un motor de cambio, combatiendo un país de precariedad, desempleo y privatización de nuestra educación. Somos además conscientes de que la movilización y la lucha tienen sentido, pero sobre todo de que son necesarias. Italia, Francia, Grecia o Islandia nos enseñan que la movilización es indispensable. El mundo árabe nos demuestra que la victoria es posible.

Por eso llamamos a un ciclo de movilizaciones que recuperen la voz de la juventud en la calle, y lo hacemos extensivo a la sociedad civil. Nosotras no nos fiamos, sabemos que esto sólo lo solucionamos sin los que causaron esta crisis. Instamos a emprender la movilización colectiva, a reivindicar nuestro derecho a disentir, a reconstruir nuestro futuro.

Los abajo firmantes, estudiantes y miembros de la comunidad educativa, jóvenes trabajadoras y jóvenes trabajadores, movimientos sociales, profesionales de la ciencia, la técnica; mundo de la cultura y de las artes dan respaldo con su firma a este llamamiento a la movilización.

«Nos habéis quitado demasiado, ahora lo queremos todo»

www.juventudsinfuturo.net

Primeros firmantes: Jorge Riechmann. Profesor titular de filosofía moral de la UAM Félix Ovejero. Profesor titular de ciencias económicas UB Marcos Ana. Poeta Santiago Alba Rico. Escritor Salvador López Arnal. Profesor de Matemáticas de la UNED. Almudena Grandes Hernández. Escritora. Guillermo Toledo. Actor. Jaime Pastor. Profesor de la UNED. Luis García Montero. Poeta. Pulpul (Roberto Gañan) de Ska-p. Grupo musical. Enrique Santiago Romero. Abogado Ramón Sánchez Tabarés. Catedrático de Economía Mundial de la UB. Antonio Domènech. Catedrático de Filosofía del Derecho de la UB y Editor de la Revista Sin Permiso. Antonio Izquierdo Escribano. Catedrático de Sociología de la Universidad de A Coruña. Consejo Editorial de Público. Francisco Fernández Buey. Catedrático de Filosofía Moral de la UPF. Vera Sacristán. Profesora de Matemáticas de la UPC.

Banal y oportunista

LA-AUDACIA-Y-EL-CALCULOPor Sergio Olguín (*)

La historia de la resistencia cultural a la dictadura debería tener un capítulo dedicado a Punto de Vista, la revista que dirigía Beatriz Sarlo, una profesora que a la zaga de una generación brillante de teóricos de la literatura, como Josefina Ludmer, supo darle su impronta a la lectura nacional. No es poco mérito. Las posiciones ideológicas han sido más que variadas: maoísta en los 70, alfonsinista en los 80, asesora de la aliancista Fernández Meijide a fines de los 90, admiradora de Elisa Carrió, clarinista en los últimos años (es decir furiosa antikirchnerista). Ahora, la Pato bullrich de la cultura acaba de sacar su último opus, La audacia y el cálculo, Néstor Kirchner, 2002-2010 (Sudamericana). Ssarlo suele disfrazar sus opiniones dogmáticas y autoritarias tras un aura de academicismo. Su imagen de mujer seria y pensante (Nelson Castro la mira como si estuviera ante Simone de Beauvoir) le permite disfrazar la banalidad y los lugares comunes de su pensamiento. Su nuevo libro no puede ser analizado desde el ensayo ni desde el debate de ideas, sino desde el marketing. Publica un libro que apenas habla de Kirchner, pero lo pone en tapa porque “vende”. Y Sarlo no es Alain Badiou, que combina popularidad con rigurosidad de pensamiento. Sarlo sólo es rigurosa en su facilidad para el descrédito de los que no comparten sus ideas. Los que conocen su actividad como crítica literaria lo saben. Como los libros sobre Ricardo Fort o sobre Dr. House, la obra de sarlo está pensada para vender mucho, leerse rápido y olvidarse pronto. David Viñas, donde quiera que se encuentre, se debe estar riendo a carcajadas.

(*) Artículo publicado en pág. 89, El Guardián, Año I, Nº 15, 26-05-2011.

Beatriz en el país de las maravillas

bS678Por Juan Pablo Csipka

Hasta mediados de 2008, la relación entre el kirchnerismo y Clarín era de permanente luna de miel, probablemente la más extensa que el grupo haya tenido con un ciclo político desde que empezó su fase de expansión. Repasemos: en 1976, instalada la dictadura, consiguió Papel Prensa. A los dos años, aún bajo la impronta frondicista que marcó al diario de Noble desde fines de los 50, rompió lanzas y criticó el proyecto económico de Martínez de Hoz. Con el alfonsinismo consiguió Radio Mitre, y en febrero de 1987 el presidente radical osó criticar una nota sobre índices de desocupación que sacó el diario. No hubo retorno en la relación. El menemismo le cedió Canal 13, y a los pocos meses Clarínera punta de lanza en las denuncias de corrupción. Con De la Rúa apostó a la pesificación que licuara sus deudas, al tiempo que frenó un incipiente proyecto de ley que reemplazara a la 22.285 de Radiodifusión, sancionada en 1980. El 20 de diciembre de 2001 cortó la relación definitivamente, y fue Eduardo Duhalde el que le sacó las papas del fuego a Héctor Magnetto.

Kirchner llegó al poder con el 22 por ciento de los votos y el segundo diario más importante, en tanto uno de los voceros del establishment, tratándole de imponer un pliego de condiciones a través de José Claudio Escribano. No quedó otra que recostarse en Clarín, mientras Página 12 apuntalaba desde lo ideológico el relato setentista que buscaba reencarnar el nuevo presidente. En mayo de 2005 Kirchner firmó el decreto 527/05, que suspendió por diez años la prórroga en la licencia de Canal 13. Esa licencia vence en 2015, y recién podrá discutirse en 2025 gracias a esa medida, totalmente extemporánea. Al mismo tiempo, y tras el fenomenal proceso de cooptación de pequeñas señales de cable en los 90, Clarín se dispuso a dar el zarpazo final en ese mercado: la fusión de Multicanal con Cablevisión. De un oligopolio en el servicio de cable más grande de América Latina, se pasaba a un monopolio. Kirchner autorizó gozoso la medida, que se efectivizó en el final de su mandato. Nunca un presidente, desde la dictadura de Videla a la fecha, había tenido una relación  tan extensa (todo su mandato) en buenos términos con el grupo de medios hegemónico por antonomasia. Entendiendo a Cristina Fernández como continuación en el gobierno de las políticas de su marido, todo indicaba que el ida y vuelta continuaría. Sin ir más lejos, Roberto Lavagna regresó al redil del PJ y Clarín tuvo la exclusiva, en el verano de 2008, siendo el único medio en la quinta de Olivos. [...] Continuar la lectura

Ciclo Carne Argentina

Flyer Invierno 2011

La decisión

[El presente artículo fue publicado el día 18-05-2011, 16:43 hs. en la página web de Newsweek: http://www.elargentino.com/nota-139544-La-decision.html . Como es evidente, hoy ya no figura allí, ¿censura? ¿Arrepentimiento del autor? ¿Error?]

Razones para presentarse o no presentarse a la reelección.

Por Martín Caparrós

Parece mentira –¿parece mentira?– pero hace semanas que la discusión política argentina consiste en escrutar y suputar las decisiones más íntimas de una señora. Todos tienen, últimamente, opiniones sobre el asunto y yo, tan pobre como todos, también tengo:

Yo creo que la doctora Cristina Elisabet Fernández viuda de Kirchner se va a presentar a las próximas elecciones presidenciales porque, como dice un viejo amigo, “¿alguna vez viste a un peronista que abandone el poder?”. Y más si esa peronista cofundó un partido tan franco como para bautizarse Frente para la Victoria –donde la idea de victoria es autosuficiente, no precisa más datos. Y más si esa peronista lleva veintitantos años viviendo en una nube de poder y sabe que no sabría cómo hacer –que ya no recuerda cómo se hace– para vivir abajo.

Y creo que la doctora Fernández no se va a presentar a las próximas elecciones presidenciales porque es una mujer inteligente y sabe que tiene una cantidad de cosas atadas con alambre y el alambre no dura tanto tiempo. Sabe que el modelo de crecimiento que empezó en 2002 ya no funciona y que la inflación no para y que entonces el proceso de empobrecimiento y los reclamos –de ocupados y desocupados– no van a parar, y que es cuestión de tiempo hasta que todo estalle, como bien le dijo el otro día el comandante guerrillero Omar Viviani. Sabe que sus relaciones con distintos sectores –sindicales, sociales– con los que ahora la une la prosperidad se irían lentamente al carajo. Sabe que la puja redistributiva de la que tanto habla es puja y es redistributiva, pelea de los más pobres por quedarse con un poquito más de la riqueza nacional, no sólo por salvar sus sueldos de la inflación. Y también sabe que su gran truco para aminorar los efectos de esa inflación sobre las clases medias y altas y mantenerlas refunfuñonas pero consumidoras –ergo contentas– consiste en esos subsidios tremebundos que entrega a los monopolios del transporte y la energía; son 48.000 millones al año, de los cuales por lo menos 16.000 –dos veces la Asignación Universal– están dedicados a mejorar las condiciones de vida de los menos necesitados, de los que podrían pagar esos servicios a su precio. Y sabe que esos subsidios no se pueden mantener así pero que el día en que los corten el que los corte se va a querer cortar algo más: lo que tenga según sexo y color, lo que le quede. [...] Continuar la lectura

La vencida

Después de haber obtenido los premios Matear en 2006 y 2007, Nación Apache volvió a hacerse del premio en 2011. Felicitaciones a todos los que contribuyeron y siguen contribuyendo a hacerlo legible y premiable.

Premio Mate.ar 2011

banner_ternadosPor cuarta vez, Nación Apache está nominado como mejor weblog al premio Mate.ar. Ya nos llevamos dos mates ganando en la categoría. ¿Se viene el tercero? Compartimos la terna finalista con Sitemarca y Marta Repupilli. Suerte para ellos y que gane el que corresponda, ya la sola nominación nos deja felices. Salud.

El New Deal de los Libertos

Más notas sobre el estado de Virginia

Por Eduardo Montes-Bradley

Jared Loewenstein vive en Proffit, y Proffit se escribe con doble efe. Sin embargo, y a pesar del exceso, la mención remite al concepto codiciado por mercaderes. Los nombres pueden entrañar conflictos. Loewenstein, sin ir más lejos, es alemán, no judío.

Proffit fue el propietario de las tierras vendidas al ferrocarril en estos pagos. Con el ferrocarril llegaron las mercancías, algunas ideas sueltas, otras envueltas (hay rimas fáciles que no puedo resistir). Con la llegada (y partida) del caballo de hierro pudo también comercializarse la producción agropecuaria local. El ir y venir de vagones cargados y vacíos sobre los rieles recién tendidos genero profits (con una efe), que vinieron a paliar las pobrezas de estos valles tras la guerra de los estados.

Había una vez…

un pueblo, que antes de ser Proffit fue New Egipt. Digo: hubo una vez, en éste valle al pie de las South West Mountains, y al norte de Charlottesville, una comunidad que quiso ser Egipto. Junto a las vías, cruzando la calle donde alguna vez estuvo la estación, hay una vivienda precaria, a punto de derrumbarse. Allí vivió -hasta hace apenas dos años- la muy centenaria Maggie Brown, biznieta del liberto fundador del pago. Uno podría asegurar que casi todo negro que habita el suelo americano desciende de un esclavo. Obama viene a poner la presunción en tela de juicio. Loewenstein no es judío, Obama no desciende de esclavos, no todo lo que suena a profit implica ganancia alguna. Brown no era marrón, era negro. Negro y esclavo, liberto por razones de fuerza mayor. [...] Continuar la lectura

El final de una etapa

Por Juan Terranova

En respuesta al pedido de la organización Hollaback/Atrevete, el jueves 28 de abril firmé en mi espacio de la revista El Guardián “Mi retractación pública y pedido de disculpas”. La columna puede leerse en este blog e intentaba ponerle fin a una situación compleja e incómoda que atravesó cierta parte de las redes sociales y el campo cultural. Al otro día, viernes 29, mi editor, Sergio Olguín, me comunicó que Hollaback/Atrevete no había aceptado esta disculpa e iba a continuar presionando a los anunciantes de El Guardián hasta que se me despidiera y se silenciara definitivamente mi voz. El martes de esta semana me reuní con Olguín y Daniel Capalbo, director de la revista, y entre los tres decidimos que mi columna se discontinuara para evitar que Hollaback/Atrevete siguiera presionando a los anunciantes, ya que esto ponía en peligro la totalidad del proyecto editorial. Muchos colegas que aprecio trabajan en El Guardián, con algunos incluso compartí redacciones y rutinas laborales. Todas las semanas escriben notas, entrevistas y piezas periodísticas que merecen ser leídas y bajo ningún punto de vista quiero poner en peligro su trabajo. Al mismo tiempo considero irracional, autoritario e injusto el accionar de Hollaback/Atrevete. ¿Qué pasará a continuación? La verdad es que no lo sé. Pero sumo otra inquietud genuina a esta pregunta: ¿Qué antecedente sienta esta situación en la prensa argentina?

Otro vuelo de la muerte

Por David Wapner

El portavoz de la Casablanca, Jan Carney, en su comparecencia ante la prensa para explicar el operativo que terminó con la vida de Bin Laden, aseguró que el líder de Al-Qaeda estaba desarmado cuando lo encontraron los comandos que, previamente, habían liquidado a su correo de confianza, al hermano de este y al hijo de Laden. Al mismo tiempo, dice que el hombre por el cual Estados Unidos invadió Afganistán, se resistió y, en consecuencia, le dispararon. Esto, que a primera vista parece una contradicción flagrante, es, para mí, el detalle que da respuesta al interrogante de por qué tiraron el cuerpo al mar. Y por qué tardan tanto en mostrar las fotos del cadáver. No quiero dar rodeos, esta es mi hipótesis sobre qué pasó cuando los seals, el cuerpo de elite de la marina norteamericana, se encontraron frente a frente con Bin Laden. El segundo de Bin Laden, el egipcio Ayman al-Zawahri, fundador e ideólogo de Al Qaeda, dijo una vez “la muerte es piadosa frente a la tortura”. A Bin Laden, creo, lo torturaron. Imaginen a un norteamericano que todos estos años soñó en qué le haría al mentor de los atentados del 11 de septiemnbre de 2011 si tuviera la oportunidad de tenerlo entre sus manos, a su merced. Imaginen que este yanqui imaginó que lo cortaría en pedacitos, de a poquito, para que sufra y muera como un perro. Qué no le haría si lo agarrase. Y cuando estuviera muerto, patearía el cadáver hasta hacerlo papilla, hasta dejarlo una masa informe. Más o menos, eso pasó. Los seals ejecutaron la venganza. Se cebaron con el ex-agente de la CIA, que estaba desarmado y que, cómo no, opuso resistencia. Lo destrozaron. Por eso lo tiraron al mar. Por eso no muestran las fotos.

Reacción como Progreso: sobre Consideraciones de un apolítico de Thomas Mann

BetrachtMannswing[Consideraciones de un apolítico (Capitán Swing Libros, 568 páginas) es el diario de Thomas Mann durante la Primera Guerra Mundial. Al final del presente artículo, y a modo de adelanto, se encuentra el capítulo El literato de la civilización en formato pdf.]

Por Nicolás González Varela

“Todo Conservadurismo es apolítico, no cree en la Política,

Cosa que sólo hace el progresista.

Sólo hay un tipo genuino de político:

Y lo es el Revolucionario occidental”

(Thomas Mann, Consideraciones de un apolítico, 1917)

Las famosas y ya legendarias Betrachtungen eines Unpolitischen del intérprete-ideólogo Thomas Mann están de nuevo al alcance del lector español. Gracias a una oportuna y meritoria re-edición crítica, revisada y ampliada, de la exquisita editorial madrileña Capitán Swing. Además se incluye en la nueva edición un estudio preliminar de Fernando Bayón y un epílogo ineludible del filósofo marxista Gyorgï Lukács. Debemos advertir que no se trata de un libro más de ensayos académicos ni de ejercicios de memoria de un bon vivant. En absoluto. “He calificado a este trabajo de ‘bosquejo para el día y la hora’”, confiesa con humildad el propio Mann. ¿Efusión patriótica, memorandum de la Germanidad, variaciones teutónicas sobre un tema, especie de diario filosófico, genial inventario de un inteligente conservador reaccionario? Es todo ello y mucho más: las Betrachtungen… son un manifiesto todavía vivo, aún polémico e irritante de un Gedanken im Kriege, un pensamiento airado, sitiado y en guerra, notas apresuradas y enérgicas de un alemán defendiendo con pasión la beligerancia justa del IIº Reich guillermino contra los aliados durante la Primera Guerra Mundial. Plagado de un orgulloso soldatischer Geist, espíritu soldadesco, tal como él mismo solía definir su novela Una muerte en Venecia, las Betrachtungen… fueron escritas bajo urgencia febril y extrema, tanta que Mann prefirió suspender la escritura de su famosa Der Zauberberg, La Montaña Mágica, “relegué mis planes más queridos…”, para dedicarse por entero a esta obra ensayística única a partir de noviembre de 1915.  Los primeros capítulos, el inicial: “Der Protest” (La Protesta) y el segundo: “Das unliterarische Land” (Una tierra no-literaria) los tenía listos a fin de ese año, y el paradigmático capítulo III, “Der Zivilisationsliterat”, que es un libro en sí mismo, lo concluyó a inicios de 1916. El resto fue sumándose a medida que Mann sufría y racionalizaba el sino en la guerra, ya no europea sino mundial, de Alemania y Austria, que concluiría con revueltas populares y la instalación de repúblicas y soviets sobre los restos putrefactos del Ancien Regime. [...] Continuar la lectura

Sábato o el eterno oficialista

miserableencasaPor Luis Menéndez

Sábato escritor. Como escritor, Ernesto Sábato es inimputable. Sus libros pueden juzgarse como buenos o muy buenos o mediocres o tajantemente malos de acuerdo a los múltiples planos de identificaciones, significaciones, análisis literarios o cadencias imaginativas que cada persona ponga en juego cuando se acerca a ellos.  Si lo que se ha muerto es un escritor poco queda por decir porque nunca se puede decir mucho de la muerte de un escritor: ha muerto un escritor -para algunos buen escritor, para otros mal escritor, para algunos otros ambas cosas a la vez y para la gran mayoría de las personas un escritor de nombre reconocido, autor de textos y novelas a los que esa gran mayoría nunca leyó ni habrá de leer-. Si se muere un escritor a lo sumo se puede escribir una pequeña semblanza de sus afanes literarios o planear con ágil revoloteo sobre sus textos más reconocidos: es el cauteloso camino que elige Horacio González, director de la Biblioteca Nacional en su nota periodística aparecida en Página12.


Operación Sábato. Sin embargo, la gran mayoría de los artículos y opiniones aparecidas en ocasión de la muerte de Ernesto Sábato elige un sendero radicalmente diferente: no el sinuoso y modesto camino delineado por la muerte de un escritor enmarañado y confuso sino la vertiginosa y rimbombante autopista laudatoria del emblema, los laureles del héroe moral, la apología del icono nacional. Se prefiere no el sendero de la cautela -la muerte de un escritor, para honrarlo como tal, siempre debiera ser humilde y casi silenciosa- sino la carretera de la beatificación y del ruido apologético. El espectáculo del fin y la ceremonia en el espectáculo. El precio de esta beatificación es altísimo: lo que se paga por esta operación santificante no es otra cosa, como se verá más adelante, que el cruento sacrificio de la verdad. [...] Continuar la lectura