Ingreso

Archivo para noviembre, 2010

El regreso de Di Nucci, émulo de Paladión

Por Juan Pablo Csipka

Con motivo del estreno del conocido bolero “Perdónala”, de Johann Sebastian Mastropiero que escucharemos a continuación, y fuera de programa, el periódico Actualidad Musical se refirió a Mastropiero en términos muy elogiosos; pero a los pocos días publicó la siguiente rectificación: Fe de erratas: donde dice “de inspiración arrebatada, como otros compositores románticos”, debe decir “arrebatada a otros compositores románticos”, y donde dice “su copiosa producción” debe decir “su copiada producción”. Luego de escuchar el bolero “Perdónala”, el gran compositor Günter Frager le escribió indignado a Mastropiero, acusándolo de haber plagiado un pasaje de su Tercera Sinfonía; la respuesta no se hizo esperar: “Usted me ofende”, dice Mastropiero en su carta; “justamente a mí, que siempre digo que el artista que se apodera de la idea de otro enturbia las aguas del manantial del espíritu”, famosa frase… de Günter Frager. Curiosamente este caso, y otros similares, que nos muestran a Mastropiero plagiando a Günter Frager han llegado a nosotros a través de la propia autobiografía de Mastropiero; y no es que se arrepienta y confiese su culpa, sino que su autobiografía es una copia textual de las memorias de Günter Frager. Sin embargo, pese a todo esto, quienes, como nosotros, amamos a Mastropiero, creemos que muchas de estas conductas que se le atribuyen en realidad le son totalmente ajenas; probablemente sean de Günter Frager. Bien, escucharemos a continuación, pues, de Johann Sebastian Mastropiero, el bolero “Perdónala”… de Günter Frager.

Les Luthiers

El suplemento cultural del diario Tiempo Argentino tuvo su primera edición hoy. Una de las secciones se llama “El libro recordado”. En ella se alude a un libro de esos a los que seguramente vale la pena volver. El texto elegido de este domingo fue Nada, de Carmen Laforet. La reseña la firma Sergio Di Nucci.

Si en una sección donde se reseñan lecturas de antaño, Mario Vargas Llosa aludiera a Los sertones, de Euclides Da Cunha, no tendría por qué decir que fue la base para su monumental novela La guerra del fin del mundo. Asimismo, Bioy Casares podría haber escrito sobre El matadero sin estar obligado a referir su reescritura, de parte de él y de Borges, en el feroz relato La fiesta del monstruo. [...] Continuar la lectura

Heidegger: Nazismo y Política del Ser (V)

HeideggerLeipzig1933color

Por Nicolás González Varela

“Mi trabajo filosófico debe ahora reposar

y afirmarse en la ‘Práctica’

Y esto no es del todo tan simple.”

(Martin Heidegger a Paul Häberlin, agosto de 1933,

siete meses después de la toma

del poder por el NSDAP)

El llamado Fall Heidegger, el debate en torno a su compromiso existencial con el Nacionalsocialismo primero y con el SS-Staat después, en realidad no tiene nada de reciente. Se puede decir que comenzó en el mismo momento en que Heidegger se afilió públicamente el 1º de mayo de 1933 al NSDAP. La cuestión central era si ya en su pensamiento ex ante a enero de 1933, en especial en su opera maiorun de 1927 Sein und Zeit, existía en su Daseinanalytik, en su analítica de la existencia, de manera larvada, pro tempore, los presupuestos de una Filosofía Práctica para tomar la decisión de transformarse en un filósofo nacionalsocialista. Esto demostraría, en negativo, que su adherencia a la ideología NS no fue un mero accidente temporal, ni un dérapage, sino una meditada toma de postura de acuerdo a su Seinsgeschichte. El proyecto del IIIº Reich, con todo lo que implicaba, estaba en perfecta sincronía con lo que Heidegger entendía que era un ideal óntico del Dasein auténtico. Con sus propias palabras y desde su propia Filosofía, el Nacionalsocialismo podía ser interpretado y legitimado, como un milenario movimiento que poseía desde su nacimiento una der inneren Warheit und Größe dieser Bewegung, y que esta gran Verdad interna sólo podía entenderse en su profundidad y magnitud histórica desde su propia Fundamentalontologie. En sus propias palabras: “Lo que hoy se ofrece como Filosofía del Nacionalsocialismo –pero que no tiene nada que ver con la Verdad interior y la grandeza del Nacionalsocialismo…”[1]: era precisamente esta inneren Warheit la que podía evitar la larga decadencia de Alemania (y en consecuencia detenerla en todo Occidente) y escapar de la Seinsverlassenheit, del abandono del Ser. [...] Continuar la lectura

Cine: entrevista a Bertram Verhaag

Vita_Staff_Photo_2006Director del documental “Pensioners Inc.”

En el marco del ciclo El documental del mes, organizado por Parallel 40 de España y la distribuidora Bellasombra de la Argentina, se exhibirá Pensioners. inc el sábado 20 a las 16 horas en el MALBA. La película cuenta la experiencia  de una empresa familiar en EEUU que emplea a jubilados con excelentes resultados.

Por Ana Bianco

Vita Needle es una pequeña empresa familiar, ubicada en las afueras de Boston, que produce  agujas hipodérmicas y tuberías. Su nombre  es sinónimo de calidad. y  de venta exitosa. Esto es producto de la  lucidez  y audacia del dueño que emplea a ancianos de un promedio de 74 años. Son treinta y cinco los empleados, que tienen un pasado de profesionalismo destacado, secretarias calificadas, gente con experiencia, con empeño en el trabajo y con potencialidad y capacidad  para seguir  aprendiendo. La  empresa funciona como un grupo de pertenencia para los que están solos y conserva un mobiliario de estilo de década del ’50. El film  muestra empleados activos, responsables, verdaderos artífices  de la duplicación de las ventas en los últimos cinco años. En una entrevista telefónica, desde Munich, Bertram Verhaag, director polaco, formado en Alemania,  comparte su visión del film. Caitrin Lynch  (Ver recuadro)  autora de un libro en  preparación sobre Vita Needle completa  esta visión.

–¿Los empleados de Vita Neddle reciben un salario justo y gozan de  beneficios?

–Los empleados trabajan media jornada. En EEUU esto significa que no tienen licencia por enfermedad ni vacaciones. La empresa no les brinda el servicio de medicina  prepaga, porque ellos están cubiertos con Medicare, el seguro de salud del Estado. No sé exactamente cuánto ganan, pero es lo mismo que ganan  otros que hacen el mismo trabajo. Cuando filmaba,  veía cómo disfrutaban del trabajo. El ambiente laboral y la remuneración   satisfacen sus necesidades en esta etapa de sus vidas. [...] Continuar la lectura

Magical Mistery Oliverio

Magical Mystery OliverioPaco y Oliverio
Viernes 12 de noviembre, 21 hs.

Mu, Punto de Encuentro
Hipólito Yrigoyen 1440
Buenos Aires

Heidegger: Nazismo y Política del Ser (IV)

Heideggerrektormay1933Por Nicolás González Varela

“Se intensifica en mí tanto la voluntad como la confianza para poner mi entero trabajo filosófico al servicio de una gran Misión y de poder cooperar en la construcción de un mundo fundamentado en el Volk alemán.”

(Martin Heidegger a Elisabeth Blochmann; 30 de marzo de 1933)

¿Heidegger el pensador de la vía nacionalsocialista de la Gran Alemania? ¿Heidegger el filósofo místico de la nueva Gemeinschaft racial? Si la respuesta es afirmativa: ¿Cuál es el tipo de relación entre su Ontología y su pensamiento político? Que Heidegger fuera un nazi durante un largo período de tiempo, no meramente un marginal ni en un sentido oportunista, es una controversia que indudablemente afecta a su entero edificio filosófico. Como dice un honesto heideggeriano como Otto Pöggeler, el compromiso político fácticamente asumido por los filósofos, como así también la falta de un compromiso de este tipo y sus consecuencias, plantean la cuestión de saber de qué manera la Filosofía tiene que crear su relación con la Política si desea asumirla responsablemente. Su nacionalsocialismo existencial y heroico fue un tema polémico que comenzó a debatirse, como estamos viendo, en el mismo momento de su compromiso político con el Nacionalsocialismo y el SS-Staat, ya en el año 1933. Debemos señalar un dato remarcable: las primeras críticas profundas y serias contra Heidegger, Sein und Zeit y su salto mortale al Nacionalsocialismo o bien vinieron de marxistas no ortodoxos (Marcuse, Lukács, Bataille) o del pensamiento escolástico-tomista católico: Alfred Delp, Erich Przywara, Romano Guardini y Edith Stein. ¿Podían los pensadores católicos, por su propia formación, criticar eficazmente el núcleo escatológico cristiano oculto en la analítica del Dasein? ¿Las críticas desde la Teología erosionaban sus pretensiones de ser el Führer der Führer, el filósofo-guía del IIIº Reich? A su vez es remarcable que los críticos católicos encontraban, a pesar de sus reparos, algunos puntos de contacto con la Ontología heideggeriana y su posibilidad de trascendencia, especulando con un “uso” teológico,  con una Aufhebung teológica de la analítica existencial. Dentro de la poliarquía ideológica del NS-Staat una de las acusaciones más contundentes contra las pretensiones hegemónicas de Heidegger de transformarse en la guía espiritual del Führer, fue, justamente, que su filosofía de la existencia tenía presupuestos religiosos cristianos inextirpables, incompatibles con la Visión del Mundo völkische. No es de extrañar: en el círculo de allegados a Husserl en la década de los 1920’s Heidegger era considerado por esos años un cristiano evangélico que luego se convertiría al protestantismo. Quizá ahora entendamos el profundo resentimiento y odio visceral de Heidegger durante el IIIº Reich contra el pensamiento proveniente de los jesuitas y cualquier influencia de la teología católica en general. Incluso del cristianismo “arianizado” y völkische, tolerado en el SS-Staat. [...] Continuar la lectura

¿Quieres ser un lubavitch?

LosLubavitchArgentina

(Prólogo)

Por Alejandro Soifer

Mi primer contacto con Jabad Lubavitch fue una tarde de abril o mayo de 2008 en la Biblioteca “Alberto Gerchunoff”, de la Sociedad Hebraica Argentina, donde trabajé durante siete años. Hasta ese entonces, mis conocimientos sobre judaísmo eran entre básicos y nulos. Sabía que “era judío” sólo porque me lo habían dicho mis padres desde siempre, porque cuando llegaban los meses de abril y septiembre asistía a reuniones familiares para celebrar las fiestas de Pésaj y Rosh HaShaná, y porque teníamos que hacer malabares para ver qué día festejábamos con mi familia paterna y qué día nos tocaba con mi familia materna.

Más allá de comer el tradicional pescado relleno (guefilte fish) y el pan sin levadura, la matzá (mi abuela paterna, que hasta hace pocos años amasaba con sus propias manos durante horas el pescado, no temía cometer la herejía de poner en la misma mesa de Pésaj el pan trenzado, la jalá, al lado de la matzá, algo completamente prohibido según las costumbres judías), no cumplíamos con ninguna tradición.

La puerta de mi casa no tiene esa cajita con pergamino escrito con bendiciones bíblicas (la mezuzá), no recibí educación judía, apenas si había pisado un par de veces una sinagoga antes de empezar esta investigación (y siempre por motivos turísticos o por algún casamiento), no me circuncidaron, no tuve una celebración oficial de barmitzvá y mi familia sostiene una tradición de ateísmo desde hace por lo menos dos o tres generaciones (excepto, quizás, por parte de mi abuela materna, que tiene sus propias ideas acerca de Dios, aunque claramente alejadas de los preceptos del judaísmo raigal). [...] Continuar la lectura