Ingreso

Archivo para septiembre, 2009

Concurso de poesía navideña

eflyer.navidad

——————————

Más información en Editorial Clase Turista.

Filosofía como Fútbol: el Ser es redondo

HeidebauerPor Nicolás González Varela

Sabemos que el cardenal, teólogo y filósofo Nicolás de Cusa fue el primer pensador en reflexionar sobre ese ejercicio lúdico practicado entre dos equipos de once jugadores, que disputan un balón con los pies y tratan de introducirlo en la portería contraria. Escribió un tratado sobre el antepasado del fútbol moderno, el libro se llamaba De Ludo Globi (El juego de la pelota), se imprimió en Roma en 1463. Cusa, que se refería al Calcio in livrea o Calcio in costume nacido en la Florencia de los Borgia, decía que en el juego desplegado “los movimientos físicos son imágenes del ascenso espiritual.” El balón esférico era el símbolo de la divinidad, de la perfección matemática. El dispositivo del juego recreaba el principio de la oportunidad, la intervención de la diosa Fortuna y la vuelta a un nuevo inicio. En la pelota además coinciden, dirá Cusa, principios ontológicos divinos: el caos y el orden, razón y locura, la belleza y la fealdad, el descanso y el ejercicio. Este notable (y casi único) documento filosófico fue creado a partir de largas charlas educativas con los hijos del duque de Baviera. Pero su conclusión no dejaba dudas: Dios podía ser redondo. Sabemos que a Kafka le apasionaba el fútbol, igual que a Jean Paul Sartre y Albert Camus. En el mundo de lengua alemana la cosa ya cambia. El escritor Martin Walser sostenía que Sinnloser als Fußball, pensar en el fútbol es un simple sin sentido. Un intelectual del fútbol es casi impensable, una verdadera contradicción en los términos. Además el fútbol es estéticamente inaceptable del que se horrorizarían los griegos clásicos. Pero muchos intelectuales ven en el fútbol algo más que el momento grotesco de veintidós voluntades persiguiendo una pelota llena de aire. Algo más que ese momento arcaico-tribal donde la complejidad del mundo burgués se transforma en un mecánico e infantil “amigo-enemigo”. [...] Continuar la lectura

Entre la política y la gestión de la cultura y el arte

La crisis social e institucional del 2001 en la Argentina visibilizó nuevos fenómenos culturales que implican una redefinición del denominado campo cultural. Pudimos observar que la producción cultural no se limitó a los espacios tradicionalmente dedicados para ello y que emergieron nuevas formas de público. Si en la modernidad la esfera pública de la cultura urbana estaba asociada a la presentación del hecho cultural en teatros, cines, salas para conciertos de música, museos.,  en los últimos años nos encontramos con nuevos espacios y nuevas formas de presentación. Casas abandonadas, fábricas recuperadas, bares,  el espacio urbano: el acontecimiento cultural no requiere de un lugar particular, ya que es un rasgo de la sociedad contemporánea la estatización de la vida cotidiana. . Este proceso de expansión no sólo se debe a cambios en las concepciones del quehacer cultural, a nuevos modos de posicionamientos de los creadores culturales, a una presencia creciente en términos cuantitativos de artistas e intermediarios culturales, sino  también a la emergencia de nuevas significaciones del arte en relación a los procesos sociales y también políticos..
Wortman2La crisis social e institucional del 2001 en la Argentina visibilizó nuevos fenómenos culturales que implican una redefinición del denominado campo cultural. Pudimos observar que la producción cultural no se limitó a los espacios tradicionalmente dedicados para ello y que emergieron nuevas formas de público. Si en la modernidad la esfera pública de la cultura urbana estaba asociada a la presentación del hecho cultural en teatros, cines, salas para conciertos de música, museos.,  en los últimos años nos encontramos con nuevos espacios y nuevas formas de presentación. Casas abandonadas, fábricas recuperadas, bares,  el espacio urbano: el acontecimiento cultural no requiere de un lugar particular, ya que es un rasgo de la sociedad contemporánea la estatización de la vida cotidiana. . Este proceso de expansión no sólo se debe a cambios en las concepciones del quehacer cultural, a nuevos modos de posicionamientos de los creadores culturales, a una presencia creciente en términos cuantitativos de artistas e intermediarios culturales, sino  también a la emergencia de nuevas significaciones del arte en relación a los procesos sociales y también políticos.
Autores
Ana Wortman (Compiladora)
Sebastián Benitez Larghi
Mariana Cerviño
Berenice Corti
Guillermo Jajamovich
Viviana Molinari
Denise Osswald
Guillermo Quiña
Claudia Uhart
Eudeba, 2009.

La singularidad de los plurales

delpoSobre Del Potro y las condiciones dinámicas del tenis

Por Omar Genovese

Es muy temprano para creer en el deporte con la devoción del esperanzado. También es tarde para esperar del deporte una alegría eterna a nuestras pérdidas constantes.

El análisis del geómetra

El común periodístico adjudica al tenis la cualidad ineludible de deporte “estadístico”. Es más una conclusión por la forma en que se anota el progreso del juego que por el carácter orgánico de su desarrollo. Así, la noción ha viajado de profesores a entrenadores, de jugadores amateurs a profesionales de la información. Hay, si se quiere, un círculo de exactos jueces del conteo, incluyendo ranking y valuación de premios acumulados. La forma en que se estructuran los perfiles de los jugadores de la ATP y WTA, incluyendo todas las asociaciones del deporte, se basa en la información matemática. Es la base sobre la que se construye la valuación deportiva: a mejor perfomance mayores ganancias. La frialdad del ranking, junto con el despliegue del conteo (puntos ganados, games, sets, porcentuales de primeros saques, errores no forzados, e innumerables etcéteras) anticipan ciertas características del jugador, imprimen en él la otra estatura, que representa el silencioso crecimiento entre fracasos y éxitos, la llamada de atención entre rendimiento y paso del tiempo: se establecen, así, pisos y techos, posibilidades ciertas e imaginarias. En el campo de lo concreto, la estadística es la sombra del jugador que se agranda o desaparece, junto con la luz de lo posible. De hecho, no hace más de cinco años, la noción de deporte elitista tomó impulso casi como determinación de una especie: de mil niños-jugadores rankeados entre los diez primeros de las asociaciones de tenis de todos los países del mundo, sólo uno llega a estar –en algún momento de su carrera como profesional- entre los primeros diez del ranking. Pero la pasión de la cifra también oculta lo que no puede contarse, eso que proviene de otros detalles, que bien puede ponerse en términos mecánicos: horas de entrenamiento, horas de juego, cómo vive el jugador la tensión del juego y la carga de stress que representa, desgaste físico y recuperación, cantidad de energía y pérdida de peso en cada partido, y así, hasta el infinito elevado a otro infinito de dispersiones.

Pero todo esto no es más que una estructura de inserción, el territorio mítico al que se denomina profesionalismo, y dentro del que se estructura una escala vegetal por la que deberá trepar todo jugador con ansias de triunfo, de campeón: estar entre los mil jugadores del mundo, estar entre los trescientos, entre los cien, entre los treinta, ser top ten, top five, y el número mágico elemental, uno. Los diversos cortes significan la coronación de un esfuerzo más allá del límite físico, mental, individual (personalidad, concentración, entereza ante la frustración, y otras cuantiosas características del campo psicológico), decía, la diversidad de la calificación marca el destino de cada individuo: será un ex jugador exitoso, un potencial buen coach, mejor entrenador, un futuro jugador rentado en la primera división de un club europeo, gerenciador del tenis recreativo de un club de campo, o representante de alguna marca, por enumerar distintas adaptaciones comerciales de un ex jugador. El árbol del circuito tiene extensas raíces, y en cada uno será virtud continuar afirmándose en esa estructura, o saliendo de ella, para siempre, con el amargo peso del fracaso o con la indiferencia despectiva respecto a la condena que representa haber sacrificado la infancia y adolescencia por una oportunidad, una sola (el valor inverso de ese uno). Es así que el número uno es representación del éxito como de la condena al anonimato y la exclusión. El uno es el primer número y el más alto, tan prometedor como terrible en esa dimensión humana microscópica de cada sujeto esperanzado en el ascenso.

[...] Continuar la lectura

Cinco artilugios para escribir Non-Fiction

Por Miguel P. Soler


Introducción

Ya lo había dicho Truman Capote en su prefacio a su libro Música para Camaleones, en 1975 (es decir, nueve años después de editar su novela emblemática en un género anfibio entre la realidad y la ficción del lenguaje: A Sangre Fría), que “los críticos se quejaron de que la novela de non-fiction era un término para llamar la atención, un fraude, y que no había nada de nuevo ni original en lo que yo había hecho” Sin embargo, el término vino a iluminar el producto de una crisis entre la escritura literaria y la periodística, sobre el eje de lo verosímil. ¿Cómo contar la experiencia de lo real con la sensibilidad adecuada que se transmita en palabras al lector? ¿Cómo revitalizar ese pacto entre el cronista y el lector? Consideremos, sin ir más lejos, otro de los textos que hicieron historia: Operación Masacre de Rodolfo Walsh. Es indudable que en su original técnica que combina el documento periodístico, la denuncia expresiva y los artilugios derivados de la novela policíaca negra norteamericana, junto a su estilo claro e inmediato, Walsh le da una efectividad narrativa que realza “lo real” a la vez que lo comunica y lo acerca al lector. Y si consideramos que ha sido editado antes que la famosa novela de Capote, bajo condiciones muy diferentes, es decir, casi al margen, sin el auspicio de los medios de comunicación, en contra del aparato del Estado, podríamos dudar que ambas “novelas” puedan ser comparables o definan un mismo género de escritura. Sin embargo, comparten ciertas estrategias y artilugios que atañen también a otros textos de la non-fiction, y que establecen el mismo riesgo y la misma emergencia: que los hechos son reales y que el lector contemporáneo deberá sentir que lo que lee es real. [...] Continuar la lectura

Manifiesto de Internet

Cómo funciona el periodismo hoy. Diecisiete declaraciones.(*)

1. Internet es diferente.

Internet genera diferentes esferas públicas, diferentes términos de comercio y diferentes habilidades culturales. Los medios deben adaptar sus métodos de trabajo a la realidad tecnológica actual en lugar de ignorarla o desafiarla. Es su deber desarrollar la mejor forma de periodismo posible basada en la tecnología disponible. Esto incluye productos y métodos periodísticos nuevos.

2. Internet es un imperio de medios tamaño bolsillo.

La web reacomoda las estructuras de medios ya existentes trascendiendo sus antiguas fronteras y oligopolios. La publicación y diseminación de los contenidos de medios han dejado de estar atados a grandes inversiones. La autoconcepción del periodismo está -afortunadamente- siendo privada de su función de centinela. Todo lo que nos queda es la calidad periodística a través de la cual el periodismo se diferencia de la mera publicación.

3. Internet es nuestra sociedad es la Internet.

Las plataformas basadas en la web como las redes sociales, Wikipedia o YouTube se han vuelto parte de la vida cotidiana de la mayoría de las personas del mundo occidental. Éstas son tan accesibles como el teléfono o la televisión. Si las empresas de medios quieren seguir existiendo, deben entender el universo conjunto de los usuarios actuales y abrazar sus formas de comunicación. Esto incluye formas básicas de comunicación social: escuchar y responder, también conocido como diálogo.

4. La libertad de Internet es inviolable.

La arquitectura abierta de la Internet constituye la ley IT básica de una sociedad que se comunica digitalmente y, consecuentemente, del periodismo. No puede ser modificada por el mero propósito de proteger los intereses comerciales o políticos frecuentemente escondidos detrás de la ficción del interés público. Sin importar cómo esté hecho, bloquear el acceso a Internet pone en peligro la libre circulación de la información y corrompe nuestro derecho fundamental a decidir nuestro propio nivel de información.

[...] Continuar la lectura

El revés y la trama

el-reves-y-la-tramaPor Maximiliano Crespi
“Antes de entrar en las derivas del tema del ensayo, quizá se justifique hacer un paréntesis y plantear dos observaciones en relación a su naturaleza e interés objetivo.
Uno, en relación al objeto de la búsqueda: es móvil, un objeto que se define por su movimiento a través de los ensayos (“una pequeña fiesta local”) pero también a través de esa díada que es su punto de partida. Quiero decir: el movimiento que lo caracteriza no existe fuera de ella. Sin embargo, “el revés y la trama” no suponer una orientación en el proceso de lectura (de la literatura a la política, o a la inversa); más bien define una tensión que, con la potencia de lo irresuelto, hace a la carnadura histórica del trabajo crítico. Es más: que el objeto de la búsqueda sea un “móvil” siembra en primer lugar la duda de que pueda hablarse sueltamente de dos instancias separadas (por una autonomía o una especificidad radical). Obliga a pensar el movimiento en lo inmóvil, en la unidad lo múltiple, en el acontecimiento la subjetividad y el mundo, en el tejido esa estructura bifronte que habilita instancias de tránsito complejas, sutiles y vitales a toda experiencia crítica que no se resigne al autismo. [...] Continuar la lectura

Nietzsche y el Comunismo (V): la Contrailustración reaccionaria

nietzschekollwitzPathein Mathein: la educación reaccionaria y ¿racista? del futuro

“La mayor parte de los hombres no tiene ningún derecho a la existencia: sólo son una plaga para los Hombres Superiores”

(VP, IV, 316)

El plan educativo de reformas que Nietzsche presenta para las masas a lo largo de las conferencias en la Sociedad Académica de Basilea a lo largo de 1872 tiene un primer nivel de formación elemental, Gehorsam zu lernen, de aprendizaje para la obediencia/sumisión y anulación de todo atisbo de autonomía. A las clases inferiores, los nichtGenien, se les debe proveer de educación estilo dórico, pathein mathein, instrucción con sufrimiento. A lo sumo se las debe mantener en la sana ignorancia, la auto represión, la carencia de Ressentiment/envidia (un lugar común en los reaccionarios de la época, de Taine, a Tocqueville) y el amor al destino que les tocó en el eterno orden jerárquico de la Naturaleza, tal como lo describe Hesíodo para los campesinos (a quien Nietzsche nombra como referencia en sus guiones del discurso). En la tercera conferencia Nietzsche vuelve a pedir acción y lucha para demoler la Ilustración popular de Bismarck y el IIº Reich: “¿Por qué necesita el Estado alemán ese número excesivo de escuelas y profesores? ¿Con qué objeto es esa ‘Formación Popular’ y esa ‘Ilustración del Pueblo’ (Volksbildung und Volksaufklärung) tan ampliamente difundidas? Porque se odia al Espíritu Alemán auténtico (echte deutsche Geist), porque se teme la Naturaleza aristocrática de la auténtica ‘Formación’ (die aristokratische Natur der wahren Bildung), porque propagando y alimentando las pretensiones de ‘Formación’ en la Multitud (Vielen) se quiere incitar a los grandes Líderes (der grossen Führer) a buscar un exilio voluntario, porque se intenta escapar a la severa y dura selección (der strengen und harten Zucht), haciendo creer a la Masa (Masse) que encontrará por sí sola el camino, ¡bajo la luz de guía del Estado!” Nota adicional: la frase más polémica de Nietzsche en este párrafo es Zucht, las masas son incapaces de soportar la selección (dura y severa) que en su acepción primaria en idioma alemán significa cría, raza, cultivo de animales vivos, domesticar y amansar.

La traducción española desvirtúa el significado, desaparece por completo, quizá debido a que se basa en la versión italiana de Giorgio Colli, que (como Vattimo) es un maestro en el arte de “alegorizar” los textos de Nietzsche, “humanizándolos” o directamente haciendo trasvestismos filológicos y gramaticales sin avisar. Parece increíble pero el lector avezado deberá, gracias al Nietzschéisme, incluso cuidarse de las traducciones al español y volver a los textos reales de Nietzsche en el idioma original. Para leer adecuadamente a Nietzsche en español… ¡debemos aprender alemán! Lo interesante es que para Nietzsche en el IIº Reich, esa monarquía social que lo ha desengañado, hay ya demasiadas escuelas, demasiados profesores y demasiados alumnos provenientes de la multitud plebeya. Y aunque la justificación exotérica de la reforma pedagógica sea la libertad, la autonomía moral o la movilidad social, el motor absconditus no es más que el puro Ressentiment plebeyo, los nichtGenien, la moral del esclavo, la Sklavenmoral que odia al auténtico Geist germano y teme las consecuencias de la Naturaleza aristocrática. [...] Continuar la lectura