Ingreso

Archivo para octubre, 2008

La agenda de Obama

Por Diego Fonseca

Ayer, anteayer y el lunes se acabaron los inventarios de agua embotellada en dos pequeños abarrotes de Coral Gables. Razones: demasiados votantes. Las autoridades de los centros de votación habilitados para emitir votos anticipados a la elección del 4 de noviembre debieron salir a buscar agua en supermercados mayores para las filas de emocionados ciudadanos que sienten formar parte de un momento histórico: unos para llevar a la Casa Blanca al primer presidente negro; otros, para evitarlo.
Miami, símbolo del conflictivo y peliagudo estado de la Florida, es uno de los campos de batalla donde se decidirá el 44º presidente de Estados Unidos. Y es también uno de los estados que concentra parte de la agenda que ese futuro mandatario deberá atender: crisis económica pasmosa, familias sobre endeudadas, hipotecas impagables, bancos quebrados, empresas camino a, migración contrariada, soldados en demasiados frentes… [...] Continuar la lectura

Fight the power!

Fightthepower.jpgAlex Rayner en conversación con Emory Douglas, ministro de cultura de los Panteras Negras

Por Alex Rayner

Emory Douglas no parece el típico objetivo del FBI. Este jubilado de 65 años, padre de tres hijos, tiene un trato agradable. Aunque ante él se haya una montaña de folios DIN-A4, todos ellos documentos del gobierno estadounidense que prueban que El Hombre tenía un ojo puesto en Emory.
“Los conseguí por el Acta de Libertad de Información”, dice el artista, sentado en la galería Urbis de Manchester donde está preparando su primera exposición en Europa. “Sabíamos que nos habían pinchado el teléfono, que nos seguían, que nos visitaban en nuestros puestos de trabajo, que escrutaban nuestras cuentas bancarias.”
“Nos” es el Partido de los Panteras Negras, en cuyas filas sirvió Emory como ministro de cultura y artista revolucionario desde 1967 hasta su disolución, a principios de los 80. Aunque no fue miembro fundador, Emory se reunió con Bobby Seale y Huey Newton tres meses después de que éstos hubiesen fundado el partido, en enero de 1967.
“Huey y Bobby eran muy intelectuales”, recuerda, “y yo era muy inocente, pero quería cambiar las cosas.” Después de haber pasado por un correccional, Emory, hijo de una madre soltera ciega, tenía una gran desconfianza hacia la autoridad, pero también cierta formación en artes plásticas. Así que los Panteras lo pusieron al cargo de su periódico y poco después le nombraron ministro. [...] Continuar la lectura

Plath: la chica que quería ser Dios

PlathOC.jpgBartleby publica la ‘Poesía completa’ de Sylvia Plath por primera vez en castellano, traducida e impecablemente anotada por el poeta gallego Xoán Abeleira, con la edición restaurada del ‘Ariel’ original.

Por Marta Peirano

La notoriedad y la inmensa pila de biografías, recopilaciones de cartas personales, ediciones de sus diarios, estudios psicoliterarios, reivindicaciones feministas y películas inspiradas o basadas en ella la convirtieron en mártir y musa de varias generaciones de causas

Sylvia Plath (Boston, 1932) publicó su primer poema a los nueve años, una cosa cortita “acerca de lo que yo veo y escucho en las calientes noches de verano”. El último, Edge, lo envió al Observer el mismo día que se suicidó, el lunes 11 de febrero de 1963. Tenía 31 años, dos niños en el piso de arriba y el manuscrito de un poemario que empezaba con la palabra “amor” y acababa con “primavera”, que dejó cuidadosamente atado sobre la mesa con instrucciones precisas para su publicación.

Ariel y otros poemas fue publicado por su marido el poeta inglés Ted Hughes en 1965, pero alteró el orden, añadió dos poemas y eliminó otros cinco, por motivos medio editoriales, medio personales. Hoy es uno de los libros de poemas más vendidos de la segunda mitad del siglo XX. La selección de Poemas escogidos, editada y prologada por Hughes en 1981 y en 1982, recibió el primer Pulitzer de literatura concedido a una obra póstuma. [...] Continuar la lectura

“Hoy la conversación se desarrolla en internet, como antes se realizó en los cafés”

chapassoul.gifAutor de cuatro novelas, diez biografías, ha trabajado veinte años en la revista “Lire y, desde hace cuatro, ha revolucionado el mundo de la información literaria con su leidísimo blog literario Republique des Livres. El pasado viernes, pronunció una charla en CaixaForum Barcelona, dentro del ciclo que esta institución dedica a los cambios en el mundo de la edición.

Reportaje de Xavi Ayén

“Oímos decir que en los blogs e Internet –afirma- se difunden rumores, cosas irresponsables, pero la realidad es que cada día hallamos pruebas de lo contrario. El otro día, leí en “El País” unos grandes titulares donde se acusaba a Kundera de ser un delator comunista en su juventud. Me quedé estupefacto. ¿Qué hice? Acudí a la versión de Kundera, que lo desmentía, estudié la acusación, investigué y vi que, en el fondo, no había nada sólido: incluso en la fuente original todo aparecía en condicional. Decidí, por tanto, no escribir nada en mi blog, mientras “Le Monde” y otros respetables diarios repetían la información de “El País”, y mis propios lectores me preguntaban: ¿pero por qué no habla de lo de Kundera, con la que está cayendo? Al final me decidí a escribir una entrada que titulé: “Nada sobre Kundera”, porque todo aquello era escandaloso, un ejemplo de manipulación sin investigación previa. Aquella intoxicación la lanzó la prensa escrita, no Internet”. [...] Continuar la lectura

Gianni Vattimo en Buenos Aires

image001-1.jpgConferencia de prensa
apertura del Filba (www.filba.org.ar).
Martes 11 de noviembre a las 12 hs.
Salón G. Leopardi – NH City Tower
Bolívar 120 – 6º piso
Acreditaciones: prensa@filba.org.ar

Porqué todavía no hay que enterrar a John McCain

Mccainpoll.jpgPor Guillemette Faure* (Soitu)

Los sondeos le atribuyen, a día de hoy, doce puntos menos que a Barack Obama. Dos encuestas publicadas el martes calculan que la diferencia es de 10 puntos. Sin embargo, para ciertos analistas políticos, la partida no está perdida para McCain.
Éstas son las últimas esperanzas de quienes creen que el viento puede todavía cambiar de dirección en favor de McCain:

1. El ‘efecto Bradley’: los racistas se quitan la careta en la cabina electoral
El ‘efecto Bradley’, bautizado con el nombre de un candidato negro de California a quien los sondeos daban como vencedor, pero perdió en las urnas, consistiría en que, una vez dentro de la cabina, los electores se acuerdan de que Obama es negro y a ellos no les gustan los negros. (Se considera que, en las primarias demócratas, pudo producirse un ‘efecto Bradley’ a la inversa: dado que se votaba a mano alzada, los electores aprovecharon la ocasión para hacer gala de su amplitud de miras ante sus correligionarios.)
De ahí las últimas indirectas en la campaña de ciertos republicanos —como el presentador de talk-show [programa de entrevistas] derechista Rush Limbaugh— sobre la adhesión de Colin Powell a un candidato negro (como ironiza el Huffington Post, esa misma gente no parecía ver a Powell tan negro cuando aportaba pruebas falsas de la existencia de armas de destrucción masiva en Irak ante la ONU). [...] Continuar la lectura

La cadencia del asunto 3

FlyerIII.gifMiércoles 5 de noviembre, 19 hs.

Kohan / Oyola / Terranova

Honduras 5574

Eterna Cadencia

¿Y si gana McCain?

Por Diego Fonseca

Entre mis colegas y amigos independientes, progresistas y demócratas hay un aire de triunfalismo casi sesentista. No hay quien dude de que, contra viento y marea, Barack Obama se haga con la presidencia de Estados Unidos el 4 de noviembre. Los veo festejando en las calles con vestidos multicolores, cantando Give Peace a Chance y portando una coronilla de flores en la cabeza. Muy simpáticos.

Pero yo llevo años jugando un placentero papel de abogado del diablo. Por fortuna, ese rol no me ha entregado desgraciadas respuestas sino muy amigables debates. En los últimos días he estado animando uno, sustentado en estas preguntas que siguen. De ese debate han participado numerosos de mis amigos, desde los más florales defensores del influjo Obama a los más duros y recios conservadores, gente de armas (verbales) tomar.

Qué suceda con un triunfo potencial de McCain, no lo sé. Sólo tengo dos certezas y no son propias ni muy serias. Una, la industria inmobiliaria del norte de España estará de parabienes porque alguien dará el batacazo vendiéndole la casa de sus sueños a Meryl Streep, escandalizada nueva habitante de San Sebastián si el GOP mantiene el control de la Casa Blanca. Dos, las revistas del corazón quemarán flashes y agotarán portadas con una enrojecida Penélope Cruz. Pe, pobrecilla, dijo al semanario italiano Il Venerdì que no se imagina cuántas horas llorará si triunfa The White Hair Old Guy. [...] Continuar la lectura

Twitter, Flickr, Facebook. Mata a tu blog. 2004 ya pasó…

Por Paul Boutin

¿Estás pensando en tener tu propio blog? He aquí un consejo: no lo hagas. Y si ya tienes uno, tira del enchufe y dejalo morir.
Escribir un weblog hoy, ya no es la brillante idea que fue hace 4 años. La blogosfera, que alguna vez fue un oasis de agua fresca de camaradería, libre expresión y creatividad, ha sido inundado por un tsunami de lucradores. Los periodistas  y las campañas de marketing alternativo están ahogando las voces auténticas de los aficionados.
Es casi imposible ser notado, salvo que seas importante. ¿Por qué molestarse? El tiempo que lleva darle forma se aplica mejor si te expresas en servicios como los de Flickr, Facebook o Twitter.
Si renuncias ahora, estás en buena compañía. Bloggers notables como Jason Calacanis que hizo millones con su red de Weblogs, ha retirado su blog en Julio. “Blogging is simply too big, too impersonal, and lacks the intimacy that drew me to it,” (Blogging es demasiado grande, muy impersonal, y carece de la intimidad que me llevó hacia él) fue la frase que utilizó en su post de despedida. [...] Continuar la lectura

Crisis y fin del “Libertarianismo”

El crack financiero demuestra que su ideología carece de sentido

Por Jacob Weisberg

Una forma de diversión liviana en plena carnicería financiera ha sido ver cómo los ultraliberales, fundamentalistas del mercado, o neocon [llamados en el texto original 'liberales libertarios' y "Libertiaranism"] se apresuran a explicar que la crisis financiera global se debe a una excesiva intervención gubernamental, en lugar de insuficiente. Uno de los argumentos consiste en culpar a la Community Reinvestment Act [Ley de Reinversión Comunitaria], que impide a los bancos poner ‘en la lista negra’ a los barrios de minorías, negándoles el crédito. Otra teoría acusa a Fannie Mae y Freddie Mac de haber provocado la situación al haber subsidiado y garantizado hipotecas con un aval implícito del Gobierno. Una tesis alternativa sostiene que los anteriores rescates financieros animaron a los inversores a actuar temerariamente, contando con un ulterior rescate pagado por los contribuyentes.

Existen diversas réplicas a estas afirmaciones, y también contrarréplicas. Pero, resumiendo, los apologistas del ultraliberalismo están muy lejos de proporcionar una explicación convincente sobre qué ha fallado. Toda su argumentación recuerda a los cansinos debates de colegio mayor que proliferaron hacia 1989 acerca de si la caída de la Unión Soviética demostraba el fracaso del comunismo. Los marxistas académicos no estaban dispuestos a admitir que lo que sucedía en el mundo real pudiese invalidar su sistema de creencias. Utópicos de derechas, fundamentalistas del mercado están igualmente convencidos de que sus ideas todavía no se han puesto en práctica, y que funcionarían maravillosamente si la Historia de la Humanidad pudiese comenzar de nuevo. Como todos los auténticos ideólogos, siempre encuentran el modo de interpretar las crecientes evidencias de su error como pruebas de que llevaban toda la razón.

Ante esto, los demás sólo podemos responder: “¿Es que no habéis causado ya bastante daño?” Hemos [...] Continuar la lectura

Los Mudos / Oktubre

Mudos-22octubre.jpgCelia Dosio

Sasa Guadalupe

Sebastián Martínez Daniell

Miércoles 22 de octubre

21.30 hs – puntual

CC ZAS

Moreno 2320 [...] Continuar la lectura

Otro ladrillo en la pared

Por Oscar Taffetani
 
El calendario global está saturado de efemérides. Para cada día del año los países, las instituciones y las personas tienen distintas opciones de celebración y/o conmemoración.
El último 16 de octubre, por ejemplo, quienes estaban preocupados por el hambre, la mortalidad infantil y el alza en el precio de los alimentos, tuvieron dos opciones: adherir al Día Mundial de la Alimentación, instituído por la FAO en 1979, o adherir al Día Mundial de la Soberanía Alimentaria, sostenido por colectivos sociales y ecologistas.
Este 17 de octubre, los titulares del PJ y el gobierno argentino pudieron elegir entre adherir al Día Internacional de Erradicación de la Pobreza o bien celebrar el Día de la Lealtad justicialista. Optaron por lo segundo.
Para el próximo 24 de octubre, las alternativas son variadas. Puede conmemorarse el jueves negro de la Calle del Muro (también llamada Wall Street), inicio de la histórica crisis del ‘30. O bien el Día Mundial de las Naciones Unidas. O también el Día Mundial de la Información sobre el Desarrollo. O, por qué no, el comienzo de la Semana Mundial del Desarme… [...] Continuar la lectura

De la misma llama

El jueves 23, a las 19:30, en Librería Hernández, Corrientes 1436, se presentará el quinto volumen publicado de De la misma llama.
Estarán con el autor Carlos Battilana (escritor y docente, Facultad de Filosofía y Letras, UBA), Marcelo Díaz (escritor, Museo Ferrowhite, Bahía Blanca) y Santiago Funes (escritor, ex Pasado y Presente y Los Libros).
El libro, de 768 págs. y un DVD con 593 imágenes, se presentó ya en Mar del Plata y Rosario.

El poder de la lectura digital no tiene parangón en la historia

Entrevista al historiador Roger Chartier

Por Daniel Swinburn

Roger Chartier es uno de los historiadores franceses más destacados en la actualidad y uno de los más leídos a nivel internacional. Formado en la Escuela de los Annales, fundada por Fernand Braudel y Ernst Bloch, que renovó la historia económica y social, Chartier fue discípulo en los años sesenta de Denis Richet, conocido por un pequeño pero trascendental libro sobre las instituciones del Antiguo Régimen. A partir de ahí, nacieron nuevas formas de abordar la historia cultural que es su campo de trabajo y desde donde ha producido una importante renovación en los métodos para estudiar el pasado. Hoy es director de estudios en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París y autor de numerosas obras sobre la historia cultural del Antiguo Régimen y la Modernidad temprana -algunas de ellas traducidas al castellano-, como “Libros, lecturas y lectores en la Edad Moderna” (1993), “El orden de los libros” (1994), “El mundo como representación” (1995), entre otras. Entre las actividades que realizará en su visita a Chile está su participación en la Cátedra Bolaño de la Facultad de Comunicación y Letras de la Universidad Diego Portales.

-¿Cómo define usted la línea de historia cultural que ha adoptado para su trabajo?

“Esencialmente como una perspectiva que trata de entender cómo los hombres y mujeres del pasado construyeron el sentido de los textos que leyeron o escucharon. Semejante historia cultural supone entrecruzar el análisis de los textos, cualesquiera sean, canónicos u ordinarios, con el estudio de las formas materiales de su inscripción y transmisión (el libro, la lectura en voz alta, la representación teatral, etc.) y la comprensión de las capacidades, expectativas, categorías mentales y prácticas concretas de las diferentes comunidades de interpretación. De ahí, para mí, la definición de la historia cultural se da en el encuentro entre la crítica literaria y textual, la historia de la cultura escrita y del libro fundada sobre las disciplinas eruditas que son la paleografía, la codicología o la bibliografía y la sociología histórica de las prácticas”. [...] Continuar la lectura

Heidegger & Hitler: filosofía y nacionalsocialismo II

[Continuación del artículo publicado aquí.]

Por Nicolás González Varela

Entschlossenheit, Führerprinzip y Volksgemeinschaft

En estos textos, contra la hermeneútica de la inocencia que practican los heideggerianos, Heidegger utiliza toda la analítica existencial de su obra magna, Ser y Tiempo (1927), en especial la desarrollada a partir del capítulo V, “Temporalidad e Historicidad” y en particular el parágrafo 74, “La constitución fundamental de la historicidad”. No es ningún hallazgo, Heidegger mismo le había confesado a su ex alumno y ayudante, el filósofo Karl Löwith, que su compromiso político con el Nacionalsocialismo se encontraba en su concepto de historicidad. La cuestión es doble: por un lado Heidegger ya tenía una filosofía política in nuce, orientada hacia los grandes ejes ideológicos de la nueva derecha alemana; por el otro, Heidegger de alguna manera introduce su filosofía práctica en la gran corriente ideológica del nacionalsocialismo, le hace “coincidir” en una nueva síntesis que intentará competir con otros filósofos oficiales del IIIº Reich, como Krieck o Baeumler. Esto es bien visible en el “uso” de palabras-hongo de la ideología nazi, como “Decisión”, “Racial-Popular”, “Comunidad Racial-Popular” o “Principio del Caudillo”. Heidegger creía fanáticamente en una reconstrucción, según el modelo griego, de la Volksgemeinschaft, la antigua vida comunitaria germánica, reconstituida sobre la base de una religión “Sangre y Tierra” estética. Esta estetización de la política, muy clara en el trasfondo de su lección: Der Ursprung des Kunstwerkes de 1935, del primitivo movimiento nacionalsocialista, junto con su concepto de comunidad Blut und Boden, es lo que Heidegger valora como núcleo de un nuevo inicio de Alemania. El uso no inocente de términos como Blut, Boden, Volksgemeinschaft, , Führer, Gefollgschaft fulgurando desde faros filosóficos, es suficiente constancia no sólo de su adhesión leal y militante, sino de una aceptación al sustrato racista-biológico del NSDAP. Esto último es negado a rajatabla por el heideggerianismo. El término alemán völkische es difícil (o imposible) de traducir, es una idea-faro nazi que Heidegger utiliza profusamente. Es preferible utilizarla en alemán original, después de señalar su complejidad lingüística. Se puede mal traducir como “nacional-popular” o “popular”. Völksiche es casi una definición alternativa a nacionalsocialismo, por ejemplo: el órgano oficial del partido nazi que dirigía Goebbels tenía como adjetivo esta palabra, Völksicher Beobachter (El Observador racial-popular). Hitler en Mein Kampf la usa con abundancia e incluso la define como definición de su visión del mundo. Con sólo recorrer el índice analítico de la edición oficial de “Mi Lucha” y buscar völkisch y sus derivados, los editores nos re envían constantemente a la palabra “Nacionalsocialismo”. Völkische era otro nombre para la filosofía del partido, sin lugar a dudas. [...] Continuar la lectura

Heidegger & Hitler: filosofía y nacionalsocialismo I

Por Nicolás González Varela

Las manos maravillosas del sonámbulo

Emmanuel Lévinas, un filósofo francés, para muchos, uno de los más grandes pensadores del siglo XX, se preguntaba por la posibilidad que el nazismo, como “Mal Elemental”, estuviera inscripto en la misma filosofía de Occidente, y en particular, en la ontología tan influyente de Martin Heidegger, “en la misma ontología del Ser que se ocupa del ser del Ser”. En 1933, en pleno ascenso al poder del nacionalsocialismo, el filósofo-psicólogo Karl Jaspers en una charla ocasional en su casa, le preguntó a Martin Heidegger cómo se podía considerar apto para gobernar a una nación como Alemania a alguien tan primitivo e inculto como Adolf Hitler, a lo que aquel le respondió: “…no es una cuestión de cultura. ¡Mire qué manos tan maravillosas tiene!”. Jaspers se quedó en silencio, perplejo, reconociendo que Heidegger estaba subyugado no sólo por el nacionalsocialismo como ideología, sino por la capacidad carismática del sonámbulo Hitler. A la vez, aplicando su analítica de la existencia, Heidegger le estaba dando una respuesta filosófica profunda al mismo Jaspers: la capacidad del Führer nada tenía que ver con categorías relacionadas con el racionalismo o una falsa idea de cultura cosmopolita. La relación de Heidegger con el partido nazi está bien testimoniada. A modo de ejemplo: el poeta residente en Badenweiler, René Schikele, anota en su diario personal el 2 de agosto de 1932: “…en los círculos universitarios de Freiburg se cuenta que Heidegger ya sólo se relaciona con los nacionalsocialistas…”; el mismo Jaspers anota en notas póstumas semejantes rumores. Husserl, maestro y padrino en su carrerismo académico, en su correspondencia con D. Mahnke, le señalaba las tendencias políticas evidentes de Heidegger hacia el nacionalsocialismo, en fechas tan tempranas como 1929. Los contactos de Heidegger con el NSDAP se ligaban a su relación con la “NsDStB”, la Nationalsozialistischer Deutscher StudentenBund, asociación de estudiantes nazis, encuadradas en las SA, y su estrecha amistad con su líder regional, Gerhard Kruger, por lo menos desde 1931. Sabemos de su correspondencia con su esposa, un cuadro político nacionalsocialista, que leía diariamente el órgano de prensa del NSDAP, el Völkischer Beobachter, dirigido por Alfred Rosenberg, cuyo motto era Kampfblatt der nationalsozialistischen Bewegung Großdeutschlands (Diario de combate del Movimiento Nacionalsocialista de la Gran Alemania) o que ya en 1932 votó las listas nacionalsocialistas. No es casualidad la referencia misteriosa de Heidegger a las características olímpicas del Führer. El papel de Hitler como líder carismático y el culto a su personalidad heroica proporcionó la fuerza motriz de la dinámica del SS-Staat, desempeñando su imagen varias funciones fundamentales de integración, movilización, legitimación. La excepcionalidad del estado nazi (o fascista) no puede separarse de la excepcionalidad carismática de la figura de su líder y la retroalimentación en el rizo ideológico. [...] Continuar la lectura

La Ninfa Inconstante

Un libro inédito de Cabrera Infante

“Ah, bella blonda, monda y lironda. O monda sola. Ella, rubia, se doblaba sobre la guitarra amarilla mientras Branly ejecutaba, ése es el verbo, un bolero, [triste como la tarde], cantó” (p. 167).

La noticia urgente, lo que se impone antes de cualquier consideración, es que Guillermo Cabrera Infante ha vuelto. Cuando sus seguidores ya se creían condenados a releer con la esperanza de olvidar cuanto antes para volver leerle otra vez, hete aquí que de pronto resurgen la voz, la cadencia y el espíritu lúdico del Guillermo Cabrera Infante de toda la vida. Increíble. “La ninfa inconstante” engloba tres historias simultáneas que en realidad son una porque, si bien cada cual tiene su propia entidad, ninguna podría existir por separado. Pero no sigo por este camino porque lleva derecho a la metafísica y es preferible el método enumerativo, que resulta algo premioso pero más asequible. Guillermo Cabrera Infante no cesó de escribir hasta casi el final de su vida, y de los inéditos que dejó se rescata ahora “La ninfa inconstante”, una novela que está “a la altura de las obras maestras” del escritor cubano y que vuelve a demostrar su capacidad para “hacer poesía en la prosa”. “‘La ninfa inconstante’ es puro Guillermo, porque la enfermedad le impidió retocarla”, le decía a EFE Miriam Gómez, viuda de Cabrera Infante, minutos antes de que empezara la presentación de este libro, editado por Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, el mismo sello que en 2009 comenzará a publicar las Obras Completas del novelista cubano, uno de los más importantes de su generación. La sinopsis: Estela no llega a los dieciséis años ni al metro sesenta ni tampoco alcanza a entender la palabrería de ese crítico de cine que se ha enamorado de ella. Él tiene ya una edad y una esposa que ha dejado de esperarlo despierta… Pero ésta no es otra de esas historias de amor en la que un maduro intelectual queda atrapado por la belleza de una ingenua adolescente, porque Estelita tiene un plan que es de todo menos inocente. De fondo, música de bolero y una Habana ruidosa y sensual. Puro Guillermo Cabrera Infante. La aparición de una novela inédita de Cabrera Infante es un acontecimiento editorial, y a la presentación acudieron varios escritores, entre ellos Mario Vargas Llosa, “muy amigo” del autor de “Tres tristes tigres”, al que quiso y admiró “mucho como escritor y ensayista”, según le decía a Efe. Cabrera Infante tenía siempre su casa de Londres “abierta para todo el mundo” y hasta ella se acercaban “jóvenes escritores, que son los que sostuvieron a Guillermo durante todos esos años terribles” en que el novelista se sentía rechazado por su país de origen, afirmaba Miriam Gómez, “pero, qué mejor trabajo que ver publicado todo eso que dejó, porque así compruebo que Guillermo está más vivo que nunca”, tras asegurar que no ha tocado “ni una palabra” de lo que escribió su marido. “Guillermo hace poesía en la prosa y no se le puede tocar nada”. La actriz cubana está ilusionada con “el gran número de inéditos” que hay de su marido, entre ellos novelas como “Cuerpos divinos” y “Mapa dibujado por un espía”, en las que ya trabaja. En el prólogo de “La ninfa inconstante”, Cabrera Infante deja claro que no le interesaba “eliminar y mucho menos cambiar” su pasado, y gracias a “la máquina del tiempo” que es la memoria, el escritor puede volver a vivir “ese tiempo infeliz, feliz a veces”. Miriam Gómez desearía que el legado de Cabrera Infante fuese a parar a Cuba, “pero es imposible. Lo más fácil es que lo depositemos en la Universidad de Princeton y que luego lo donen a Cuba cuando este país sea un lugar democrático”. Como leiv motiv de su obra póstuma Cabrera Infante no regala una máxima borgiana: “Un gran poeta ha dicho que no hay mayor dolor que recordar el tiempo feliz en la desgracia. Y el dolor desgraciado visto desde la felicidad, ¿qué dolor da. [...]. Es decir, me voy a sentir. Porque todo pasa en el recuerdo, o más bien ha pasado en el tiempo”. [...] Continuar la lectura

La ausencia fosforescente

casullo2.jpgNicolás Casullo fue escritor, ensayista, novelista, docente de la carrera de Comunicación Social en la Universidad Nacional de Buenos Aires, y director de la revista “Pensamiento de los Confines”. Cuando se produjo el Mayo Francés, se encontraba en París. Producto de esa vivencia es el libro “París 68. Las escrituras, el recuerdo y el olvido”. Como otros tantos intelectuales del país, Casullo debió exiliarse en noviembre de 1974. Su primer destino fue Cuba, por cuatro meses. Caracas, Venezuela, fue su segundo destino en 1975. En 1976 viajó a México, donde vivió hasta el año 1983. En ese año regresó al país.
Entre sus novelas se cuentan: “Para hacer el amor en los parques” (1970), “El frutero de los ojos radiantes” (1984) y “La cátedra” (2000).
Entre sus ensayos: “La comunicación, una democracia difícil”(1986), “El debate modernidad-posmodernidad” (1988), “Viena del 900: la remoción de lo moderno” (1992), “Itinerarios de la modernidad” (1996), “Modernidad y cultura crítica” (1998), y “Palabras a destiempo” (1999)).

La Comisión de Medios Audiovisuales Nicolás Casullo -en Carta Abierta- lo recuerda.

La Cadencia del Asunto 2

2929577558_be44a8e3fc_o.gifMiércoles 15 de octubre, 19 hs.

———————

El pez dorado

Por J.M.G. Le Clézio

Traducción de Mercedes Corral / Tusquets Editores, S.A. / 1.ª edición: diciembre 1999

Para descargar pdf clickear aquí.

Nación Apache o la alegría de un baile de disfraces

Por Nicolás González Varela

[Texto enviado para el cierre de las Jornadas Culturales Nación Apache.]

Debo confesar que abrí mi primer blog en marzo de 2002, en la ya desaparecida Tripod (Lycos). Se trataba de una bitácora colectiva, eminentemente política, de agregación de noticias e intervención, de autoría anónima, generada por la crisis y la movilización de la sociedad argentina en 2001. En el momento de abrirla y trabajar sobre ella no tenía ni idea de qué era un blog, lo fui sabiendo a lo largo de mi trabajo como bloggero inconsciente… La teorización de algo es siempre como el vuelo de Minerva, sucede después que terminó el día. Aunque los blogs datan de principios de los años 80 (noticiarios en línea, diarios en línea, y las secciones What’s New de las homepages personales) comenzaron a popularizarse alrededor de 1998 (no lo digo yo, sino Rebecca Blood en We’ve Got Blog). Lo que hacían era ofrecer nombres de lugares y coordenadas en la red —como una bitácora. Proporcionaban, según Blood, “una valiosa función de filtro para sus lectores”. Ese pequeño y acogedor mundo (que incluía los BBS, los boletines) estalló en 1999, el año en que apareció en Internet un puñado de herramientas reunidas por el lema “construya-su propio-blog” (LiveJournal, Diaryland, y la más importante, Blogger, ¡gratuita!, cortesía de la empresa Pyra Labs). Después de eso, cualquiera que tuviera una computadora (cada vez más baratas) y acceso a Internet era potencialmente un blogger. Simplemente buscabas un servicio como Tripod, mi caso, luego seguías las instrucciones: elija un nombre para su blog, considere qué tanto debe revelar en la página “About Me”, decida si permitir o no comentarios de los lectores y escoja una plantilla, incluyendo el formato, la fuente y la pantalla de fondo. En esa época hasta me atreví a abrir un foro de discusión enlazado a la bitácora. Y todo con toscas nociones de HTML. Aprendí que el blog es esencialmente un diario o bitácora que aparece en un sitio de la red. Un daily log que se escribe en línea, se lee en línea, se corrige en línea. Está ahí para que cualquier persona conectada a Internet pueda verlo, leerlo y (en muchos casos) comentarlo y utilizarlo. Los textos que se suben a la red, o posts, se organizan en un orden cronológico inverso, como un montón de correos sin abrir, con los nuevos posts hasta arriba y los viejos debajo. La palabra “blog” es una palabra mixta para web-log o weblog. En 1997 Jorn Barger, el autor de Robot Wisdom, un sitio de la red curioso y lleno de textos sobre James Joyce, inteligencia artificial y el judaísmo como racismo (él mismo tiene fama de racista), acuñó la palabra-clave: weblog. En 1999 Peter Merholz, el autor de un weblog llamado “Peterme”, la dividió en dos así: we blog, nosotros blogueamos, dando a luz, a la vez, un verbo y un sustantivo. Nació entonces “blog”. Un tal Justin Hall, quien escribió desde 1994 su blog personal, mientras era estudiante de la Universidad de Swarthmore, es reconocido generalmente como uno de los primeros blogueros, es el San Agustín de la blogolaxia. Como premio a su carácter pionero terminó nada más ni nada menos que en la revista “Wired”. [...] Continuar la lectura

La espiral de la decepción según Gilles Lipovetsky

Lipovetskydeception.jpgLa sociedad de la decepción recoge una larga y jugosa entrevista en la que el destacado sociólogo Gilles Lipovetsky contextualiza su formación intelectual, describe las últimas tendencias de la sociedad de la abundancia y expone por primera vez un ideario moral que permite conocer su posición frente a los problemas actuales y comprender en profundidad las distintas perspectivas presentes en los ambiciosos análisis de La felicidad paradójica, su libro inmediatamente anterior. Lipovetsky se confiesa testigo de su época, no necesariamente partidario de la política que fomenta su dinámica. «El momento actual -dice- se caracteriza por la desmitificación del futuro.» Los sueños del progreso hace tiempo que produjeron monstruos y las instituciones despiertan desconfianza. «Dado que se prolongan las esperas democráticas de justicia y bienestar, en nuestra época prosperan el desasosiego y el desengaño, la decepción y la angustia.» Es el precio de la democracia, como ya vaticinaba Tocqueville. Pero la entidad que promete la felicidad del ciudadano no es la democracia: ésta sólo garantiza la libertad del individuo. Es el capitalismo consumista el que dice que el derecho a desear es el derecho a quedar satisfecho. Lipovetsky prevé el aumento del malestar (se han multiplicado los suicidios y las psicopatologías), pero también cree que el consumo se cansará de sí mismo y dará paso a una cultura más sobria. El capitalismo siempre tiene enemigos y no deja de producir anticuerpos, unos más eficaces que otros, según las épocas: en la nuestra cabe señalar el voluntariado, las ONG, el ecologismo responsable, la idea del comercio justo y la del desarrollo sostenible. La prosperidad y la abundancia también han generado reflexión sobre el derroche y el desamparo de los más débiles. El mercado ha conseguido transmutar los valores y los sentimientos, pero no comercializarlos del todo.Gilles Lipovetsky es un sociólogo francés, nació en París en 1944. Es Profesor agregado de filosofía en la Universidad de Grenoble y Miembro del Consejo de análisis de la Sociedad, además de otros cargos oficiales. En sus principales obras analiza lo que se ha considerado la sociedad “postmoderna”, con temas recurrentes como el consumo, el individualismo contemporáneo, la cultura de masas, el hedonismo, la moda y lo efímero, los mass media, el culto al ocio, la cultura como mercancía, el ecologismo como disfraz y pose social, etcétera. Es el autor de superventas como La era del vacío, El imperio de lo efímero, El lujo eterno, El crepúsculo del deber, La tercera mujer, Metamorfosis de la cultura liberal, Los tiempos hipermodernos, La felicidad paradójica y La sociedad de la decepción. Su último libro es L’écran global. Culture-médias et cinéma à l’âge hypermoderne (avec Jean Serroy), Seuil, 2007. Ha sido considerado «el heredero de Tocqueville y Louis Dumont» (Luc Ferry) y «una estrella de los analistas de la contemporaneidad» (Vicente Verdú).En exclusiva para los lectores de NA presentamos el primer capítulo de la edición en español de La société de déception , éditions Textuel, 2006, editado por la editorial Anagrama como “La sociedad de la Decepción”, (2008) una larga entrevista a cargo de Bertrand Richard. Traducción de Antonio-Prometeo Moya (Editores de Nación Apache) [...] Continuar la lectura

¿Cómo se puede escribir de otra manera?

celinePor Jean-Marie G. Le Clézio

No se puede no leer a Céline. Un día u otro se llega a él, porque es así, porque está allí, y no lo podemos ignorar. La literatura contemporánea pasa por él, como pasa por Rimbaud, por Kafka y por Joyce. Céline pertenece a cierta cultura siempre en estado naciente que es en cierta forma el sueño del pensamiento contemporáneo.

Se llega a él, y sin embargo, él no hace nada para eso. No busca fieles. Los rechaza. No quiere ser parte de la cultura, ha cerrado las puertas de su universo, y se burla. A aquellos que se aproximan, los rechaza. Huye de todos aquellos que quieren encerrarlo en la gran máquina de clasificar, de sistematizar. Sabe estar lejos de los homenajes. No aceptó su sepultura. [...] Continuar la lectura

El candidato eterno

le clezioEntrevista a Jean Marie Le Clézio

[El nombre de este escritor francés es uno de los que resuena, año tras año –al igual que los de John Irving o Philip Roth, por ejemplo– como una fija para obtener el Premio Nobel de Literatura. Pero, muy a pesar suyo, aún no ha llegado ese momento. Acaba de visitar la Argentina con la excusa de la edición de dos de sus libros, y en esta charla repasa sus comienzos literarios y conversa sobre Franz Kafka y la escritura automática.]

Por Guillermo Piro

No es la primera vez que Jean Marie Le Clézio visita la Argentina. En 1983, bajo la democracia incipiente, asistió, casi de incógnito, a una mesa redonda sobre un tema que, a su juicio, significaba casi haber sido invitado a su propio entierro: “¿Qué es la creación?”. A pesar de que los otros expositores (Marcos Aguinis, Luis Gregorich, Sergio Sinay) se movieron entonces con agilidad en el tema Le Clézio, cuando llegó su turno, se mostró renuente y optó por hacer lo que mejor sabe, esto es: contar historias. Y fue lo que hizo, haciendo un relato pormenorizado de cómo construía una guitarra un luthier conocido suyo, a quien había visto trabajar algunas veces. Hoy, menos ignoto que entonces, candidato fijo, cada año, al Premio Nobel de Literatura, volvió a visitar Buenos Aires y por dos serias razones: la edición, en la Argentina, de dos libros de su última producción, El africano, traducido por Juana Bignozzi (Adriana Hidalgo), y Urania, traducido por Ariel Dilon (El Cuenco de Plata).

La carrera literaria de Le Clézio comienza súbitamente en 1963, cuando con sólo 23 años obtiene el Premio Renaudot (compitiendo nada menos que con La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa) con su novela El atestado. A ella seguirían (traducidas al castellano, pero inhallables hoy) El diluvio y La guerra, así como Viajes del otro lado (publicada en Uruguay), Mondo y otras historias (Eudeba), Desierto y Onitsha (Debate), El buscador de oro y Viaje a Rodrigues (Versal) y La cuarentena y El pez dorado (Tusquets). También hay traducciones de libros suyos de tinte antropológico, como El sueño mexicano o el pensamiento interrumpido, y biográfico, como Diego y Frida, sobre Diego Rivera y Frida Kahlo, una gran historia de amor en tiempos de la revolución. Perfil habló con él y revisó, sumariamente, su obra.

—¿Qué significó haber obtenido, a los 23 años, el Premio Renaudot, entrar en la literatura por la puerta grande?

—Para mí fue una decepción, en realidad. Yo había enviado la novela al premio Formentor, que se daba en España, y cuyo premio consistía en quince días de residencia en esa isla, con todo pago. Pero obtuve el Renaudot, para mí un premio de segunda, al que envían sus obras los que no obtienen el premio Goncourt. El premio Formentor era interesante, además, por su carácter internacional. Quien recibe el premio ese año fue Uwe Johnson, un autor alemán que tenía casi mi misma edad. [...] Continuar la lectura

Kondal-Berna

[Texto olvidado, publicado por El Llibreter, quien da cuenta de la historia del hallazgo: Enrique Vila-Matas me envió un mail para informar sobre la existencia de este texto. Un amigo, Miquel Adam, me proporcionó una copia y Jordi Carrión el correo electrónico de César Aira, quien consultó con la hija de OL para autorizarme a publicarlo.]

Por Osvaldo Lamboghini (*)

… en la pasión que provoca la posibilidad…
1
—¿Quiere usted ser un Kafka?
Yo sí. Lo soy, y también lo soy yo. Tengo por el Amor un respeto de Culebra, reptante. El latido de la barriga contra el ardor del desierto. Escribo. En la silla me siento y sé mirar una clavícula. Contemplarla a ella en sus senos, y aun cuando dice: «con la pierna hice un movimiento».
2
Que haya paz. Éste es un pequeño intento de practicar el arte de quedarse en casa. Los cigarrillos se queman con la variación del fémur, pelvis de rey. La respiración es casa. El mismo cuerpo (del otro) se niega a continuar. Una desgracia de balcón, cómo penetrar en los secretos de las señoritas de Kierkegaard. Mi cultura no me permite recoger los pasos, y, sin embargo, recogí mis pasos. ¿Qué he vuelto? Un buen almuerzo, un rato de televisión-dormitar luego. Y mucho té (contra los símbolos).

[...] Continuar la lectura