Ingreso

Archivo para junio, 2007

De cómo dejé de ser inédito y me convertí en objeto de colección

Por Omar Genovese

Todo comenzó con un mensaje cifrado. El comentario de una mujer en mi blog. Se refería a Teoría del Silencio, una serie de textos cortos que fuera también blog, y que ahora engrosa un libro de ensayos a la espera de edición, si es que alguna vez tal desatino ocurre. Dicha persona me contesta por mail que a partir de Teoría del Silencio realizó otro proyecto (un libro original, único), que se expuso en la Feria de Bogotá y pasó a manos de un coleccionista alemán que vive en New York. No detalla la cifra en juego, ni las características de semejante transacción. Pero me queda una profunda duda. ¿Debo consultar con Di Nucci, Andahazi, Piglia, Schavelzon, Bucay o algún otro ser entrenado en las lides del plagio? ¿O es que se trata de otro caso de intertextualidad instantánea? [...] Continuar la lectura

Manifiesto vomitivo-biológico

Por Marcelo Ballvé

A Oswald de Andrade

Hasta ahora algunos,(1) pero pocos, manifiestos a lo largo del tiempo han puesto el foco en el concepto de la biología o la naturaleza como manera de sobreponerse a lo frustrante de lo humano-real. Las contradicciones que vive el hombre: objetividad/subjetividad, individualidad/colectividad, día/noche; intención/resultado, comunicación/desentendimiento, tiempo/eternidad, miedo/amor—todas se pueden medir como resultado de una equivocación inicial. Es el error que se encuentra en la raíz misma de todo lo racional: pensamos que hay una perfección, un más allá, un paraíso perdido que debemos hallar a través de cualquier medio que esté disponible. Y lo torcemos todo al servicio de este fin. Pero no existe tal fin. [...] Continuar la lectura

¡Yo falté, señorita!

Por Hugo Asch

Hola Raulo.
 
Era Napalm. Lo que le gustaba oler a Duvall en la inolvidable escena de Apocalypse Now. Ignoro la diferencia entre la pólvora y el Napalm, si la hay. Y si no la hay, perdón por mi ignorancia, nunca fui bueno en química. Pero dice Napalm. Me acuerdo porque la ví 327 veces.
 
Leí tu columna y me parece admirable dar tantas explicaciones por tu voto inmaculado. Lo mío fue algo más trasgresor. Ni fui. [...] Continuar la lectura

Por qué voté en blanco

Por Raúl García Luna

Personalicemos. Sin dictar cátedra ni excusarnos por nuestros actos. Porque es nuestro constitucional derecho. Pero antes que nada, dejemos en claro que esto fue escrito antes de la elección del domingo 24 de junio de 2007 a gobernador de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Votación que, dicen los que saben, influirá decisivamente en las presidenciales de octubre. Y por Dios –aun sin ser creyente–, para este arbitrario escriba, “octubre” será por siempre otros octubres: la Revolución Rusa y aquel 17 del ’45 en que los “cabecitas” se mojaron los pieses –así se dice cuando son muchos pies– en la Plaza de Mayo. Octubres que cambiaron la Historia, claro. Avanti… [...] Continuar la lectura

El neo republicanismo

Por Nicolás Enrique Puente

Pero el hecho es que no es en modo alguno verdad que el número sea “ley suprema”, ni que el peso de la opinión de cualquier elector sea “exactamente igual”. También en este caso los números son un simple valor instrumental, que dan una medida y una relación: nada más. ¿Qué es, por otra parte, lo que se mide? Se mide precisamente la eficacia y la capacidad de expansión y de persuasión de las opiniones de pocos, de las minorías activas, de las élites, de las vanguardias, etc., o sea, su racionalidad o historicidad funcional concreta.

Exceptuando al trotzkismo, la oposición política en Argentina parece encontrarse sumamente preocupada por el estado de situación de la división de poderes, de allí que buena parte de ella, luego de la licuación de los grandes partidos nacionales, haya agregado a las nuevas denominaciones partidarias la palabra república en cualquiera de sus posibilidades. [...] Continuar la lectura

Harto del kitsch

Por Damián Tabarovsky

Uno de mis canales de TV favoritos es VH1, no tanto por los videos de rock sino por las increíbles listas clasificatorias que suelen pasar. Programas como Las 20 peores cantantes de los 80 o Los 100 romances más idiotas de Hollywood son pequeñas maravillas que jamás me pierdo. En realidad, se inspiran en las listas de E!, sólo que al carácter mainstream del canal de chimentos le da una vuelta de tuerca irónica (charlando sobre esto con unos amigos, se nos ocurrió armar una versión argentina del asunto, con listas del tipo “los 10 peores escritores actuales”, “los cinco periodistas más incultos”, “los 7 premios literarios que no terminaron en una causa judicial”; y otros por el estilo, que ni vale la pena mencionar). [...] Continuar la lectura

Qué es la angustia

Por Horacio Salas

Jean Paul Sartre ocupó 904 páginas de El ser y la nada para definir qué es la angustia.
Homero Expósito lo dijo en 3 versos: [...] Continuar la lectura

Leloir

Por Federico Kukso

Si bien es parcialmente cierto que la muerte y los años tienden a “lavar” la vida de una persona/personaje orientando al difunto hacia la santificación, el caso de Luis Federico Leloir es tan excepcional que escapa con justicia a esta ley condenatoria de la historia. Mezcla extraña de mito, arquetipo y figura endiosada, lo cierto es que detrás de todas estas capas de significación decantadas con los años (y que muchas veces tienden a nublar la mirada) existió un hombre: aquel argentino que logró con éxito sobreponerse a la postura indiferente con respecto a la ciencia –tan propia de este país habituado a reclamar hallazgos, inventos e innovaciones en condiciones paupérrimas y lamentables– y salir airoso con un descubrimiento bioquímico genial que le garantizó ni más ni menos que un Premio Nobel. [...] Continuar la lectura

Yoruguas eran los de antes

Por Raúl García Ross*

Tontear es una costumbre que suele tener la gente. En esa línea, tonterías se han escrito y se escriben. Este es el caso, y esta la peregrina idea que se le ocurrió al que suscribe: aflojar tirrias humor mediante. Recuperar el añejo idilio. Besarse más. No sacar los pies del plato. Todos para uno y en un mismo lodo todos revolcáus, etcétera. Y no me van a creer si les digo que no pocos profesionales serios (ni tantos ni tan serios, buéh) ya han rubricado este anteproyecto de re-hermanamiento con los inimputables primos de la vecina orilla, francamente emperrados en defender causas ajenas y de antemano perdidas. Pero eso es materia opinable, y acá no se opina: acá sólo se tiende una mano amiga (allende aguas servidas, psé), tibia como las tardecitas montevideanas y húmeda como las mañanitas porteñas. OK, a lo nuestro, y ríase la gente. Si puede y quiere, claro. Pero no aclare que oscurece, etcétera. De frente, march: [...] Continuar la lectura

La rebelión de los floreros

Por Liliana Viola

[La historia de la magia, como tantas otras historias, ha sido escrita por varones. Para ellos es el apelativo mago, que puesto en femenino remite de inmediato a un nombre propio –al menos por estos lares–, patrimonio de la literatura. De ellas se desconfía, se delatan sus trucos o se las quema como brujas. Sin embargo, las magas resisten y marcan la diferencia: “A nosotras –dicen si se les pregunta– no se nos ocurriría poner en el escenario a un hombre como un florero”. A ellos evidentemente sí, pero estos floreros –que se serruchan o se desaparecen– tienen qué decir y cómo ilusionar.] [...] Continuar la lectura

Cuando la antipolítica se piensa políticamente correcta

Por Lic. Alejandra Vallespir*

—Yo voy a votar a Macri, y sabés por qué? Porque fue el único que me dio a leer su propuesta, me dieron un folleto en la calle.
—Lo leíste y te gustó lo que propone?
—No ni idea, no lo leí porque no me interesa la política, pero fue el único que me dio algo para leer.
Estudiante de Derecho, Facultad de Derecho, UBA.

El fenómeno del vaciamiento de la política no es nuevo. Se inicia en 1976 con la última dictadura militar. Previo a la dictadura, fracciones de la pequeña burguesía y la clase subalterna eran decidida y declaradamente militantes: en sindicatos, en organizaciones de superficie, en las organizaciones armadas. La política era parte de la vida cotidiana. La payasada militar no estaba errada cuando decía “Proceso de Reorganización Nacional”, efectivamente reorganizaron la sociedad, escindiendo la política de la vida diaria, eliminando la vida política. [...] Continuar la lectura

La nostalgia del corresponsal

Por Raúl García Luna

En general, todos sabemos qué es un corresponsal: un periodista que el diario o revista del caso envía a un territorio más o menos lejano, a cubrir tal o cual noticia en vivo, o más usualmente a residir de manera permanente allí, para reportar todo lo que suceda en ese país o región del globo. Pero, en particular, nadie sabe qué es un corresponsal: imaginamos a un aventurero metido en guerras y embajadas, a un fisgón con una libretita de anotaciones, a un cronista en tren o jet o camello que maneja diez idiomas y es capaz de pasar hambre e incluso arriesgar el pellejo por una primicia. Y, en parte, es así. No hay periodista de planta que no envidie al corresponsal: el tipo sale en fotos con chaleco de cazador, y lo que dice o escribe es adrenalina pura. Máxime si lo hace desde Irak… para luego retornar a París o Madrid o Londres a lamerse las heridas entre copas varias y anécdotas inéditas. [...] Continuar la lectura

Porteños 2007: no tan distintos

Por Fabián Vique

Me llegó un mail donde una larga lista de intelectuales progres estampa sus firmas mancomunadas en las espaldas de Daniel Filmus. ¿Autocrítica por la gestión del amigo Ibarra? Nada de eso. Terror porque piensan que el Buenos Aires progre se volvió facho de la mañana a la noche y sin avisarles. [...] Continuar la lectura

La pauperización social del centro

Por Damián Tabarovsky

Al comienzo de un poema llamado “Ciudad Pronto (ya mismo)”, la poeta española Mercedes Cebrián escribe: “Al final, lo redujeron todo/ a extrarradio/ y quitaron el centro”. Cebrián nació en 1971, y hasta el momento publicó dos libros: El malestar al alcance de todos, donde entrelaza relatos con poemas, y Mercado común, donde sólo hay poesía. Cebrián es una de las poetas españolas jóvenes más interesantes; lamentablemente, sus libros no circulan en Buenos Aires, pero hace poco el Diario de Poesía publicó algunos poemas suyos. Muchas de las notas que se han escrito sobre ella la identifican como una renovadora de la poesía política, de cierta tradición de protesta. Algo de eso hay, pero para mí la suya es una poesía que relee la tradición de autores como Jaime Gil de Biedma, cruzada por un fuerte pensamiento sobre lo urbano. De hecho, en el poema en cuestión, se lee: “Yo he conocido el centro: sonará cacofónico/ pero el centro era altrezzo, decorados variables –cerraron este bar,/ abrieron una agencia/ de viajes– para un estrellato/ modesto, adaptado a nosotros”. [...] Continuar la lectura

Se viene el estallido

Por Federico Kukso

Existen cálculos imposibles, aquellos que el solo hecho de escucharlos arrima al oyente a una sensación de incredulidad y duda de que en cierto momento alguien incurrió en una alevosa manipulación de cifras mucho más flagrante que un inocente redondeo. Sin embargo, estos cálculos aproximativos –el número total de átomos del universo, de glóbulos rojos en el ser humano, de granos de arena en el planeta– son consoladores. Conocerlos es mejor que no conocerlos, aunque en el fondo uno sepa que se le está vendiendo un buzón; y encima, maquillado. [...] Continuar la lectura

Hoy es el día del escritor

Salud a todos los que merezcan tal calificación, mal que les pese.

Según parece, la fecha toma como señal la muerte (suicidio) de Leopoldo Lugones.

¿No había otro para elegir?

800 es mucho más que 300

Por Omar Genovese

Hoy recibí un mensaje cifrado, como el título (arbitrario), decía: “Te dejo a vos el honor del post número 800”. Semejante piedra, pensé, para un ahogado en alta mar. Yo, que nunca gané ni en rifas, casinos, lotos y demás conjuros numerales. Pero todos sabemos (de manera experimental, carnal, directa) que la suerte no es más que una manifestación aleatoria de esa rara mixtura entre lo que denominamos destino, casualidad y una suma inigualable de causalidades. [...] Continuar la lectura

El sentido imposible

Por Damián Tabarovsky

Hace poco una amiga, casi al pasar, me dijo una frase terrible: “Lo tuyo es la novela, mucho no te gusta la poesía”. Estábamos cenando en una cantina cerca de Avenida de Mayo, y de golpe tuve la sensación de estar experimentando eso que Lyotard llamó “diferendo”: el momento en que la víctima tiene que demostrar su condición de víctima. Estaba en un callejón sin salida, así que inmediatamente me encontré diciendo que no era así, que si bien yo no soy poeta sí había traducido a muchos poetas, que había escrito artículos sobre poesía, y que una parte importante de mi biblioteca es de poesía… Por supuesto que al día siguiente atosigué el correo de mi amiga con esas traducciones y artículos, aunque dudo de que hayan llegado a causar algún efecto. [...] Continuar la lectura

Perdón por el polvo

Por Liliana Viola

Estúpidas mujeres del mundo, ¿siguen allí? ¡Despierten!

Basta con empezar a leer el ejemplar Narrativa completa de Dorothy Parker para oír el grito. Luego, constatar que las mujeres de las que ella habla, efectivamente siguen allí.

Pocos autores pueden suscitar esta urgencia por responder después de haber tenido que acarrear sus libros de un siglo para el otro. Dorothy Parker nació en el XIX, vivió en el XX y resucitó en el XXI casi sin haberse muerto. [...] Continuar la lectura

Divagues sobre el arte, la propiedad y todo eso

Por Jack Celliers

La cosa empezó en este post de Hargentina, el blog de Tino Hargen (Julio Zoppi), a propósito de unas declaraciones de Josefina Ludmer respecto de la cultura y el plagio. [...] Continuar la lectura

La cifra inconclusa

Por Omar Genovese

(A propósito de la justificación de Sergio Di Nucci.)
 
Explicar un libro es como explicar la nada: el intento se aborta de inmediato. ¿Para qué escribir un libro si tan luego debo explicarlo? La obra con guía de lectura, estancos del pensamiento: todos los cerebros deben unificarse. Sugerencias de un chef que no supo con qué gusto sazonar. [...] Continuar la lectura

En la boca del lobo

Por Liliana Viola

Sólo después de avanzadas varias páginas de la novela es posible advertir el tiempo en el que transcurre su pequeña historia: la última dictadura militar. Para entonces, la protagonista, que parecía destinada a una serie de episodios nimios, cotidianos y sobre todo pueblerinos, se ha convertido en emblema del “abombamiento”, palabra con la que ella misma podría definir ese estado intermedio entre el percibir indicios y el desecharlos sin querer. Para entonces, Gabriela, la profesora de matemáticas que un día decidió dejar Tandil e irse a dar clase donde realmente su vocación resultara de alguna utilidad, está en peligro. Corre peligro, puede poner en peligro a quienes la rodean, sigue de todos modos actuando guiada por sus principios y su sentido común mientras no alcanza a tener cabal noticia de lo que ocurre. [...] Continuar la lectura

Una ausencia lúcida

Por Damián Tabarovsky

Caminando por la Avenida Corrientes encuentro, saldada, una pila del libro del cronista Martín Caparrós, llamado Qué país. Informe urgente sobre la Argentina que viene, publicado en 2002 por la editorial Planeta. No estaba enterado de la existencia del libro, supongo que no me interesa ese tipo de productos que hacen del saldo no su injusto destino final, sino su condición inicial. Además, tanto y tanto se ha escrito sobre la crisis de 2001, que a veces pienso que si se hiciera el cálculo de las palabras escritas sobre el tema, terminaríamos descubriendo una hiperinflación aún mayor que la que, por entonces, pronosticaban López Murphy, Hadad, Laje y muchos otros empleados del pensamiento único. [...] Continuar la lectura

Nada que ver con otra historia

Por Bruno Morales

Siempre serán odiosas las palabras de un premiado, dije al recibir el Premio La Nación-Sudamericana. Más aún lo advierte el premiado en el trance de explicar su libro.

Mucho tiempo me llevó pensar Bolivia Construcciones, novela que narra la vida de dos inmigrantes bolivianos en la villa del Bajo Flores. Mucho más que escribirla. Como dije aquella noche del premio, hay fines y medios. El fin, que alcancé, era la donación a una ONG boliviana: el 6 de diciembre, recibido el dinero, lo entregué a ADA. La novela era el medio. A la vez, desafío: una novela de incidencia política que fuese muy literaria. [...] Continuar la lectura