Ingreso

Archivo para la categoria 'tinta negra'

Educador y difusor cultural, perseguido y censurado judicialmente

Por Edgardo Balduccio

 

La bibliocultura seguirá haciendo la competencia, todavía durante un cierto tiempo,a muchas otras formas de publicación que se sustraen a las formas heredadas de la autorización, de la autentificación, del control, de la habilitación,  de la selección, de la sanción, incluso de mil otras formas de censura.
Jacques Derrida


Mientras miraba las novedades en alguna de estas redes sociales que están en auge hoy en día, me encontré con que la Cámara Argentina del Libro inició acciones judiciales contra dos sitios web que para nadie -de los que amamos la literatura o la filosofía- pasaron desapercibidos.

Uno de ellos es Jacques Derrida en castellano (http://www.jacquesderrida.com.ar), y el otro, Heidegger en castellano (http://www.heideggeriana.com.ar). Ambos –junto con Nietzschiana.com.ar, al que no alcanzó la mano de la justicia- eran mantenidos por Horacio Potel, profesor de Ética y Epistemología la Universidad Nacional de Lanus y difusor de este material en internet desde 1999.

Aquí uno se pregunta qué es lo que anda mal como para que algún grupo (tendría que agregarle el adjetivo “parásito”, como lo hizo una amiga editora no hace mucho tiempo, pero no lo haré) quiera aprovecharse del sudor de otros que ni siquiera están en el mundo de los vivos y eran férreos promotores de la democratización de la palabra.

La obra completa de Heidegger o Derrida se puede conseguir a cuatro o cinco clicks de distancia de nuestra pantalla en formato PDF o word, entonces, ¿qué pretenden con esta persecución? Con una red grande y anónima como es internet, esos textos son fácilmente reproducibles y a distancias inalcanzables para los Camaristas Argentinos del Libro; cuando una censura (legal, pero censura al fin) se produce, la experiencia de alguien que conoce un poco la red dirá que al poco tiempo esos textos estarán multiplicados ene veces por todos los rincones del planeta, donde la Cámara Argentina del Libro no podrá llegar nunca.

José Ingenieros escribía en sus Fuerzas morales: La justicia tiene un valor superior al de la ley. Lo justo es siempre moral; las leyes pueden ser injustas. Acatar la ley es un acto de disciplina, pero a veces implica una inmoralidad; respetar la justicia es un deber del hombre digno, aunque para ello tenga que elevarse sobre las imperfecciones de la ley.

Digo, no está mal que alguien elija pagar para leer, lo que está mal es que no podamos optar, y que mientras muchos cultores de la literatura, educación o el arte en general, trabajan para la gente sin recibir un mango, otros quieran destruir su esfuerzo y cobrar por hacer llamadas por teléfono y disponer de un papel que diga que son dueños de lo que escribió otro, al que posiblemente, nunca hayan leído.

Y con el perdón de la Cámara, esto, por donde se lo mire, no es justo.

La vuelta del peronismo

t043dh02.jpgPor Diego Vecino

Aquí se debate literatura. Aquí se debate casi toda la literatura. Nos tiramos a casi todos los pozos y cometemos papelones radiales en ese afán atolondrado de adolescencia tácita, de amorfidad bloggeril. Bueno, queda claro que vamos a hablar de otro tema y espero poder resolver estos parrafitos dentro de los diez minutos que siguen así me puedo ir a leer y a dormir y a despertarme y a trabajar en condiciones normales de presión y temperatura, que es la única noción útil que me quedó del secundario.

[...] Continuar la lectura

Elogio de la tercera posición

bbn.jpgPor Blas de Santos

[Para Blas De Santos, la clave de la incomunicación entre Tarcus y González no es lo que los separa sino lo que, sin explicitar, comparten.]
 

Mi elogio nada tiene en común con el que recibe la noción de diversidad cuando es la coartada para que el arreglo de las palabras supere la contradicción entre las cosas. Mi encabezado escapa tanto a la justeza del punto medio –un mix que toma lo mejor de los opuestos– como a la alquimia populista que conjuga en la abstracción de sus relatos –el pueblo, la gente y la ciudadanía– libretos inconciliables en boca de sus protagonistas reales. [...] Continuar la lectura

Dos intelectuales, una Biblioteca

Por Carlos Altamirano

La larga crisis que aflige a nuestra Biblioteca Nacional ha vuelto a salir a la luz pública. Ahora a través del conflicto que envolvió al director y al vicedirector de la institución, Horacio González y Horacio Tarcus, dos hombres de izquierda enfrentados por la gestión y por la idea de lo que debería ser la principal biblioteca pública del país. En un mundo tan pequeño y angosto, como escribió Sartre para referirse al reducido mundo de los intelectuales, todos más o menos saben quién es quién. En este caso, González y Tarcus. [...] Continuar la lectura

Breve noticia biográfica sobre Paul Groussac (quien fuera director de la Biblioteca Nacional durante 44 años)

Por Luis Alberto Romero

Nació en Toulouse, Francia, en 1848 y murió en Buenos Aires 81 años después, en 1929. Llegó al país en 1866 y trabajó dos años en la campaña porteña, entre sus connacionales, criando ovejas en San Antonio de Areco. Poco ha escrito sobre su infancia y juventud, sus veintidós años de vida francesa. Es probable que su formación intelectual –aunque no coronada por un título académico– fuera sólida; suficiente, al menos, para que en 1870 se le ofreciera una cátedra de matemática en el Colegio Nacional de Buenos Aires. [...] Continuar la lectura

Los biblioclastas

Por Pablo E. Chacón

[La renuncia de Horacio Tarcus a la subdirección de la Biblioteca Nacional acaso coincida con un momento de debilidad del gobierno, lo que autorizaría a calificarlo de oportunista. Pero sería arriesgado calificar cuando en los protocolos de su dimisión, las razones expuestas son antes que políticas, técnicas. Sobre estas razones, un grupo de intelectuales liberales suscribió una solicitada que ataca la gestión del director, Horacio González, dando la razón al calvo inolvidable Domingo Cavallo: los técnicos son técnicos, y los políticos, políticos.]
 
La renuncia del historiador Horacio Tarcus a la subdirección de la Biblioteca Nacional actualizó los supuestos (y endémicos) males que afectan el funcionamiento de ese instituto, denunciados en una larga -y tediosa- carta de renuncia dirigida al director, el sociólogo Horacio González, un viejo peronista de izquierda (si se me disculpa el oxímoron). Pero la carta de renuncia, saludada por algunos intelectuales como el triunfo del seleccionado argentino en el Mundial 78, también puso sobre el tapete una interna del llamado campo intelectual vernáculo que ni siquiera el mismo ex funcionario pareció calcular podía dispararse. [...] Continuar la lectura

Biblioteca Nacional: superar la crisis

Por NN

[Lo que sigue uno de los editoriales aparecidos en La Nación en el día de hoy. Como es habitual en el diario fundado por Mitre, los editoriales carecen de firma. Pero como en NA somos modestos, abiertos, solidarios y, por sobre todas las cosas, nos aferramos a nuestros principios y a nuestro manual de estilo, el editorial va firmado por NN. Si algún trabajador de La Nación o cualquier allegado puede dar cuenta de quién escribió esto, que nos lo haga saber, porque los NN no nos gustan.]

Con la designación de la doctora Elsa Barber como subdirectora de la Biblioteca Nacional -el cargo que dejó vacante Horacio Tarcus hace dos semanas–, parece haberse calmado por un tiempo la crítica situación institucional de la entidad, aunque las consecuencias de la mencionada renuncia todavía pesan en el ánimo de funcionarios e intelectuales. [...] Continuar la lectura

Falencias de larga data

Por Oscar Terán

No resultan novedosas las falencias que los usuarios de la Biblioteca Nacional padecen desde hace mucho tiempo, resultado de causas profundamente instaladas en su estructura institucional. Los resultados terminales están a la vista de quienquiera mirarlos. No acudiré por razones obvias a contrastar nuestra realidad con la Biblioteca del Congreso de Washington, que incorpora en un día el total de materiales de lo que nosotros en un año . Más interesante es conocer que nuestra Biblioteca Nacional cuenta con 800.000 ejemplares, mientras que la del Brasil multiplica por cuatro esa cantidad. [...] Continuar la lectura

Una reserva de memoria, en crisis

Por Laura Casanovas

La Biblioteca Nacional debe reunir y preservar todo el acervo bibliográfico del país y ponerlo a disposición del público de manera accesible. Cumplida esta misión, puede sumar actividades de difusión cultural. Así opinan intelectuales, investigadores y especialistas argentinos consultados por La Nación sobre la tarea que debe tener una biblioteca nacional, la institución que en un país actúa como reservorio de su memoria. [...] Continuar la lectura

El destino de una institución

Por Hugo Vezzetti

La crisis que hoy estalla en la BN debe ser puesta en perspectiva para evitar una consideración superficial o desviada de un problema de extrema gravedad. Lo que centralmente debe ser sometido a la deliberación pública es el destino de una institución fundamental de la cultura y la inteligencia que ha caído, no ahora sino en los últimos quince años, en un pozo oscuro de ineficiencia y desprestigio. La gestión de Elvio Vitali se inauguró hace dos años con un proyecto de reforma y recuperación de las funciones básicas de la Biblioteca: preservar, organizar y gestionar el acervo bibliográfico nacional, registrar y conservar la producción editorial, ampliar el patrimonio, coordinar un sistema de bibliotecas, crear dispositivos diversos (que hoy son digitales) que favorezcan el conocimiento y empleo de esa base documental por un amplio conjunto de lectores y, particularmente, por los investigadores. [...] Continuar la lectura

No es una discusión en abstracto

Por María Pía López

En las últimas semanas la Biblioteca Nacional y los modos de dirigirla han sido el centro de un debate que si bien no ha omitido el agravio personal a su director, ha tenido la virtud de desplegar una serie de discusiones y diferencias que atraviesan el mundo intelectual argentino. Porque lo que está en cuestión, cuando se discute de qué modos se gestiona la Biblioteca, son ideas acerca de la política, las instituciones públicas y los modos de intervención intelectual. No se trata, es claro, de una discusión en abstracto sobre estas ideas: una disputa por el poder en una institución cara a los activistas culturales de la Argentina se ha convertido en el núcleo de debates no poco relevantes. [...] Continuar la lectura

Cuando se diluyen los debates

Por Pablo Provitilo

Poco feliz, por decirlo suavemente, fue leer la columna “Un mundo angosto y ajeno”, escrita por el desinformado Quintín en el suplemento Cultura del domingo 14 de enero en Perfil. Por una serie de razones que detallo brevemente: la primera es que resulta grave que Quintín no pise la biblioteca nacional, aunque más no sea para constatar su deterioro y eventual estado de emergencia. Más todavía: es penoso que un suplemento cultural considere oportuno publicar la visión de quien, evidentemente, no se nutre de la cultura. Claro, peor es escribir sobre algo sobre lo que se desconoce. [...] Continuar la lectura

Las palabras y las cosas

Por Horacio Tarcus

El diario Clarín del día de hoy [13 de enero de 2007, ndr] decidió hacerse eco de un “anónimo” que, según el propio matutino, fue dirigido a los medios de comunicación desde “fuentes” de la Biblioteca Nacional. Lo hizo a través de una nota, que firma Patricia Kolesnicov, titulada “La denuncia sobre la Biblioteca Nacional tenía varios párrafos copiados”. En ella, haciendo gala del peor amarillismo periodístico, se anuncia con grandes titulares que mi carta de renuncia al cargo de Subdirector de la Biblioteca Nacional dirigida al Secretario de Cultura el pasado 27 de diciembre “copia”, sin citarlos, párrafos de un diario español? [...] Continuar la lectura

De las pequeñas miserias cotidianas

Por Luis Menéndez

El último párrafo del artículo de Quintín, “Un mundo angosto y ajeno”, publicado en Perfil, el 14 de enero y reproducido en NA, podría ser ampliamente comentado como ejemplo de cierta sordidez de la razón liviana, pero quizá baste con una pequeña reflexión. [...] Continuar la lectura

El peor forro es el pinchado

Por Omar Genovese 

Daniel Freidemberg es un caballero. Cosa que Quintín desconoce, incluso cuando se mira en el espejo. La cuestión no es cuánto de valiente hay en uno y otro, sino cuánto de rastrero sustenta la actitud pseudointelectual del hijo del administrador del dinero del INCAA. [...] Continuar la lectura

Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa

Por Daniel Freidemberg

[Mensaje enviado a Quintín, a La lectora provisoria, a propósito de su columna en Perfil del 14 de enero.]

Me alegra saber que leés mi blog, Quintín. Pero, ya que leés, te pido que leas bien y no me hagas decir lo que no dije: no escribí que los que se pronuncian a favor de Tarcus “son” hijos de puta y mafiosos sino que ahí, en ese espacio, están los hijos de puta y mafiosos (es decir, ninguno de los dos adjetivos abarcaba al conjunto), y tanto que en un comment posterior que, si es que lo leíste, se te pasó por alto, confirmo esa diferenciación. [...] Continuar la lectura

Un mundo angosto y ajeno

Por Quintín

Hace unos días, Horacio Tarcus renunció a su cargo de subdirector de la Biblioteca Nacional mediante una carta al secretario de Cultura, lo que provocó una serie de reacciones. Entre ellas, la de su ofendido jefe, Horacio González, y dos solicitadas a favor de cada uno de los contendientes. La que ataca a González (sin nombrarlo) afirma que “el certero diagnóstico sobre el sombrío estado de la Biblioteca Nacional que detalla Tarcus en su renuncia es, en términos generales, lo que cada uno de nosotros puede avalar por propia experiencia como lectores e investigadores”. [...] Continuar la lectura

Renuncia de los súbditos

Por Martín Riva

Hay una necesidad de líderes, pero también una necesidad de acompañantes de líderes, o dicho de otra manera, es necesario aprender a ser súbdito, a ser vicedirector, a ser vicepresidente, a ser hasta segundo como máximo. Claro está que muchas personas no quieren ser en todos los casos un elemento posterior al poder máximo de una organización, y está bien que trabajen por eso, pero lo cierto es que si la dirección la tiene otro, disputar ese poder no debería hacerse a cualquier precio. [...] Continuar la lectura

No a las bibliotecas nacionales

Por Omar Genovese 

Hubo un pueblo sabio, que dejó en manos de su mejor lector la preservación de todos los documentos atinentes al pasado. Pero tal lector murió un día y, por su entrega y dedicación, olvidó el amor, así como la indivisa necesidad de perdurar la especie, o al menos transmitir una mínima parte de su ansia. [...] Continuar la lectura

Debates en la Biblioteca Nacional

Por Horacio González 

Las discusiones que tienen lugar en torno a la Biblioteca Nacional son de vital importancia para el país. El actual debate nos conduce a dos ámbitos específicos. Primero, en relación a cómo proceder frente a la elección de las tecnologías. Y luego, cómo definir los espacios propios de la actuación intelectual. En todo caso, se nos lleva a la realidad de los modelos tecnológicos en nuestro país y de los estilos con que se ejerce la vocación cultural e intelectual. Ambos temas se hallan intervinculados. [...] Continuar la lectura

Sobre el dossier Tarcus-González

Por Julio Zoppi

Raro, como encendido…
El debate suscitado en torno a Horacio Tarcus y Horacio González (ex subdirector y director de la Biblioteca Nacional respectivamente) no es una polémica más a las que habitualmente asistimos en las catacumbas de los poderes del estado, donde se dirimen escandalosos duelos de intereses políticos y económicos, y se encarnizan brutales refriegas de apetitos personales. [...] Continuar la lectura

Radiografía de una biblioteca en crisis

Por Maximiliano Tomas

Un presupuesto de 20 millones de pesos, de los cuales la mitad, según su director, se destinan a pagar los sueldos de 450 empleados. Una caída alarmante en la cantidad de visitas por día: de 3.000 personas promedio en la década del 90, cuando se inauguró el nuevo edificio de Las Heras y Austria, a los 350 usuarios en la actualidad –con una baja del 20 por ciento de afluencia sólo el último año. Unos 800 mil volúmenes en depósito, en comparación con los archivos de la Biblioteca Nacional de México –dos millones–, de Venezuela –dos millones y medio– o de Brasil –tres y medio. [...] Continuar la lectura

Duelo de alpargatas entre los Horacios

Por Luis Menéndez

Es lo mismo que adherir a una donde firma la Sarlo (y manijea Link): una necesidad de tomar partido al divino pedo en medio de una disputa vergonzante; cuando no, una hipocresía que oculta los acuerdos de billetera. [...] Continuar la lectura

Aguas indivisas

Por Omar Genovese

Adherir a una solicitada donde firma Piglia no sólo es una pelotudez, sino también un quemo: toda “corrección” política no es más que eso, una tachadura del pensamiento.

Discutir la Biblioteca Nacional es discutir qué cultura y qué Estado queremos

Por Horacio Tarcus

Las desconsideradas “Consideraciones” que mi carta de renuncia a la Biblioteca Nacional le mereciera al Dr. Horacio González –publicadas por Página/12 el pasado 31 de diciembre– poco aportan, cuando no oscurecen, el necesario, imprescindible, urgente debate público que reclama nuestra querida y vapuleada institución. El Director ha escogido el camino, que no transitaré, de la invectiva personal. Pero como en su afán por descalificarme se ha visto obligado a recorrer una serie de tópicos –la administración pública, los trabajadores y el poder sindical, la biblioteca y los lectores, las tradiciones intelectuales, la tecnología y la cultura–, quiero aprovechar la oportunidad para revisitarlos buscando elevar el nivel y estimular ese debate. [...] Continuar la lectura