Ingreso

Archivo para la categoria 'anotadores'

Fosas

El que cava la fosa sabe bien que nunca llegará al final
todo suspiro es un hilo de Ariadna sin destino
somos tormento
Al final toda linea es áspera
la escritura como mímesis performática
el tipo ese que vio pasar un ave deforme
el navegante que olió a las sirenas y,
embellecido, nadó sobre las alas de las mismas

[...] Continuar la lectura

Pos porno: el fracaso de la neolengua y el tren del auto atentado

Por Luis Thonis

 

“un lugar inventado donde los cuerpos no sean solamente cuerpos y se redoblen los enunciados que no pueden posporno1sostenerse en este mundo”

Cuerpos inéditos. LT

La consigna matriz de la generación del sesenta era: “animémonos y vayan”- ustedes. La actual es “cojan pero quédense”- ustedes.

Y al ritmo del pos porno los borregos por la misma vereda se encaminan para ser formateados hacia la Matriz del estado criminal que apunta a sustituir el lazo social por la creencia en la relación sexual.

Sublime operación psicótica.

Pasó el tiempo de echar veinte centavos en la ranura para ver la vida color de rosa. Ahora ponga un micrófono en una vagina o métaselo en el culo y Ud. accederá a una Citerea sin Watteau. El nacional populismo ha pasado de la religión de las multitudes que exaltaba en el 2002  a la religión del sexo sostenida en su economía de sobreprecios.

Hace tiempo hice una caracterización de lo que llamo el zombi terminal- alguien que avanza ciegamente al precipicio y cuando uno le advierte “eh por ahí no, cuidado”, se da vuelta, lo mira, corre hacia él y se tira de cabeza haciéndole un corte de manga. No todos los  que transitan esta cornisa son iguales, les sucede a seres talentosos e inteligente que necesitan abrazarse a algo, cualquier cosa que sea y el fetiche los está esperando. En vez de dar un salto cuántico al exterior saltan a un vacío que nunca se muestra como es sino en su apariencia contraria, me refiero al espectáculo. Se arrojan al espectáculo -que se extiende en la línea letal que va desde la pornografía de los setenta al pos porno- que lo toma en algunos de sus predadores para integrarlo y completarse. Los que tienen alguna reserva porque tuvieron una vida y alguna vez fueron amados, que no están dispuestos a borrar para disolverse en la cara colectiva de lo festivo, cuando salen aumentan el resentimiento y el odio en grandes cantidades pero en forma helada. La Fiesta es depresiva a causa de la negación cómplice de los crímenes cometidos que se vuelven contra ella: las mismas musas son expropiadas, enmudecidas y momificadas, apartadas de “relaciones peligrosas” y transformadas en objetos de exposición hasta que a una de ellas no se les ocurra nada.
Ahora es al pos porno celebrado por la poetisa Melina Varnaboba que -más loca que una cabra- propone una revo pop sexual, social antifálica y grita para que el zombimundo la oiga: cojan y vayan, todo sea por el negocio del pobre. Niega la verdad de la farmacéutica que dice que lo que es sublime en la cama es zombi en lo público, y que hay más porno en el matrimonio más convencional que en esta farsa que tenemos que pagar pese a lo fachos que somos.
[...] Continuar la lectura

Nuestro diccionario del diablo

Por Omar Genovese

Cuando usted abre la página web http://www.untref.edu.ar/diccionario/, se encuentra con las palabras propuestas por anónimos usuarios de internet para que se incorporen al DILE (Diccionario Latinoamericano de la Lengua Española), y luego, a través de la edición que corresponde a los responsables del mismo, sabrá si fueron aprobadas o no. En el medio se puede preguntar sobre cómo la Universidad de Tres de Febrero (UNTREF) gasta parte de su presupuesto en semejante emprendimiento, preguntando qué validez científica o trascendencia cultural puede tener. Pero seamos cautos, el diccionario está avalado por la picardía lingüística de Daniel Link, columnista de Perfil que colocó una antena para captar el síndrome del habla argentino. Bajo una consigna simple, también para evitar intervenciones maliciosas, el sitio impone la norma: “No se aceptarán, en ningún caso, definiciones injuriantes o que violenten la sensibilidad de grupos étnicos, géneros, clases sociales o adhesiones políticas (se puede definir la palabra “bolita” o usarla en un ejemplo, pero no se puede usar la palabra “bolita” en una definición)”.  Vale decir, el habla popular está citada para enriquecer la lengua. Veamos cómo. [...] Continuar la lectura

Nisman, la historia antes de la muerte lenta

Tengo en mis manos la posibilidad de acotar la historia antes de su falsificación. No es un privilegio, pero sí una obligación. ¿Qué documento periodístico no puede ser afectado por la falsificación del kirchnerismo en su retirada ominosa? La respuesta es reproducir ciertos artículos publicados por Gramma 12 u Oficialismo 12, medio cooptado por el kircherismo como tentáculo de sus intereses. Modificar la historia no es fácil, tampoco el pasado. Borges decía que modificar el pasado es un ejercicio de la memoria, no de la historia. La historia es lo dicho y sus interpretaciones. Antes de que el aparato de propaganda borre los rasgos de la ignominia, reproducimos estas notas donde quedan expuestos el nivel de compromiso de Labaké (un militante del peronismo Triple A, hasta ahora sin cita en Tribunales Federales respecto a la causa Triple A, en manos de Oyarbide), hoy denunciante de periodistas y miembros de la comunidad judía en Argentina como “traidores a la patria”. Hablando de traidores, ¿alguien recuerda un gesto amistoso de Juan Domingo Perón con la comunidad judía? En el reciente programa del periodista Gustavo Sylvestre se presentó el mismísimo Kollman negando lo escrito más abajo. Es, en cierta medida, una oferta maravillosa para evaluar cuán grande es la cooptación de los servicios de inteligencia argentinos sobre la clase periodística (me refiero a clase como imaginario de la manipulación o formación de opinión de las masas). En sí, toda esta payasada mediocre remite a pensar que la información es tan ridícula como objeto de manipulación. Kollman es un mediocre con acceso a información privilegiada. Habría que preguntarse, en la línea de Labaké, si su conocimiento no es, de alguna manera, traición a la patria…, pero, ¿la patria de quién?

Omar Genovese

Página 12, Sábado, 25 de septiembre de 2004

 

Labaké dice que lo de la AMIA fue obra de Israel

El dirigente peronista, designado abogado de Kanoore Edul en la causa, sostiene que la mutual estalló por explosivos que había en su interior, hecho tapado por la SIDE, la CIA y el Mossad.

Por Raúl Kollman

 

La causa AMIA sigue deparando sorpresas. El ex abogado de Isabel Martínez de Perón y dirigente minoritario del justicialismo, Juan Gabriel Labaké, informó esta semana que se ha convertido en abogado defensor de la familia Kanoore Edul, cuyo integrante Albertito Kanoore Edul estuvo –y está– sospechado de tener relación con el ataque contra la AMIA (ver aparte). Que Labaké sea designado defensor de los Edul no tiene sorpresas, pero sí la hipótesis que lanzó a través de un correo electrónico: que el atentado contra la AMIA fue obra de israelíes. El punto de partida es que la Trafic no existió, el explosivo estuvo –según Labaké– adentro de la sede de la AMIA y supuestamente existió una connivencia de la SIDE, la CIA y el Mossad para tapar la responsabilidad israelí, aunque el letrado no arriesga ninguna teoría por la cual Israel o ciudadanos israelíes podrían estar interesados en atentar contra la sede central de los judíos argentinos. Eso sí, ya hace un tiempo el propio Labaké deslizó que el ataque a las Torres Gemelas era “un atentado o un autoatentado”.
A Albertito se lo llama así para diferenciarlo de su padre, Alberto, un amigo de Carlos Menem y anteriormente de Juan Domingo Perón, durante cuyo gobierno integró la misión a Libia que en su momento encabezó José López Rega. Alberto padre fue líder del Centro Jabrudense, inmigrantes de Jabrud, Siria, como por ejemplo la familia Yoma o los Al Kassar. Según lo que dicen varios allegados, Kanoore Edul se distanció de Menem a principios de los ’90, aunque no está claro por qué.
Con todos los ingredientes de sospecha señalados por la pesquisa, cuando se hablaba de Kanoore Edul se refería a la “pista siria” y el juez Juan José Galeano admitió que cuando detuvo a Albertito recibió una llamada de Munir Menem, hermano del ex presidente, interesándose por la situación del hijo del amigo del riojano. Albertito quedó en libertad, aunque después pasó un período tras las rejas por delitos más comunes, relacionados con cheques sin fondos y maniobras económicas.
En un correo electrónico difundido esta semana, el abogado Labaké tituló su enfoque de manera clara: “AMIA y embajada, la pista israelí”. El letrado informa que ha sido designado defensor de Alberto padre, de Albertito y de sus hermanas, Alicia y Mabel, quienes han sufrido –según señala Labaké– enormes daños por ser descendientes de árabes sirios y de religión musulmana.
“Hoy se ha desatado una nueva y virulenta campaña para hacer creer que existe la pista siria y, por eso, el principal agente de la SIDE, Jaime Stiusso, señaló a Siria y a Kanoore Edul como sospechosos –sostiene Labaké–. Los hechos concretos obligan objetivamente a dirigir la investigación hacia una posible pista israelí.”
Labaké enumera como argumentos que ya en el caso del atentado contra la embajada de Israel hubo una pericia que señalaba que la explosión fue dentro del edificio de la embajada y no con un coche-bomba. De allí colige que aquel fue un atentado que los israelíes cometieron en su contra.  [...] Continuar la lectura

CFK, Hugo Wast y el retorno de los Protocolos

Por Luis Thonis

 

Sin pronunciarme sobre la insoluble cuestión de la autenticidad de los “Protocolos”, me limitaré a decir que con buenas palabras de judíos alegan que son falsos; pero con hechos, todos los días nos prueban que son verdaderos. Los “Protocolos” serán falsos… pero se cumplen maravillosamente.

Hugo Wast

 

Siempre que tuve ocasión de escribirlo insistí que Hugo Wast era la referencia ideológica de una amplia franja de la cultura argentina, lista para dar oídos a las teorías conspirativas.  En sus novelas El Kahal y Oro, ambas de  1935, presenta al mundo en manos de un sacerdote judío que domina los hilo a su antojo desde “el Vaticano de Nueva York”, lo que permite justificar los desastres locales que hace nuestra clase política.

En este libro que fue el best-seller de su época, pese a su antijudaísmo y en pleno auge del genocidio nazi, dice a su manera que nunca existió el pueblo palestino como todos los diccionarios de la época: “La patria real del judío moderno, no es la vieja Palestina; es todo el mundo, que un día u otro espera ver sometido al cetro de un rey de la sangre de David, que será el Anticristo.”
Fascistas y stanilistas no han tomado en cuenta esta frase de su maestro y se han quedado con una supuesta conspiración mundial judeo-norteamericana y hasta vivando a estados negacionistas, genocidas y organizaciones afines, en nombre de los oprimidos. CFK añade a esta fábula el tema de los fondos buitres, categoría jurídica que no existe en ningún mercado del mundo y es un invento de los caranchos criollos para no pagar una deuda ínfima en una jurisdicción que se fue a buscar. El nombre de Martínez Zubiría -Wast era su seudónimo- fue erradicado de la Biblioteca Nacional en el mismo momento en que los cartabiertistas ponían de manifiesto sus ideas con una fachada posmoderna. Esta suerte de premonición que se puede verificar en los discursos oficialistas ha encontrado su crítica literaria pura y dura en CFK: nos revela que Paul Singer era aquél enigmático sacerdote junto al cual habría conspirado Nisman.

Ya Daniel Scioli calificó como “bochornosa” la denuncia de Nisman, sumándose  a la saga de los encubridores, y ahora opera en los juzgados porque esa causa “conspira contra su posibilidad de ser presidente.” Pero el caso todavía no ha comenzado: no se sabe siquiera el día en que “se murió.” Sólo podrá investigarse cuando los fiscales, políticos y periodistas dejen de recibir amenazas de muerte, o filmaciones de sus hijos, o incluso secuestros de un hijo como le sucedió a Taiano para que no recuse la declaración jurada de bienes de los K aprobada por Oyarbide. Ya la justicia argentina estaba preparada para que ningún funcionario corrupto sea encarcelado. Como las democracias que transitan hacia dictaduras, Justicia Legítima es una organización para producir la impunidad de los funcionarios: al no poder separar a Bonadío, quieren llevar la causa por los hoteles K a Comodoro Rivadavia donde tienen una justicia paralela. No es que vayan a perseguir judíos. Reducido a secta, el kirchnerismo tiene más que ver con el delito que con una ideología. De hecho, han cooptado y creado a organizaciones judías que repiten la bajada de línea oficial. Pero las palabras tienen implicaciones y efectos.  [...] Continuar la lectura

Una breve introducción ante el espanto

Por Omar Genovese

Anotaciones sobre los textos de Levon Khechoyan en El alambre no se percibía entre la hierba (relatos sobre la guerra de Karabagh), Levón Khechoyan y Hovhannés Yeranyan, Hecho Atómico Ediciones, 2015. Traducción de Alice Ter-Ghevondian y Ana Arzoumanian.

La guerra de Nagorno Karabaj ocurre, con menor y mayor intensidad, entre 1988 y 1994. Es un período en donde la región del Cáucaso y otras vecinas sufren este tipo de conflictos: Croacia, Bosnia, Kosovo, Albania, Osetia del Sur, Chechenia, Abjasia, Transnistria-Moldavia… Nombres que a los argentinos resultan lejanos, desconocidos, como si llegaran de otra época, de un mapa imposible de imaginar. Pero no se trata de exotismo, sino de comprender que la diversidad humana es tan amplia como la cantidad de escarabajos que existen en el mundo, se estima que hay más de 1,5 millones de especies de escarabajos sin clasificar.

El final de la guerra de Nagorno Karabaj coincide con el comienzo de otro conflicto, casi equidistante tanto del Cáucaso como de esta pampa húmeda, me refiero al genocidio ocurrido en Ruanda donde la supuesta etnia tutsi fue masacrada por los hutu. Digo supuesta porque el texto de Khechoyan pone en tela de juicio todo el andamiaje teórico en lo político, social y económico que motiva la violencia masiva. Estos conflictos regionales, casi simultáneos, dejaron dos secuelas evidentes, pero que resultan incómodas para el género humano en su limbo de bienestar egoísta: primero, que el bestialismo se ha impuesto como recurso en el campo de batalla; y segundo, que el campo de batalla es la población civil. Estas guerras que nuestros contemporáneos llaman “de baja intensidad” han desplazado a millones de personas, con la ruina personal y social que esto implica. La pérdida del medio de vida, el trabajo, la educación, la referencia cultural y la propia lengua, son algunas de las secuelas. Y no es una cifra menor: millones de personas han perdido su “lugar en el mundo” para convertirse en verdaderos parias modernos. No se trata de una condena al ostracismo o el destierro, no, se trata de la expulsión violenta, de la separación de las personas de su pasado, de sus orígenes. Pueden argumentar que esto es simbólico, que se trata de una migración forzosa pero migración al fin. No, y en esto debemos ser enfáticos, el desplazamiento de poblaciones enteras tiene como efecto terrible la omisión, ser borrados del mapa, ser desertizados como humanos. Y el efecto es devastador en todo el género: somos más pobres, más brutales, más insensibles… [...] Continuar la lectura

De la imposibilidad del amor

Por Omar Genovese

Sobre Las mujeres que amé, Daniel Guebel, Literatura Random House, 208 p., febrero 2015.

Oscila entre la novela y el ensayo. También adquiere la forma de exposición analítica de una teoría sobre lo inalcanzable que, como noción general, parece blandir la finitud del deseo, su escaso valor al lograrlo, su poder de tracción mientras se aleja de quien busca satisfacción. El que escribe, ése yo tan inocente como crédulo, puede ser el niño Guebel que, en una parábola de pesadilla, trata de comprender sobre la materia convertida en escritura, el acto mismo de narrar, la vigilia de la relectura y el espanto final ante un tiempo que solamente volverá como recuerdo desfigurado. El ser deseado es un sueño que retorna con la duda sobre lo real, otra vez, y otra. Lejos del espanto que supone el abismo de un pozo, como ocurre en las novelas de Pablo Farrés, Guebel retoma la reiteración del suceso en la obsesión más absoluta, evoca al apasionado por la Lolita de Nabokov, evoca a la lógica monolítica de un Kafka atrapado en una celda donde lo han encerrado a escribir sobre cómo quedó condenado a escribir: “La literatura es siempre una expedición a la verdad”. [...] Continuar la lectura

Presentación de “el alambre no se percibía entre la hierba”

flyer el alambre HA baja

Que algo quedará

Gárgola Ediciones invita a la presentación de

Que algo quedará

de Jorge Goyeneche.

Acompañarán al autor Omar Genovese y Ricardo Romero

Jueves 19 de marzo, 19 hs.

Fundación Tomás Eloy Martínez, Carlos Calvo 4319, Piso 1º

El protagonista de esta novela viaja en el tiempo, pero eso no es lo importante. El protagonista de esta novela es un mentiroso consumado, pero eso no es lo importante. El protagonista de esta novela vive gracias a la plata que su hermano narco le hace llegar de maneras misteriosas y estrafalarias, pero eso tampoco es lo importante. Lo importante en esta nueva novela de Jorge Goyeneche es que esa voz convencida y convincente que nos arrastra página a página, es portadora de una extraña y lúcida alegría que nos permite apropiarnos del naufragio.

Entre los avatares políticos de la Guatemala de mediados de siglo y los palíndromos y los mensajes en clave; entre los secretos de la identidad y los derroteros generacionales de quienes quisieron cambiar el mundo, Goyeneche pone en evidencia la precariedad de eso que creemos es nuestra vida, de la Historia y sus versiones, para dejar en pie sólo lo esencial: las formas leales del amor.

Que algo quedará obtuvo en 2009 el primer premio en el concurso literario del Instituto Cultural de Puerto Rico.

 

El fango en la flor

Por Omar Genovese
Resulta exquisito, y acaso divertido, también justo, que la literatura de Osvaldo Lamborghini siga causando tanto rechazo como admiración. Como un mapa sin resolver de manera geométrica, su pequeño librito que revolucionó las letras argentinas (la leyenda dice que así se presentó ante Rodolfo Walsh en casa de Pirí Lugones, la nieta del poeta nacional muerta bajo tortura en la ESMA), causa estragos en la cautividad de los lectores foráneos a cierta lengua que le pertenece cual territorio que presupone aquél mapa abandonado por los exploradores. Parábolas y laberintos. Las primeras parten de la confusión de los significados, metonimias, juegos, nombres osados y estragados, con la glosa que se regurgita en el resonar de la mente inflamada, torturada, por el cerco de la muerte. Del otro lado de la moneda, o al bies del mapa, la infinitud y pequeñez de los pasillos donde la certeza es apenas hilván, y el lector se pierde. De manera literal: quien lee queda desierto en una pampa seca. La lectura de El Fiord ahoga, es tierra en la garganta, tierra muerta, pero una tierra abandonada que al explorarla anula la posibilidad del regreso. [...] Continuar la lectura

Un cuento para Kala

Por APG

El día jueves 29, en el Cementerio de la Tablada, entre todo lo sucedido, hubo espacio para un cuento. Se lo contaron a ella pero lo escuchamos todos; todos los que estábamos ahí en un semicírculo tupido de congoja alrededor de la tumba de Alberto, bajo un sol picante e impertinente negado por el abanico de cabezas gachas: al dolor le va mejor la lluvia. Se trató de un relato infantil con “moraleja” sobre una mariposa y un cocodrilo que contó el Rabino Marcelo Polakoff para la pequeña K, la hija menor de Alberto. No creo cometer ninguna infidencia si se los cuento, pero antes de hacerlo me gustaría plantear un dilema, proponer una discusión que -presumo- viene al caso. Porque instiga a pensar. A discutir. A insistir, como dice Kovadloff.
Dos deshollinadores salen de una chimenea. Uno sale completamente negro y el otro completamente blanco. ¿Cuál de los dos se va a lavar?

Niño-deshollinador [...] Continuar la lectura

Mi primo Alberto

Por APG

Hace un par de días que no hago más que ver y ver una vieja película. No se lo ve en imagen pero yo les cuento: el que filma, es mi padre. Se pasó gran parte de nuestra infancia, ausente; tras una máquina Súper Ocho: filmando. Lo más divertido era cuando, luego de ver las películas sobre una pared del living que despejaba mi madre quitando, una y otra vez, un cuadro de Carlos Alonso, mi papá rebobinaba el carretel sin apagar la luz del proyector. Mágicamente, como un truco de infancia, lo vivido retrocedía aceleradamente hasta esfumarse en el momento en que la cinta comenzaba a girar en falso. Nos divertíamos -mis hermanas y yo- tan solo con vernos desafiar a la lógica del movimiento y a la irreversibilidad del tiempo. Qué tontas.
Hace un par de días que no hago más que mirar una vieja película. Una de esas tantas. La calidad es pésima, producto de haber soportado la conversión a sucesivos formatos: de carretel a VHS, a DVD, a digital. Y en ese traspaso no sólo perdió calidad sino también la magia. Ya no me divierte. Pero no se trata de la desilusión de la imposibilidad de rebobinar. O sí.
La filmación, de alrededor de seis minutos de duración, transcurre a principios de los ´70, en el comedor de la casa de una tía abuela que ya no está, a causa de la ley de la vida que hizo que más de la mitad de las personas que celebrábamos una festividad judía, en ese comedor, también estén muertas. Eran abuelos y tíos abuelos. Inmigrantes. Salteando una generación, estamos nosotros, los más pequeños, jugando a disfrazarnos de grandes. Mi primo Alberto hace morisquetas frente a la cámara con un sombrero Borsalino y luego se deja caer sobre la falda de mi tía Sara, que lo abraza. [...] Continuar la lectura

Sumisión, o el novelista como blanco móvil

Por Omar Genovese
El novelista francés Michel Houellebecq, luego del atentado a la revista Charlie Hebdo, fue puesto bajo custodia policial y el pasado jueves abandonó París con destino incierto. En la señal de televisión Canal Plus dejó grabado un mensaje al público. El escape va más allá de sentirse afectado por la muerte de su amigo Bernard Maris en la masacre y de que él mismo formara parte del chiste de tapa de la última edición de la revista (en la caricatura afirma que en 2015 perderá sus dientes y en 2022 adherirá al ramadán). En sí, Houellebecq corre riesgo de muerte a raíz del lanzamiento, en el día del atentado, de su última novela: Sumisión. En ella propone que Francia será gobernada por un partido político islámico. La trama involucra a Marie Le Pen, líder de la derecha (que trata de capitalizar el magnicidio proponiendo una consulta popular para reinstaurar la pena de muerte), al desgastado Hollande y a una sociedad civil que claudica de la Ilustración convirtiéndose a la fe de Mahoma, ejerciendo sus costumbres, aceptando una verdadera sumisión.
A esta novela se la consideró como uno de los sucesos editoriales para el año que comienza. Así, el mercado cultural estaba advertido del contenido por la circulación de versiones apócrifas en internet, y hasta algún archivo con la novela original. Una forma tecnológica de crear expectativa que, ante la realidad contundente, queda como un detalle insignificante. La editorial Flammarion también está bajo amenaza y sus instalaciones tienen custodia policial. Es que ya no se trata de la fatwa que recibiera Salman Rushdie por parte del ayatolah Komeini en 1989, gesto político y de propaganda de su régimen en Irán, sino que la Jihad actual no advierte, entra en acción. Se puede inferir que los libros de occidente, la novela por caso, se encuentran en riesgo. Puede que un atentado se produzca en librerías donde se exhiba Sumisión. ¿El terror romperá la cadena de distribución del libro? ¿O alcanzará con inscribir en el frente de las mismas alguna frase alusiva de Estado Islámico?
Si bien Houellebecq tiene fama de escandaloso, la forma en que cuestiona el orden político abre la herida de los hipócritas, ya por su origen de clase o por el ejercicio de funciones relativas al poder. Ironía, humor, y una pizca de revulsión, siempre le reportaron beneficios. Pero no es tan importante reflexionar sobra la calidad literaria que ostenta como preguntar por cuál es el rol de la novela en tiempos de maximalismo. Humberto Eco acaba de declarar al Corriere della Sera: “Son las religiones del libro las que provocan las guerras para imponer las ideas contenidas en sus textos.” Esto implica que la lectura múltiple de estilos y géneros se enfrenta a una lectura que se profundiza en la repetición de un texto único, sagrado, y por lo tanto inamovible. El mandamiento, sin importar la religión, exige obediencia y respeto. Reclama un orden que aspira a lo eterno. Para Eco, este orden “es una nueva forma de nazismo, con sus métodos de exterminio y su voluntad apocalíptica de apoderarse del mundo”. Rushdie, amenazado, paseó de incógnito por Buenos Aires. Si ven a un tipo delgado, pálido y desprolijo como Charly García, ya saben de quién se trata.

Publicado en Sección Cultura, Perfil Diario. 10-01-2015

La vida de hotel y la llanura

Por Jorge Luis Borges

Ahora bien, creo que se ha confundido la excelencia estética del poema con la excelencia del personaje. El personaje no es un hombre admirable, desde luego, creo que los gauchos tienen que haber sido más duros, en cambio Fierro se queja continuamente; creo que eso es inverosímil. De algún modo, sin embargo, creemos en Fierro, nos identificamos con él, y además es un libro que da la impresión de… Parece que fue escrito, según el autor, en una semana. Parece que escribió ese poema para distraer el ocio de la vida de hotel. Quiere decir que, sin saberlo, estuvo preparándose toda su vida para escribir ese poema. Según algunos (creo que es lo que generalmente se acepta), ese hotel estaba en la calle Reconquista o 25 de Mayo, cerca de la Plaza de Mayo; pero otros piensan que lo escribió en un hotel de Santa Ana do Livramento, porque él participó en la conjuración por el asesinato de Urquiza y luego huyó al Uruguay; y puede haber escrito el libro en la frontera. Hay esas dos ideas: puede ser un hotel del Brasil o un hotel de la Plaza de Mayo. Aunque algunos brasilerismos hacen pensar que estaba refugiado allí y que los “gaúchos” o gauchos del Brasil le trajeron recuerdos de los gauchos de la provincia de Buenos Aires. [...] Continuar la lectura

Porrúa: más que un mito, un ejemplo

Por Omar Genovese

El editor no es una especie, tampoco una deformación intelectual entre el lector y el texto. El editor es la pericia de la negación y la astucia de un lector voraz: busca con sensibilidad singular para ofrecer a la cultura (sin importar su talla) un remedio al embrutecimiento siempre reinante. El editor literario suma un plus: no comunica, hace catálogo, conforma la lista de títulos que hacen a un fondo editorial. Algo tan simbólico como inasible. Y para ello posee una imaginación prodigiosa. Supone la emoción de la lectura influenciada por su decisión. Y esa magia, en el pase de ojos, produce un fenómeno que es la formación de un lector para toda la vida. Francisco Porrúa era un alquimista en tales subrayados y falleció el pasado 18 de diciembre en Barcelona, a los 92 años. [...] Continuar la lectura

The Interview

Por Omar Genovese

Temprano en la mañana de la navidad perdí el tiempo contemplando el producto televisivo denominado The Interview. Porque es eso: un film en homenaje a la TV basura, al amarillismo de octava. Imaginen conmigo una hipótesis de máxima (y a la vez de mínima). Despertamos en la mañana de la navidad, un poco sedados por el sueño y los excesos digestivos, encendemos el televisor para conocer sobre el clima, o los muertos por los festejos, da lo mismo. Pero qué encontramos: los únicos programas que se emiten son aquellos donde aparecen Rial, Mauro Viale, Tognetti, sin dejar de lado que el noticiero más extenso lo capitanea Brancatelli (la lista pueden completarla con el adefesio que consideren). Bien, el espectáculo malévolo tendría un único fin tan evidente como efectivo: convertirnos en perfectos idiotas. Perfectos por ser idiotas. E idiotas por creernos perfectos. [...] Continuar la lectura

Capitalismo, Escritura y Ciencia Ficción

Encuentros CECF_1(1)Encuentros CECF
Capitalismo, Escritura y Ciencia Ficción

Cómo la Ciencia Ficción, la literatura y el capitalismo  se articulan en los mundos de los escritores
Philip K. Dick, Marcelo Cohen, Christopher Priest y el Indio Solari.

Jueves 16/23/30 de octubre
18:30 a 20hs
Valor $400

Barrilete Libros
Condarco 90 Flores, CABA

consultas@barriletelibros.com.ar
611-7695

Puán al desnudo o el desnudo de Puán…

Respuesta de las autoridades a la actividad de los estudiantes…

A la comunidad de Filo – Comunicación Nº 11 – 2 de octubre de 2014
Ponemos en conocimiento de la comunidad de la Facultad las iniciativas que ha tomado el Consejo Directivo en su sesión del último martes en relación con los acontecimientos producidos en la sede de Puan durante la madrugada del sábado 27 de septiembre, acontecimientos que como ya hemos informado pusieron en riesgo la integridad física de las personas que allí se encontraban, y produjeron graves daños al patrimonio común de la Facultad, al punto de generar acciones que potencialmente pudieron haber derivado en un incendio de las instalaciones.

Por una parte, con el voto de la mayoría y minoría del claustro de Profesores y la mayoría de Graduados, se aprobó el proyecto de declaración incluido en la Comunicación de Decanato No 10. Incorporamos en la misma algunas de las fotografías aludidas en ella, así como el texto completo de la resolución del Consejo Directivo No. 1879/2007 donde se establece que, fuera del horario de funcionamiento de la Facultad, no se permite la realización de ninguna clase de eventos no autorizados por el Consejo Directivo (ver Comunicación de Decanato No 10 con imágenes aquí). [...] Continuar la lectura

El vacío de Puán o Puán al vacío…

ANDATE A DORMIR VOS, CON MORGADE A LA CABEZA
Comunicado Comisión Antirrepresiva 1-10-14.

A la comunidad educativa y no educativa en general.

Con motivo de la violencia cotidiana que ejerce la Gestión de Filosofia y Letras, encarnada en Graciela Morgade y Américo Cristófalo, contra todos aquellos que habitamos la facultad y todo estudiante que ose querer organizarse, declaramos:

Visto y considerando que la seguridad privada, bajo el eufemismo de ”trabajadores del cuidado de las personas” (o en palabras de la Gestión el 2011: “salvavidas formados en derechos humanos”), crece cada vez más en relacion inversa con la matrícula de estudiantes en la facultad.

Que su mera presencia implica un peligro para todos, llegando a situaciones de peleas entre patotas con el sindicato SUTRAVIP de la CGT en el medio, con bloqueos en la entrada de la facultad y prepoteando estudiantes. Que la expulsión de la universidad se vuelve cada vez mas cruenta por la quita definitiva de las becas y la incorporación de menos de 200 miserables becas “Jauretche” como lavado de cara del proceso privatista durante el año 2012; encuadrado en un proceso inflacionario que dispara el precio de los apuntes. Que la Gestión, con sus reiteradas amenazas al desarrollo de los festivales, refleja su intención de prohibirnos, incluso, nuestro derecho a la distención y al goce. Que la Gestión miente sistemáticamente en sus comunicados (y suponemos en todo momento de su vida cotidiana) hablando de “intentos de ingreso a intendencia”, etc.

Informamos, también, que en la facultad operan todavía más empresas privadas de seguridad, como en el caso de la custodia a la tesorería, llevada a cabo por Seguridad Inteligente S.A., empresa en cuyo directorio se encuentran represores ligados a la dictadura militar como Bartolomé Antonio Rías; y cuyo personal se encuentra autorizado para portar armas de fuego dentro de la facultad.

Que es la Gestión misma quien atenta contra la seguridad fisica de los estudiantes manteniendo el edificio en las condiciones precarias en las que se encuentra actualmente: aulas estalladas con estudiantes en el piso y en los pasillos que hacen desistir a gran parte de quienes las usan, ausencia de matafuegos y mangueras contra incendios, inclusive cerrando con candado las puertas de salida de emergencia como sucedió en Cromañon. El presupuesto se usa para la construcción de garitas e instalación de cámaras de vigilancia, en vez de construir de una vez por todas el edificio para aulas de grado que firmaron luego de la toma de 31 días en el 2010. Asimismo, frente a que la ausencia de horarios variables y accesibles para los estudiantes que trabajamos es cada vez mayor, resulta una provocación la decisión tomada en el Consejo Directivo del 30/9 de recortar la última franja horaria de los viernes para cerrar la facultad y evitar festivales.

Denunciamos a la decana Graciela Morgade, quién participa y es miembro del organismo de la ANFHE, el cual tiene como función la autoevaluación de las carreras para luego pedir su acreditación a la CONEAU. Esta última atenta contra la autonomía universitaria y fortalece la instancia de posgrados pagos, recortando el contenido de nuestras materias. Que existe material audiovisual y documentos que refieren a lo que aqui decimos. Este mismo proceso privatizador se manifiesta en la presencia de patovas en la entrada de la facultad, que testimonian la intencionalidad de ejercer su control privado sobre nuestro espacio público, ejerciendo la violencia (simbólica, física y verbal) y la vigilancia sistemática sobre la organización que nos damos los estudiantes para enfrentar sus políticas privatistas; así como la continua expulsión de personas del espacio utilizando como método discriminatorio “la portación de cara”.

Que, por un lado, la Gestión utiliza laboratorios arancelados para tener recursos propios (siguiendo la política de ahogo presupuestario que instauró Menem) sin especificar hacia donde se destinan los fondos, mientras que se encarga de atentar contra las formas de financiarse del movimiento estudiantil, siendo que dichos festivales se utilizan, entre muchas otras razones, para recaudar fondos, en los cuales nos hacemos cargo de la seguridad de las personas sin necesidad de la contratación de personal específico para dicha tarea.

Entendemos que la vida en Filosofía y Letras tiene múltiples aspectos, que no se reducen a una sumatoria de cursadas y materias aprobadas. Ver el tránsito por la universidad como un simple acto mercantil de “acumular [repetir] conocimiento” en una carrera llana y superficial por un título, es abandonarnos a un sistema que no solo nos impone una forma moral de concebir el “ser estudiante”, sino a un proceso plagado de pasividad, normalidad y aburrimiento. Es por ésto que consideramos que la dispersión, el diálogo, la diversión y la apropiación de nuestros espacios, son parte fundante de la universidad pública; y es desde allí que se construye la comunidad que nos identifica y prepara las bases que alimentan la lucha.

Quienes deciden a espaldas de todos los que habitamos el espacio son un grupo de jerarcas conformados por profesores y académicos-funcionarios atornillados a sus puestos, por lo que hablar del “caracter democrático” del Consejo Directivo de la facultad es una fantochada de mal gusto. Ésto es coherente con la elección del vice-rector de la UBA Darío Richarte, segundo de la SIDE durante el 2001, la cual responde a la misma lógica de persecusión contra la que luchamos, y que no es más que la aplicación en el plano universitario de una política represiva general del Estado, materializada en sujetos como Berni y Milani, en leyes como la Ley Antipiquetes y la Ley Antiterrorista, y en sentencias como las de los petroleros de Las Heras, entre cientos de luchadores populares condenados y procesados.

Seguimos reivindicando la organización de base y asamblearia como forma de organización, tanto política como territorial.

“Cualquier hombre tiene derecho al banquete de la vida. El derecho de vivir no se mendiga, se toma.”

Comisión Antirrepresiva del CEFyL

-Convocamos a una Radio Abierta el jueves 2/10 a las 19hs en el patio, para seguir apropiándonos de nuestros espacios.
-Convocamos a una “rancheada antirrepresiva” el viernes 3/10 desde las 19hs para bancar las actividades organizadas desde El Umbral (Festi Lumpen Trash) y la Comisión de la Mujer y Diversidad Sexual (Festival para recaudar fondos para el Encuentro Nacional de la Mujer).

[...] Continuar la lectura

3-31-2000

10628093_709186379170149_3165864375464278078_nPor Dan Fante

Abriendo L.A Times Sunday Book Review
hoy
vi
tres
páginas completas
sobre John Fante
mi viejo
padre

un consenso de sabios ha pronunciado ahora una alabanza absoluta sobre el nuevo
tesoro nacional
una biografía sobre un hombre apasionado, loco, borracho y enojado está en venta
un escritor de L.A
un volcán de hombre [...] Continuar la lectura

Rio no es Lisboa

Notas sobre el film documental Lisboa

Por Eduardo Montes-Bradley

Recibí noticia dos años después de aquel viaje en el que conocí a los padres de Adriana Lisboa. El propósito era ultimar detalles del rodaje de un film documental sobre Lisboa que había comenzado a rodarse en Boulder, Colorado, o muy cerca de Boulder Colorado dónde la escritora Carioca reside desde hace ya una ponchada de años. Ahora iba camino a Rio de Janeiro. No resultaba imprescindible incluir imágenes de Río, pero la idea de conocer del lugar del que Lisboa había emigrado resultaba tentadora. Nunca supe exactamente porqué, pero el lugar de origen de lo que fuera ejerce una fascinación contundente.

Brazilian_Balcony

Un balcón en Laranjeiras. Sórdido y con vestigios de una naturaleza en franca retirada.


Adriana supo darme indicaciones precisas, y le advirtió a sus padres del inminente arribo de un director argentino que vivía en Virginia y que había pasado por Colorado a registrar imágenes para un documental sobre ella misma. Sospecho que la advertencia pudo estar vinculada a las dificultades que presenta el camino.

Brazilian_Stairs

En Laranjeiras, el continente brota a borbotones y lo verde reclama.

[...] Continuar la lectura

López Rega no murió de manera natural, sino ajusticiado por un vengador solitario

tapaMaidanaSegún el nuevo libro de Luis O. Tedesco

Por Raúl García Luna

En “Lucho Maidana ataca, monólogos en contexto de encierro”, el multipremiado poeta Luis O. Tedesco se juega el todo por el todo a nivel narrativo, lingüístico y político. Novela de 397 páginas con un claro eje: Maidana entre rejas por haber matado a José López Rega, quien antes asesinó a su padre. Y sus escritos carcelarios, en manos de un lector-editor que enriquece el relato. Venganza por mano propia y justicia en nombre de una Fuenteovejuna domesticada por los buenos modales democráticos. Aquí nadie exigió el fusilamiento de Videla y demás genocidas. En Chile, el MIR intentó matar a Pinochet. Fuera de esto, o por esto mismo, la audacia de Tedesco comulga con el coraje de Maidana y viceversa, dándose mutuas razones para ser como son. Es el crimen sin arrepentimiento, la conciencia de la imperiosa necesidad de tamaño ajusticiamiento, el arma ficcional que dispara contra la moralina burguesa, haciéndola reventar con la legitimidad de un deseo colectivo cumplido. Todo esto, en un contexto-río que fluye a través de un castellano peculiar, propio, distinto, no experimental sino original experimento idiomático consignado hasta en sus más ínfimos detalles, comunicativo y pleno de imágenes, del que es imposible e infértil tratar de sustraerse.

Así, a la iracundia del leit-motiv se le suma la proeza del relato, en primera persona del singular, que nos conmina a entrar en el calabozo de Maidana y quedar presos junto a él, leyendo por encima de su hombro su vasta autobiografía de puño y letra, desde su infancia y sus devaneos sexuales hasta su fuga de prisión o su exterminio y desaparición a manos de crueles secuaces del “Brujo”, esto es algo que no se revelará en esta nota. Entregarse virginalmente a su lectura es la única manera de quedar libres. Y esto, por piadosamente decirlo. “Lucho Maidana ataca” no fue imaginado ni escrito para débiles ni para tibios. [...] Continuar la lectura

Una iniciación que no tiene fin

[Sobre “El punto idiota”, de Pablo Farrés, Pánico el pánico, Buenos Aires, 2010.]

Por Eduardo Grüner

Y punto. Así termina (casi) cualquier libro. Con un punto, no siempre final –si es literatura en serio, el final empieza algo para el lector–. Con un punto. O “puntito”. Pero no este, no el de Pablo, que también comienza con un punto. O “puntito”, ínfimo, infinitesimal, si se quiere. Claro que este significante –“infinitesimal” – contiene otro: “in-finito” (vale decir: no terminado, interminable: como, digamos, el Dios-Naturaleza de Spinoza, que no termina de no inscribir su creación de un Universo que va chorreando incompletud en su propio hacerse). “Punto infinito”: no habrá que extrañarse –aunque sea motivo de alarma- que promediando el texto aparezca el Aleph –que no siempre, contrariando el mito, es necesariamente borgiano–. Un Aleph, para el caso, decidida e indecisamente idiota: girando y revolviendo las palabras sobre sí mismas, o contra sí mismas, ese baboseo multiforme expele ¿qué cosa? Humores -anfibología de la lengua (“madre”, ¿cuál otra?)-: mierdas, sémenes, vómitos, orinas que literalmente (y eso es más que “literariamente”) hacen nacer (in)seres para los cuales el nacimiento es algo mucho peor que la muerte, en tanto los condena a existir en el mundo de su propia mierda, a insistir en el fin –de mierda– que ya estaba en el origen. ¿”Mensaje social”? Puede ser. Pero a condición de que aceptemos incluir, como “fundamento” de la sociedad, la imposibilidad de todo mensaje que no sea… de mierda. [...] Continuar la lectura

Hitler escapó a Marte

la-madriguera-hitler-y-el-reich-andres-bufali-ilustrado-11977-MLA20051772087_022014-OPor Omar Genovese

[Sobre La Madriguera, Andrés Bufali, Distal, Noviembre 2013, 168 páginas.]

Una novela con el tamaño de una revista es un despropósito, tal vez lo explique la biografía del autor en la página 4, se trata de un autor de no ficción en su primera ficción. Pero la mayor contradicción está en la portadilla antes del índice: “En esta novela, basada en hechos reales, hay personajes que lo son y otros surgidos de la imaginación del autor.” ¿Los “personajes” producto del imaginario no son personajes?

De la lectura se obtienen tres problemas básicos. El lector, o destinatario del texto, carece de memoria suficiente y debe ser reubicado, capítulo a capítulo, en las situaciones transcurridas, guiándolo como si fuera incapaz de relacionar dos enunciados. [...] Continuar la lectura

Marx y Ucrania: contra la “Realpolitik” infantil

Por Nicolás González Varela

“Jamás olvidaremos que los trabajadores de todos los países son nuestros amigos  y los déspotas de todos los países nuestros enemigos.”

(Primer Manifiesto del Consejo General de la Iº Internacional sobre la Guerra Franco-Alemana, 19 de julio de 1870)

En las revoluciones burguesas europeas de 1848-1849, que removieron y hicieron salir al escenario de la Historia a muchas nacionalidades oprimidas, resultaba característico que, siempre que el movimiento ucraniano se incrementaba en fuerza y voz, lo declarasen de inmediato como “invención” de cualquier “potencia foránea” o del mismísimo maquiavélico Metternich; incluso en la Rusia prerrevolucionaria se consideró entre los socialdemócratas que la cuestión nacional ucraniana era una “quimera” o bien de Bismarck, o bien del “Estado Mayor alemán”, o incluso del Vaticano. Ucrania era una falsa tierra irredenta. En la prensa burguesa revolucionaria se etiquetaba a los ucranianos como un pueblo ahistórico, contrarrevolucionario de “campesinos y popes”. Cuando en 1890 Engels escribió en Ginebra para el diario Sotsialdemokrat ruso su estudio sobre “La política exterior del Zarismo” (por cierto, puesta en el Index por Stalin), los editores Vera Zasúlich y el padre del Marxismo ruso, Plejanov protestaron escandalizados contra un pasaje en el cual Engels designaba a los ucranianos como nacionalidad “especial, diferente de los rusos” y que habían sido anexionados “por la fuerza” en 1772. El Marxismo ruso ortodoxo, del cual evolucionó el Nacionalbolchevismo stalinista, consideraba a los ucranófilos (antiguos “rutenos” bajo la nobleza polaca y el Zarismo) con desprecio y hostilidad. No era raro que entre 1918-1919 el Ejército Rojo fusilara a gente en Ucrania meramente por hablar ucraniano, lengua que se consideró “contrarrevolucionaria” per se en la época del dominus Stalin.

La teoría de Lenin de las nacionalidades intentó poner paños fríos sobre el asunto… La incomprensión de la nación ucraniana (o de la polaca o de la finlandesa o de la letona o de la bielorrusa o de la georgiana o de la armenia) al Partido Bolchevique le costó tres años de cruenta guerra civil y una sangrante división en su interior. Ucrania finalmente perdió su independencia en 1922, en el anticlimax de la represión de Kronstadt, las revueltas de Tambov y la restauración capitalista de estado de la NEP. Hasta tal punto llegó la incomprensión que Lenin tomó medidas radicales contra el Chauvinismo ruso bolchevique en el aparato del estado y del partido en su sección ucraniana (creado ex post facto de la Revolución de Octubre, en abril de 1918, compuesto en su mayoría por ¡rusos! y que representaba al 0,2% de la población ucraniana), las llamadas medidas de “Indigenación” o Korenizatsiia. Hubo que esperar a finales de los años 1920’s para que Ucrania tuviera por fin en la estructura del PCU y en las del estado a… ucranianos. En aquellos años dentro del mismo PCUS se alzaban voces contra las relaciones “colonialistas” de Moscú sobre Kiev. Por supuesto la Korenizatsiia pensada por Lenin, se detuvo y se invirtió a partir del dominio de Stalin en 1929. Las sangrientas purgas comenzaron en el PCU en 1933, los detenidos (ejecutados) eran acusados, ironía de la Historia, como criptofascistas y terroristas “nacionalistas degenerados”. Se prohibió al lengua ucrania y se impuso como lingua franca oficial el ruso. Por eso puede decirse que la cuestión ucraniana debe considerarse como el “punto neurálgico” del Socialismo y del Comunismo ruso, ayer y hoy. [...] Continuar la lectura