Ingreso

Articulo

Desigualdad de tratamiento

Por Daniel Freidemberg

La desazón sobreviene cada vez que en estos días (no siempre, sino en estos días, de acá a hace algo más de un mes) leo esa palabra, “antisemitismo”. No tanto por la extrañeza de verme situado, con mi origen y mi apellido, entre los que aportan al antisemitismo, sino por la ligereza con que se usan algunos términos.
¿Pensó realmente Guillermo Piro lo que dice y en qué se embarca cuando en su post del 21 de agosto percibe “olor a antisemitismo disfrazado de antisionismo” en la “desigualdad de tratamiento” con que “gran parte de la comunidad internacional y de la opinión pública” están tratando lo que pasa en Medio Oriente?
Sé que Piro se molesta cuando percibe que muchos se apuran, como temiendo quedar fuera del bote, a sumarse a un consenso, como suele suceder con los consensos en torno de causas “progresistas”, “de izquierda” o de protección a los desvalidos. Y en especial se enoja cuando esa tentación de figurar en la lista de espíritus nobles lleva a decir tonterías e inexactitudes. No podría decir si los casos que menciona valen como ejemplo de tontería o inexactitud, sí en cambio que ver ahí actuando al antisemitismo (salvo, quizá, en parte, en el del repudio al futbolista ghanés) es incurrir, cuando menos, en una inexactitud.
Hay, sí, desigualdad de tratamiento, por parte de unos y de otros, respecto de todo lo que tiene que ver con la invasión al Líbano, pero en estos días, visto el curso que tomaron las cosas, puede que la balanza pese más de un lado: efectivamente, muchos discursos contrarios a lo que están haciendo los sionistas incurren en inexactitudes, unilateralismos o exageraciones. Es imposible que eso no ocurra en situaciones tan fuertes, tan movilizadoras, como esta. Pero una cosa es la “desigualdad de tratamiento” que proviene del oportunismo y de la lengua fácil y otra la que surge del apasionamiento y la indignación, y, en cualquiera de los dos casos, atribuirlo al “antisemitismo” me recuerda al chiste del homosexual tartamudo y gangoso que acusa de homofóbicos a los que no le dan el puesto de locutor.
El argumento de que detrás del antisionismo hay antisemitismo lo leí muchas veces, muchísimas: lo usan los sionistas cada vez que se dice que está mal hacer cosas como violar persistentemente las resoluciones de la ONU, cañonear y bloquear la sede de la autoridad palestina (con lo que de paso Israel favoreció el triunfo electoral de Hamas) o presionar al gobierno argentino para que despida de canal 7 a un periodista (judío) al que acusan de “agente de Hezbollah”. Identificar con antisemitismo al antisionismo, o –en la mayoría de los casos– a las críticas que se hacen a lo que hacen los sionistas, no me parece distinto de la operación que calificaba de “campaña antiargentina” a las denuncias de los secuestros, las torturas y los asesinatos que se cometían, en la segunda mitad de los ’70, en la Argentina.
También durante la Segunda Guerra Mundial hubo claramente una “desigualdad de tratamiento”, y “gran parte de la comunidad internacional y de la opinión pública” se inclinaban automáticamente en contra de los nazis y a favor de los aliados, hicieran lo que hicieran, por más que los bombardeos ingleses destruyeran ciudades alemanas y asesinaran a miles de civiles. Y nadie por eso iba a decir que la comunidad internacional y la opinión pública fueran “antigermanas”, salvo los propios nazis.
No digo que no haya antisemitismo en absoluto, porque está claro que los de la calaña de Cabildo o los Baseotto no van a desperdiciar la ocasión. Digo que, en la inmensa mayoría de los casos, no es al antisemitismo que corresponde atribuir la desigualdad de tratamiento. Y sobre todo que cuando se agita esa palabra, “antisemitismo”, en esta cuestión concreta, lo único que se consigue es, salvo para los fanáticos de la derecha sionista y para los verdaderos antisemitas, empeorar todo, colocar las cosas en un terreno donde los únicos que no pierden son ellos, lo peor de un lado y de otro, los que hasta no conseguir la aniquilación mutua no paran, y los que hacen negocio con eso.

Comentarios (12 comentarios)

Excelentes palabras.
¿Por qué nadie dice esto?
Puta, che…

whg / agosto 23rd, 2006, 4:50 am / #

Guillermo Piro es un buen traductor, pero dice muchas tonterías, y con el análisis sobre el conflicto en Oriente Medio muestra una actitud muy sospechosa. No sé si es solamente una pose de intelectual inconforme, pero por gente como él uno cree que algunos artistas estarían mejor callados y ocupados en sus obras de ficción.

Marcelo / agosto 23rd, 2006, 11:53 am / #

¿Sospechosa? Es muy fuerta esa palabra. ¿Qué sugiere? ¿Por qué se la deja colgando tran tranquilamente? Si no estás de acuerdo con lo que dice Piro, OK, pero cón qué derecho lo mandás a callarse y encima le quitás autoridad para escribir más que ficcion? Para colmo no aportás nada sobre el tema.

Ernie / agosto 23rd, 2006, 3:02 pm / #

Piro tiene aparentemente un pasado antisemita. Parece que tiene amigos judíos y lo quiere demostrar y en su defensa defiende también la actitud beligerante de un país inventado como bastión de occidente en medio oriente. También soy judío pero las opiniones de Piro me molestan: mostrar las fotografías (probablemente trucadas) en las que la misma mujer llora frente a distintas casas destruidas e ironizar sobre una campaña de prensa. O la tapa de The economist (18/8) y titular “a que no saben quién ganó la guerra”. Nadie ganó la guerra, Piro, esta guerra sigue y no se gana, Piro. Las cosas no son tan fáciles como las ves desde tu asiento frente a la pc, Piro. Y ahora transcribe completo el texto de Freidemberg. Piro es muy democrático. Cuando trata de hablar de la realidad resulta patético. Y cansa. Pero es cierto: es buen traductor.
Te felicito Daniel: entre los blogs y casi diría en términos generales no hay análisis tan a fondo como el que hacés. Aunque quizás este no sea el medio, me gustaría leer algo todavía más suculento. Parece que podés escribirlo. Dejá de pelear con Piro; tiene el tic del formador de opinión: aunque sea una idiotez hay que decirla igual, no reflexionar demasiado porque estropea el efecto.

Daniel / agosto 24th, 2006, 1:51 am / #

Agradezco de veras la felicitación, me complace, pero: 1) lo que escribí no lo entendí como una pelea con Guillermo. No fue una pelea, ni me interesa pelear por vía virtual: había en el texto de Guillermo algo así como un núcleo que me parecía que venía mal planteado y quise desbrozarlo, y de paso desarmar un argumento muy oido ultimamente, y de parte de mucha gente (incluida gente que respeto y quiero), pero que no comparto para nada y me parece peligroso: el del antisemitismo. 2) al texto no sólo lo puse en Nación Apache porque Piro “es democrático”: lo escribí porque él me lo pidió. Cuando leí su post le comenté que tenía discrepancias fuertes, pero que no quería ventilarlas en público, que lo resolviéramos por e-mail, y me propuso que lo desarrollara en un artículo, y eso hice. 3) no creo estar perdiendo el tiempo ni malgastando mis fuerzas “peleando” con Piro (aunque no fue una pelea): a mí, al menos, lo que escriben los imbéciles o los hijos de puta no me suscita ninguna respuesta, siento que uno tiene que ocuparse de otra cosa y hacer la suya. Pero cuando el que dice algo a lo que uno necesita oponerse es un tipo inteligente y buena gente, ahí sí me dan ganas: hay algo que discutir. Mis discrepancias con Guillermo son múltiples, a veces muy importantes, y se dieron a propósito de una enorme cantidad de cuestiones desde que empezó esta cuestión de los blogs, pero me alegra tenerlo entre mis amigos, entre otras cosas porque las discrepancias no nos impiden ser amigos, y, sobre todo, no nos impiden respetar mutuamente cómo pensamos y lo que hacemos.

Freidemberg / agosto 24th, 2006, 9:13 am / #

Una actitud sospechosa de responder a una finalidad ajena al mero análisis, de ser tirapetardos e incendiaria en vez de proponer rigor intelectual, sosiego y sopesar los argumentos. Porque no es la primera vez que tergiversa conceptos y fuerza las categorías: antisemitismo, antiamericanismo, etc., y porque presentar una argumentación superficial y frívola sobre un asunto tan terrible es un acto “criminal”. Qué necesita este hombre para reconocer que las incursiones militares israelíes tanto en Palestina como en Líbano niegan todas las garantías humanitarias internacionales y violan todos los logros en materia de derecho internacional ganados tras la segunda guerra, que hay una auténtica y magna maquinaria de propaganda estadounidense y de “lobbies judíos estadounidenses” para demonizar todo lo que venga del Oriente Próximo musulmán. Parece que no le alcanza con que Todos los organismos internacionales de vigilancia y protección de los “derechos fundamentales del hombre” denuncien y condenen estas maniobras bélicas, económicas y sociales de opresión, colonialismo y exterminio. Se pone a hacerse el witty, el cachondo, el listo, el banana, el piola, con temas que deberían quemarle en las manos. Los milicianos de Hezbolá son tan reprobables, cuando atacan a la población civil, como el ejército israelí, pero no son un Estado de derecho reconocido por la comunidad internacional, y por tanto no son interlocutores válidos a la hora de exigir el cumplimiento de las directrices y leyes (No como organización, ya que si no se la reconoce para gobernar, por ejemplo, tampoco se podrá reconocerla para la imputabilidad).

Y no lo mando a callar, Opino (yo, ¿ah?) que algunos estarían mejor callados que diciendo boludeces peligrosas.

¿Algo más, querida/o Ernie?

Marcelo / agosto 24th, 2006, 12:29 pm / #

Daniel: si usted es su amigo y lo respeta yo lo respeto a usted y agradezco que todavía haya gente que respeta las amistades y desea confrontar en paz con ellas. Si me pareció que peleaba es porque el texto le salió subido de tono (o, por lo menos yo lo leí así, disculpe). Y me subí a él porque me pareció que alguien ponía en vereda a un representante del pensamiento progre democrático que, quizá sin quererlo, le hace el juego a los intereses más perversos. Pero ahora, con su aclaración, veo que, quizás, no sé, no valía la pena hacer el comentario, que nadie aprendió nada ni revió su punto de vista (incluyéndome) y que estas que queremos creer reflexiones terminan siendo chanzas y chirigotas entre amigos, simpatizantes y enemigos. Lo siento. Un saludo.

Daniel / agosto 24th, 2006, 12:58 pm / #

Dijo boludeces, es verdad, aunque las boludeces no suelen ser cosas verdaderamente peligrosas.

Silvia Dabul / agosto 24th, 2006, 1:01 pm / #

No se ofenda, por favor, tocayo. Me parece injusto que hable de “chanzas y chirigotas”: usted usa la palabra “reflexiones” y lo que quise con mi texto es eso, reflexionar, y me parece que lo hice. Pero no para “poner en vereda” a nadie, sino para plantear una cuestión que me parecía que vale la pena plantear, surgida en oposición a algo que leí –de Piro en este caso– y con lo que estoy en desacuerdo. Que a mí, como a usted, no me caiga bien “el pensamiento progre democrático” (aunque habría que ver qué se quiere decir con esa caracterización) no me lleva a poner en vereda a quien exprese algo que podría ubicarse en esa línea, y no porque sea mi amigo (Piro lo es) sino porque me reventaría que alguien quisiera ponerme en vereda a mí. Lo que quise y lo que quiero es discutir, plantear ideas que por ahí al que piensa distinto pueden interesarle, o no. Le pido que no tome mi respuesta a su comment como un acto de obediencia a un pacto mafioso –tipo “sólo nos criticamos entre nosotros”– sino como la necesidad de dar a conocer algo que no quería que pasara desapercibido: que al post lo escribí porque me lo sugirió Piro, y que me lo haya sugerido de ningún modo me parece poca cosa. Más aun cuando luego reproduce mi texto en su propio blog particular, Wimbledon. Hay todavía gente capaz de actuar de ese modo, a mí me asombra, y me parece muy importante que se sepa. Además de las ideas y las visiones del mundo que uno pueda tener, también las actitudes son importantes, y quise hacer notar esa actitud. Me parece muy necesario que, si uno advierte actitudes como esas, las diga. No sólo ni principalmente por agradecimiento, pero por agradecimiento también.

Freidemberg / agosto 24th, 2006, 9:39 pm / #

No lo tome a mal, Daniel, pero reconvenir a alguien es, en lenguaje callejero, ponerlo en vereda. No se trata de otra cosa. Y es, ni más ni menos, lo que usted hace conmigo en este texto y, de algún modo un poco más elaborado, usando un texto de Piro como excusa y la corrección como formato para desarrollar sus ideas, lo que hizo en el post del que hablamos y que dio origen a mis comentarios. Acepto la reconvencion aunque sí creo que Piro es un formador de opinión petardista que habla antes de pensar y también que opera así para no echar a perder el efecto. Sé que es su amigo pero todos tenemos amigos defectuosos y defectos. Aunque descreo de los gestos democráticos acepto su palabra. No sé por qué: no lo conozco a usted ni a Piro y, prácticamente, hace un par de meses que me dedico a mirar algunos blogs. Retomemos: Piro venía diciendo un par de cosas que me molestaban y casi toda la gente que leí -excepto algunos que enarbolan la bandera de Hezbollah como si representaran a los pueblos oprimidos camino del socialismo, una visión más que simplista, infantil- se encolumnaban más o menos detrás de él. Piro no permite comentarios y, digamos, me pareció que usted hablaba mi mismo lenguaje. Creo que no me equivoco. El tema de su amistad con Piro es suyo y se lo dejo. Le mando un saludo.
PD: 1) Cuando dije que no peleara con él me refería a que no era necesario o no me parecía que le fuera necesario a usted usar un texto de Piro para reflexionar, que ya había leído otras cosas suyas y que creía que la alusión no servía para mucho.
2) La endogamia de los blogs es una piedra que van a tener que dejar en el camino. He visto más de una vez, en este poco tiempo, que cuando llega un forastero se le tiran al cuello, tanto si su crítica es positiva como si es negativa. Si me permite una opinión, alguien debería estudiar a la mayoría de los que tienen blogs; creo que se sacarían un par de conclusiones más que interesantes.

Daniel / agosto 25th, 2006, 12:49 am / #

Me parece que leer en el tal “Daniel” el rumor de un estilo otrora conocido: Massei. Tiene ese retruécano polemista casi irracional, como gritito para llamar la atención. Me parece, bah, pero no tiene importancia…

Omar / agosto 25th, 2006, 8:16 am / #

Mire Genovesse: mi apellido no es ese y mi nombre no va encomillado. Me tomé el trabajo -verdadero trabajo- de leer parte de su blog y de tratar de entender lo que escribió en éste. Sinceramente y con respeto le digo que sus razonamientos me resultan infantiles y su uso del lenguaje, lamentable. Me tomé el trabajo de fijarme quién es Massei y no me dice nada el apellido. No entiendo por qué dice lo que dice y no me interesa. Sinceramente usted no me cae bien.

Daniel / agosto 26th, 2006, 12:35 am / #

Dejar un comentario