Ingreso

Articulo

Jelem, la aldea de los tontos

Por David Wapner

Esta madrugada, el Concejo de Seguridad de la ONU votó el cese del fuego.
Israel aprovecha que es sábado para ganar tiempo y hace ingresar al Líbano miles de soldados y equipos con la misión de capturar el sur hasta el río Litani.
Se meten por caminos vacíos, terneros perdidos se les cruzan en su marcha.
Desde el aire mantienen la presión (a esa altura, todavía la fuerza aérea libanesa o guerrillera no ha aparecido); pasa un convoy de refugiados y le tiran un misil.
Por tierra es otra cosa, aunque matan, mueren.
Por la mañana, la fuerzas de ocupación difunden por una radio libanesa un mensaje en árabe, por el cual se advierte a la población que el ejército israelí controla el sur y, por lo tanto, para evitar derramamiento de sangre, la población debe quedarse en sus casas.
Luego se pide a los militantes de Hizbalá que hubiese en las aldeas, que depositen sus armas al frente de la puerta de la primera casa.
Una vez cumplimentado este requisito, los militantes deben reunirse en el espacio que media entre la primer casa y la segunda, y esperar a las tropas israelíes con los brazos en alto y las manos en la nuca.
Finalmente, uno de ellos, elegido por voto democrático, deberá adelantarse al resto y agitar una bandera blanca.
Los militares israelíes sueñan conque aquello que no se les dio durante un mes de bombardeos sin descanso, suceda en el lapso que resta entre ahora y las 7 de la mañana del lunes, cuando entre a regir el cese de las hostilidades.
Pero es muy difícil que la tendencia pueda revertirse: Israel, a pesar de su enorme ventaja tecnológica, de su poder de fuego, y de los desastres causados tanto en el frente libanés como en el interno, no puede vencer a la guerrilla de Nasrallah.
Los chistes sobre tontos son un clásico para cuya consumación los pueblos victimizaron a otros, vecinos o rivales.
Los judíos de Europa Oriental crearon una aldea: Jelem, la aldea de los tontos. Llegado el caso de que un perro se infecte de garrapatas, los naturales de Jelem no dudarían en prenderle fuego al perro.
Pasó el tiempo, (la cultura judía de Europa Oriental es un recuerdo), ahora Jelem es Israel.

Comentarios (no hay comentarios)

no hay comentarios para este post.

Dejar un comentario