Ingreso

Articulo

¡Cómo enriqueces, cómo me enriqueces!

Por Juan Rodolfo Wilcock

Traducción de Guillermo Piro

¡Cómo enriqueces, cómo me enriqueces!
Estaban algunos de los más ricos de Italia
y yo dije: “Estoy a su servicio”,
y ellos pensaron: “Él es más rico que nosotros”.
Olimpia albergó al más grande de los dioses,
Éfeso, a Artemisa criselefantina,
yo tengo un teléfono y llamo a este número
y tú atiendes y dices: “Soy yo”.

Fotografía de Anatole Saderman

Comentarios (no hay comentarios)

no hay comentarios para este post.

Dejar un comentario