Ingreso

Articulo

La nueva épica

Por David Wapner

La manifestación en favor de Israel que, con presencia del embajador, reunió en Buenos Aires a más de 5000 personas.
La pregunta es: ¿deben los judíos, los argentinos en este caso, apoyar en bloque al Estado de Israel en su aventura militar en el Líbano, aunque haya evidencias de que el Ejército de Defensa comete delitos de guerra?
¿Toda denuncia en este sentido debe ser considerada como una campaña para enlodar la imagen de Israel?
¿Como en la “campaña antiargentina”, durante la dictadura de 1976-1983?
¿Denunciar a Israel lo convierte al denunciante en antijudío?

Pero, ¿ser judío significa ser más bueno o más malo, según rija tal o cual estereotipo?

No, ¿por qué debe ser así?
¿No somos gente como cualquiera?

Para no repetir en sentido inverso la lógica del nazismo (aniquilar a los judíos porque son judíos), hay que hacer un esfuerzo y olvidar que el Estado de Israel que está arrasando al Líbano es un estado judío.

El israelí es un israelí, aunque sea judío.
El israelí es una entidad nacional nueva, que quiso reemplazar la tradición, el viejo judío, por una nueva épica, el sionismo (el nuevo judío).
Por ejemplo, durante mucho tiempo, la lengua de la cultura que fue aniquilada durante la Shoah, el yiddish, estuvo virtualmente prohibida en Israel.

La devastación que causan las fuerzas armadas israelíes no tiene que ver con que sus soldados, sus jefes, sus políticos que han decidido este ataque y la mayoría de sus habitantes sean judíos. Israel está actuando del mismo modo en que lo hicieron otras potencias coloniales de signo diferente contra sus colonias rebeldes, o contra países o territorios que de pronto se le revelan indóciles. De tal suerte se justifican invasiones bajo los pretextos más variopintos.

A todo esto debemos sumarle que Israel es una potencia militar que cumple un papel clave en la política global de los Estados Unidos.
En las circunstancias actuales, se trata de un gobierno débil y aventurero que ha tirado el tablero y ha hecho un desparramo en la región para justificarse en el poder. Un poder, claro, que hace uso cínico de la condición judía del 80 por ciento de la población israelí y manipula su historia, su religión y enciende fuego sobre su imaginario.

Al imbricarse pasado y presente, religión e historia, con argamasa emocional, de modo que no pueda diferenciarse dónde termina una y comienza la otra, es harto difícil que surja un pensamiento crítico y, en este caso, un movimiento antibélico que actúe en forma independiente de las acusaciones de traición al pueblo judío.

El israelí es un israelí, aunque sea judío: es un israelí.

Foto AP

Comentarios (4 comentarios)

Es una confusión más extendida de lo que se creería y, como sugiere el excelente artículo, cargada de intención. Se me ocurre que una manera de superarla es explicando lo básico, desde el comienzo. Por ejemplo, que en el estado de Israel no viven solamente judíos y que muchos otros judíos habitan países de lo más diversos. También habría que hacer historia y explicar quiénes vivían en Palestina antes de la fundación del Estado de Israel, incluso teniendo en cuenta que allí también había muchos judíos antes de 1948. Se me ocurre que lo único “positivo” que tienen estos hechos terribles, es que atraen la atención de las personas, que, de otro modo, los ven como distantes y poco importantes. Y ese interés bien puede aprovecharse para explicar, involucrarse, y pensar.
Este artículo resultaba necesario y me parece que las relaciones que establece son de lo más atinadas.

Carlos / agosto 3rd, 2006, 9:08 am / #

Totalmente de acuerdo, David. Excelente. Nada de lo que leí lo plantea con tanta exactitud y lucidez. Además, si uno sabe que vivís en Israel el valor de lo que decís crece.

Freidemberg / agosto 3rd, 2006, 9:53 am / #

De todas las criticas escritas que he leido durante todos estos dias a la accion israeli, no he visto ninguna propuesta alternativa a este conflicto.

Por que es tan dificil ser equilibrados en ambos lados del espectro? Quien lee tu articulo y no sabe nada del conflicto en Medio Oriente (la mayoria) pensaria que los israelies decidieron salir a tirar bombas sobre un rebaño de dulces ovejitas musulmanas. Que a los israelies les encanta derrumbar edificios a bombazos y que nada tiene que ver que esos mismos edificios (llenos de civiles) son utilizados como plataformas de ataque.

Sos la excepcion? Tenes alguna solucion alternativa que proponer? Como lidiar con un pueblo que fundamentalmente no cree que tengas derecho a existir?

Carlin / agosto 4th, 2006, 12:38 pm / #

Bien David.
Carlín, David no es un político, no es él quien tiene que ofrecer propuestas…
Saludos

marina / agosto 4th, 2006, 1:46 pm / #

Dejar un comentario