Ingreso

Articulo

Si realmente queremos mantener a nuestros niños seguros

Por Andrew Vachss

Traducción de Paula Pampín

[Para proteger verdaderamente a los niños de los predadores sexuales –tanto en Internet como fuera de ella– debemos considerar cambios cruciales en nuestro pensamiento, nuestras leyes y nuestras tácticas. Este artículo fue publicado originalmente en Parade Magazine, el 2 de mayo de 1999. Andrew Vachss, editor contribuyente de Parade, es también un abogado cuyos únicos clientes son los niños. Durante tres décadas ha sido testigo de primera mano de la devastación que el abuso sexual provoca en nuestros ciudadanos más vulnerables, y ha luchado para cambiar un sistema que está haciendo demasiado poco por ayudarlos. Su novela Choice of Evil, publicada por Knopf, explora el oscuro mundo de una nueva casta de predador: el que celebra sus asesinatos seriales online. Esto no es para niños.]

En 1996, Stephen Simmons, de 43 años, un abusador de niños convicto, se aproximó a Sam Manzie, un adolescente perturbado y confundido. Durante el año siguiente Simmons supuestamente se encontró con el chico en varias ocasiones y, según el fiscal, abusó sexualmente de él. En el otoño de 1997 los hechos tomaron un giro aún más trágico cuando Manzie, en ese entonces de 15 años, fue acusado de asalto sexual y asesinato de otro niño, Eddie Weiner, de 11 años. ¿Dónde comenzó esta cadena de acontecimientos? ¿Dónde conoció Simmons a su supuesta víctima?
En un chat room de Internet.
Los pedófilos predadores son expertos en camuflaje. Virtualmente todos sus acercamientos a los niños se producen bajo una apariencia benigna, ofreciendo “amistad” o “comprensión”. Por cada abusador de niños que salta de una camioneta usando una máscara para arrebatar a una víctima, hay miles cuyas armas son la trampa y el engaño.
Como todos los predadores, aquellos que abusan sexualmente de niños van donde hay suficiente provisión de presas. Hoy Internet ofrece dicha provisión. Para un abusador de niños aproximarse a una potencial víctima a través de Internet es mucho más fácil (y menos riesgoso) que esperar mucho tiempo cerca del patio de una escuela. ¿Cómo podemos proteger a nuestros niños? Se aconseja a los padres monitorear sus computadoras hogareñas para asegurarse de que sus niños no sean atraídos a la interacción con extraños potencialmente peligrosos. Esto debería hacerse en primer lugar, pero no es una defensa infalible. Tampoco lo es patrullar Internet. Puede ser el nuevo campo de caza, pero no es Internet en sí misma lo que debe preocuparnos. Necesitamos dedicarnos a los predadores.
Debemos tener en cuenta que los predadores pedófilos acechan, incitan y abusan de los niños desde antes de que el ciberespacio existiera. Si Internet entera colapsara mañana, los predadores aún cazarían, adáptandose al medio ambiente, como siempre lo hacen.
La única forma de proteger efectivamente a nuestros niños es entendiendo algunas verdades básicas. Necesitamos reconocer que la pornografía infantil no es un “discurso”, es la fotografía de un crimen, una felonía sujeta a demanda en los cincuenta estados. El discurso no está protegido en nuestra Constitución. Ni tampoco la seducción de los niños para la gratificación sexual de los adultos.
Debemos comprender a nuestro enemigo. Las características esenciales de un predador pedófilo son: les gusta lo que hacen, lo hacen porque quieren y continuarán haciéndolo hasta que algo se los impida.
Necesitamos comprender que los predadores pedófilos son soberbios diagnosticadores. Pueden sentir la vulnerabilidad en los niños. Necesitamos aprender de ellos; aprender cómo seleccionan a sus víctimas, cómo se aproximan, cómo cautivan. Y todo lo que aprendamos debemos usarlo en su contra.
Necesitamos reducir radicalmente las posibilidades de éxito de los predadores. Una de las principales técnicas de camuflaje, por ejemplo, es describir cualquier abuso de un niño del mismo sexo como “homosexual”. Esto es una mentira y un artificio. Pero si creemos este fraude, si condenamos al ostracismo a todos los jóvenes homosexuales como abusadores potenciales, solamente los estamos llevando a los “afectuosos” brazos abiertos de ellos. Cada pérdida es una tragedia. Necesitamos hacer algo más que meramente reflejar nuestro ultraje moral y adoptar tácticas que realmente funcionen. Los adolescentes son naturalmente cínicos. Hay una fuerte presión de sus pares por no ser un “tonto”. Los adolescentes no necesitan lecturas morales, necesitan que les muestren las técnicas de los predadores para que así puedan protegerse.
Necesitamos gastar dinero en políticas anti-pedófilas y unidades demandantes. Además de terapeutas que puedan trabajar el delicado balance entre reconstruir al niño traumatizado y prepararlo para testificar en la corte.
Si queremos reducir la victimización de nuestros niños debemos aumentar nuestro compromiso con ellos. Sabemos qué hacer. Sabemos lo que costaría. La cuestión es si estamos dispuestos a pagarlo. Y como siempre, los chicos no consiguen un voto. Depende de nosotros.

Es necesario hacer más
Se necesitan hacer cambios radicales a nuestro sistema de justicia criminal si vamos a proteger a nuestros niños de los predadores, en la red y fuera de ella. Escriban a nuestros legisladores, hablen a sus agencias legales y organicen una campaña comunitaria para conseguir que esos cambios sean hechos. Necesitamos:

  • Aumentar las penalidades para todos los crímenes de “seducción” dirigidos a los niños. Tales penalidades deberían ser aumentadas cuando el predador tuvo antecedentes convictos, usó “camuflaje” (como un chat room) o abusó de una posición de confianza (como un maestro, consejero o entrenador).
  • Cambiar el rótulo del comportamiento predatorio. El sistema de justicia criminal caracteriza la “seducción” de niños por abuso sexual –se refiere a cualquier abuso sexual carente de violación con uso de violencia– como un crimen “no-violento” (como si un chico pudiera ser “violado no-violentamente”). El hecho de que un predador no use violencia física para alcanzar sus fines no significa que el crimen no tenga un efecto horriblemente violento y traumático. Pregunten a cualquier terapeuta competente. O a cualquier víctima.
  • Amedrentar a las autoridades golpeándolas en los recursos. La ley debe imponer estricta responsabilidad a las organizaciones, agencias e instituciones que exponen los niños negligentemente a los predadores. Esto debería incluir sectores públicos, privados, voluntarios y religiosos. La responsabilidad debe ser extendida hasta incluir instancias en las cuales los pedófilos son “reciclados” después de acordar tratarlos y regresarlos a posiciones de confianza. Si una organización decide que un individuo está “curado” y lo retorna a un programa diferente o comunidad sin divulgar sus antecedentes a los padres, esa organización debería ser responsable por cualquier daño que resulte.
  • Vaciar las prisiones de ofensores genuinamente no-violentos y llenar las vacantes con predadores sexuales de niños. Estos predadores, hasta ahora, han disfrutado de “probation” y sentencias cortas. Una vez que los tengamos adonde pertenecen, debemos mantenerlos allí más tiempo.
  • Signos de advertencia
    ¿Cómo pueden darse cuenta si sus niños han sido acosados por un pedófilo? Él o ella pueden mostrar estos signos de advertencia:

  • Tendencia a ocultar
  • Ataques de ira
  • Depresión y falta de interés repentina en las actividades
  • También vigilen las demandas inapropiadas del tiempo de sus chicos por un maestro, entrenador o “big brother”, especialmente si el adulto muestra enojo al ser excluido del contacto con su chico, le compra regalos caros, o insiste en llevarlo de viaje solo.

    Comentarios (2 comentarios)

    Me interesaria intercambiar. conocimientos con gente q trabaja en este tema soy Lic. en Cs criminalisticas y Criminologia. tengo una tesis hecha sobre abuso sexual infantil, y en la ciudad donde vivo. este tema es ignorado por completo como otros tantos delitos.

    KUN / enero 27th, 2008, 2:04 pm / #

    hola soy estudiante de licenciatura en nivel inicial y estoy preparando mi tesis sobre abuso en esta etapa y me gustaria contactarme por mail para charlar sobre dudas que tengo al respecto.muchas gracias

    andrea / septiembre 16th, 2008, 9:26 am / #

    Dejar un comentario