Ingreso

Articulo

La dignidad de Pekerman

Por Pablo E. Chacón

El exitismo es una epidemia. No conozco a José Pekerman más que por los resultados que alcanzó como director técnico de diversos combinados nacionales, que no son pocos (los resultados y los combinados). Siempre pareció uno de esos tipos difíciles de extorsionar, chantajear, influir. Siempre pareció mantener una línea de conducta. Siempre pareció gustarle un tipo de juego. Sutilezas de estilete. Parece un tipo discreto (no un mediocre), templado, digno. ¿Será así? La decisión de renunciar a la dirección técnica de la selección mayor, a mi juicio, confirma esos juicios (míos); en ese punto, me recuerda a Marcelo Bielsa, cuando decidió irse después de ganar unas olimpíadas (al contrario de Rafael, su hermano ex canciller, que con tal de quedarse bajo la luz del proscenio, posa de antioficialista).
Saldrán ahora las ratas a decir que estaba éste pero no estaba el otro, que Messi, que Crespo, que Ayala, que Saviola, que la lesión del arquero, que la mala suerte, que el árbitro jugó contra Argentina, que es un conservador que no se animó a más -como si los alemanes fueran Serbia y Montenegro- para que los Agulla y Baccetti sigan con su publicidad racista, ignorantes de Clarice Lispector, Joao Gilberto, Arembepe y Rubem Fonseca.
Pekerman no se merece semejante trato. Jamás perdió la cabeza, siempre dio la cara, nunca mostró resentimiento y siempre respeto. Estaban los mejores, jugaron todos. Pero hay otros mejores, o que tienen más suerte, o que son locales. Y además está Brasil, que es vecino, socio comercial y generoso país, abrigo de la disidencia tóxica, sexual, política, etcétera.
Hay que acordarse de Menotti, del mundial 78, el mundial de los militares y los montoneros, arreglado, comprado, amañado, donde si hubiera existido el antidoping, los jugadores de la selección capitaneada por el fascista de Pasarella no habrían sido suspendidos sino metidos presos por violación reiterada a la ley antidrogas. Hay que acordarse del Toto Lorenzo, de Zubeldía, de Bilardo, de Pachamé, de Aguirre Suárez, de Manera, de Malbernat, de ese partido contra el Milan de Gianni Rivera en La Plata. Esas vergüenzas.
Salve Pekerman. 

Comentarios (4 comentarios)

Flaco, antes de hablar de Zubeldía vos te tenés que hacer un buche, pasarte un cepillito abajo de las uñas, engominarte el flequillo y ver si te dejan pasar.
A mí también me cae simpático el simploncito de José -que bastante cara de boludo tiene-, pero fijate un poco con quien lo estás comparando, con tipos que ganaron títulos y que a la vez jugaban y hacían jugar al fútbol. ¿Alguna vez viste jugar al Estudiantes que dirigía Bilardo, en el que jugaban, a la vez, en una misma tarde, por el precio de una entrada, el Bocha Ponce, Sabella y Trobbiani? ¿La selección del 86 jugaba mal? Si no viste eso no viste nada flaco. Sos un desastre, además tenés que estudiar lógica para no caer en errores tan obvios como el de pensar que A es -B. Lamento que la gente de Nación Apache dé cabida a un columnista tan mediocre ya que lo demás es muy bueno. Acá la única vergüenza sos vos, Pablo E. Chacón.

Carlos / julio 2nd, 2006, 10:09 pm / #

No se qué edad tenés, pero parece que te has perdido buena parte de la historia del fútbol argentino. Que no estás al tanto que el alto prestigio que tiene nuestro país en el fútbol es principalmente por los trabajos de Menotti y Bilardo.
No tengo nada contra Pekerman, pero sólo ha demostrado ser un excelente técnico de juveniles y uno mediocre en la mayor. Salvo contra Serbia y Montenegro nunca hemos demostrado como equipo la superioridad individual que tenemos sobre nuestros rivales. En las instancias decisivas, tanto México como Alemania (en el 2do tiempo), nos superaron claramente en la parte táctica, y nunca supo como resolverlo.
Y no discuto la calidad técnica de ninguno de los jugadores de este plantel, pero sólo con eso no se gana en estas competencias. Además hace falta jugar con el corazón, tener temple de campeón, humildad, y elevar rendimiento en los momentos más adversos. Tal como (entre otros) Kempes, Maradona, Passarella, y aún el Vasco Olarticoechea demostraron en su oportunidad (y que Tevez insinuó esta vez).
Con jugadores que viven arrenglándose el “pelito”, haciendo poses para las cámaras, y tienen club de fans no vamos a ganar campeonatos. Como le sucedió a Brasil, pasarán más de 20 años para volver a levantar una copa.

Leandro / julio 3rd, 2006, 10:38 am / #

Hey encontre esto en la web sobre pekerman y grondona un archivo MUY BUENO, es la corrupcion del futbol argentino

http://www.megaupload.com/es/?d=VQBD36CY
intente varias veces, porque esta a full el server!

Gusty / agosto 2nd, 2006, 4:32 pm / #

Argentina difícilmente gane alguna vez más un campeonato mundial de fútbol. De los dos que ganó, uno lo compró, y el otro lo ganó solito Maradona. El resto es gofio, el fondo de la olla, con pelito o sin pelito.

Pablo Chacón / octubre 24th, 2006, 12:57 pm / #

Dejar un comentario