Ingreso

Articulo

No a las bibliotecas nacionales

Por Omar Genovese 

Hubo un pueblo sabio, que dejó en manos de su mejor lector la preservación de todos los documentos atinentes al pasado. Pero tal lector murió un día y, por su entrega y dedicación, olvidó el amor, así como la indivisa necesidad de perdurar la especie, o al menos transmitir una mínima parte de su ansia. Sin herederos de tal sabiduría, llegó el futuro disfrazado de riqueza. Y la muerte, en lugar de toda fe, dio cuenta de pecados y arrepentimientos.

De civilizaciones agónicas está hecho el presente.

Comentarios (no hay comentarios)

Se han cerrado los comentarios para este post.

Dejar un comentario

Los comentarios están cerrados para este post.