Ingreso

Articulo

La digresión

Por Damián Tabarovsky

Si la digresión cuestiona algo, es la jerarquía.

No cuestiona los aspectos más evidentes,
la linealidad de la exposición,
la sucesión de acontecimientos,
la exposición de la trama;
va mucho más allá, la digresión es antijerárquica,
impugna toda idea de superioridad (no hay temas más importante sque otros);
no concibe las funciones heredadas, los méritos, las distinciones,
suspende la homogeneidad, la verticalidad, el prestigio;
la digresión despoja al lenguaje de su eficiencia (no va al grano),
avanza por desplazamientos,
detesta la arquitectura (no tiene arriba ni abajo),
abomina la seducción (la digresión aburre),
no reconoce límites (para ella todo tiene que ver con todo),
impide la comunicación (es imposible de resumir);

la digresión es maleducada (adopta siempre la forma de la irrupción),
es absolutamente incorregible (no aprende nunca);
descree del orden del discurso, de las formas establecidas.

La digresión siempre es de izquierda.

Publicado en la revista 2046 en diciembre de 2006.

Foto: Daniel Mordzinski

Comentarios (no hay comentarios)

Se han cerrado los comentarios para este post.

Dejar un comentario

Los comentarios están cerrados para este post.