Último artículo

Fosas

El que cava la fosa sabe bien que nunca llegará al final todo suspiro es un hilo de Ariadna sin destino somos tormento Al final toda linea es áspera la escritura como mímesis performática el tipo ese que vio pasar un ave deforme el navegante que olió a las sirenas y, embellecido, nadó sobre las […]

Continuar la lectura

Nación Apache es un blog colectivo. Cada uno de los colaboradores posee un acceso personal al sitio que le permite publicar autónomamente lo que quiere, sin pasar a través de ningún filtro o mediación.La organización de Nación Apache es descentrada, horizontal, rizomática. No existe una redacción central, no hay posiciones unánimes. Solamente autonomías individuales.

Ingreso

Artículos Recientes

Pos porno: el fracaso de la neolengua y el tren del auto atentado

Por Luis Thonis

 

“un lugar inventado donde los cuerpos no sean solamente cuerpos y se redoblen los enunciados que no pueden posporno1sostenerse en este mundo”

Cuerpos inéditos. LT

La consigna matriz de la generación del sesenta era: “animémonos y vayan”- ustedes. La actual es “cojan pero quédense”- ustedes.

Y al ritmo del pos porno los borregos por la misma vereda se encaminan para ser formateados hacia la Matriz del estado criminal que apunta a sustituir el lazo social por la creencia en la relación sexual.

Sublime operación psicótica.

Pasó el tiempo de echar veinte centavos en la ranura para ver la vida color de rosa. Ahora ponga un micrófono en una vagina o métaselo en el culo y Ud. accederá a una Citerea sin Watteau. El nacional populismo ha pasado de la religión de las multitudes que exaltaba en el 2002  a la religión del sexo sostenida en su economía de sobreprecios.

Hace tiempo hice una caracterización de lo que llamo el zombi terminal- alguien que avanza ciegamente al precipicio y cuando uno le advierte “eh por ahí no, cuidado”, se da vuelta, lo mira, corre hacia él y se tira de cabeza haciéndole un corte de manga. No todos los  que transitan esta cornisa son iguales, les sucede a seres talentosos e inteligente que necesitan abrazarse a algo, cualquier cosa que sea y el fetiche los está esperando. En vez de dar un salto cuántico al exterior saltan a un vacío que nunca se muestra como es sino en su apariencia contraria, me refiero al espectáculo. Se arrojan al espectáculo -que se extiende en la línea letal que va desde la pornografía de los setenta al pos porno- que lo toma en algunos de sus predadores para integrarlo y completarse. Los que tienen alguna reserva porque tuvieron una vida y alguna vez fueron amados, que no están dispuestos a borrar para disolverse en la cara colectiva de lo festivo, cuando salen aumentan el resentimiento y el odio en grandes cantidades pero en forma helada. La Fiesta es depresiva a causa de la negación cómplice de los crímenes cometidos que se vuelven contra ella: las mismas musas son expropiadas, enmudecidas y momificadas, apartadas de “relaciones peligrosas” y transformadas en objetos de exposición hasta que a una de ellas no se les ocurra nada.
Ahora es al pos porno celebrado por la poetisa Melina Varnaboba que -más loca que una cabra- propone una revo pop sexual, social antifálica y grita para que el zombimundo la oiga: cojan y vayan, todo sea por el negocio del pobre. Niega la verdad de la farmacéutica que dice que lo que es sublime en la cama es zombi en lo público, y que hay más porno en el matrimonio más convencional que en esta farsa que tenemos que pagar pese a lo fachos que somos.
Continuar la lectura

Nuestro diccionario del diablo

Por Omar Genovese

Cuando usted abre la página web http://www.untref.edu.ar/diccionario/, se encuentra con las palabras propuestas por anónimos usuarios de internet para que se incorporen al DILE (Diccionario Latinoamericano de la Lengua Española), y luego, a través de la edición que corresponde a los responsables del mismo, sabrá si fueron aprobadas o no. En el medio se puede preguntar sobre cómo la Universidad de Tres de Febrero (UNTREF) gasta parte de su presupuesto en semejante emprendimiento, preguntando qué validez científica o trascendencia cultural puede tener. Pero seamos cautos, el diccionario está avalado por la picardía lingüística de Daniel Link, columnista de Perfil que colocó una antena para captar el síndrome del habla argentino. Bajo una consigna simple, también para evitar intervenciones maliciosas, el sitio impone la norma: “No se aceptarán, en ningún caso, definiciones injuriantes o que violenten la sensibilidad de grupos étnicos, géneros, clases sociales o adhesiones políticas (se puede definir la palabra “bolita” o usarla en un ejemplo, pero no se puede usar la palabra “bolita” en una definición)”.  Vale decir, el habla popular está citada para enriquecer la lengua. Veamos cómo. Continuar la lectura

Nisman, la historia antes de la muerte lenta

Tengo en mis manos la posibilidad de acotar la historia antes de su falsificación. No es un privilegio, pero sí una obligación. ¿Qué documento periodístico no puede ser afectado por la falsificación del kirchnerismo en su retirada ominosa? La respuesta es reproducir ciertos artículos publicados por Gramma 12 u Oficialismo 12, medio cooptado por el kircherismo como tentáculo de sus intereses. Modificar la historia no es fácil, tampoco el pasado. Borges decía que modificar el pasado es un ejercicio de la memoria, no de la historia. La historia es lo dicho y sus interpretaciones. Antes de que el aparato de propaganda borre los rasgos de la ignominia, reproducimos estas notas donde quedan expuestos el nivel de compromiso de Labaké (un militante del peronismo Triple A, hasta ahora sin cita en Tribunales Federales respecto a la causa Triple A, en manos de Oyarbide), hoy denunciante de periodistas y miembros de la comunidad judía en Argentina como “traidores a la patria”. Hablando de traidores, ¿alguien recuerda un gesto amistoso de Juan Domingo Perón con la comunidad judía? En el reciente programa del periodista Gustavo Sylvestre se presentó el mismísimo Kollman negando lo escrito más abajo. Es, en cierta medida, una oferta maravillosa para evaluar cuán grande es la cooptación de los servicios de inteligencia argentinos sobre la clase periodística (me refiero a clase como imaginario de la manipulación o formación de opinión de las masas). En sí, toda esta payasada mediocre remite a pensar que la información es tan ridícula como objeto de manipulación. Kollman es un mediocre con acceso a información privilegiada. Habría que preguntarse, en la línea de Labaké, si su conocimiento no es, de alguna manera, traición a la patria…, pero, ¿la patria de quién?

Omar Genovese

Página 12, Sábado, 25 de septiembre de 2004

 

Labaké dice que lo de la AMIA fue obra de Israel

El dirigente peronista, designado abogado de Kanoore Edul en la causa, sostiene que la mutual estalló por explosivos que había en su interior, hecho tapado por la SIDE, la CIA y el Mossad.

Por Raúl Kollman

 

La causa AMIA sigue deparando sorpresas. El ex abogado de Isabel Martínez de Perón y dirigente minoritario del justicialismo, Juan Gabriel Labaké, informó esta semana que se ha convertido en abogado defensor de la familia Kanoore Edul, cuyo integrante Albertito Kanoore Edul estuvo –y está– sospechado de tener relación con el ataque contra la AMIA (ver aparte). Que Labaké sea designado defensor de los Edul no tiene sorpresas, pero sí la hipótesis que lanzó a través de un correo electrónico: que el atentado contra la AMIA fue obra de israelíes. El punto de partida es que la Trafic no existió, el explosivo estuvo –según Labaké– adentro de la sede de la AMIA y supuestamente existió una connivencia de la SIDE, la CIA y el Mossad para tapar la responsabilidad israelí, aunque el letrado no arriesga ninguna teoría por la cual Israel o ciudadanos israelíes podrían estar interesados en atentar contra la sede central de los judíos argentinos. Eso sí, ya hace un tiempo el propio Labaké deslizó que el ataque a las Torres Gemelas era “un atentado o un autoatentado”.
A Albertito se lo llama así para diferenciarlo de su padre, Alberto, un amigo de Carlos Menem y anteriormente de Juan Domingo Perón, durante cuyo gobierno integró la misión a Libia que en su momento encabezó José López Rega. Alberto padre fue líder del Centro Jabrudense, inmigrantes de Jabrud, Siria, como por ejemplo la familia Yoma o los Al Kassar. Según lo que dicen varios allegados, Kanoore Edul se distanció de Menem a principios de los ’90, aunque no está claro por qué.
Con todos los ingredientes de sospecha señalados por la pesquisa, cuando se hablaba de Kanoore Edul se refería a la “pista siria” y el juez Juan José Galeano admitió que cuando detuvo a Albertito recibió una llamada de Munir Menem, hermano del ex presidente, interesándose por la situación del hijo del amigo del riojano. Albertito quedó en libertad, aunque después pasó un período tras las rejas por delitos más comunes, relacionados con cheques sin fondos y maniobras económicas.
En un correo electrónico difundido esta semana, el abogado Labaké tituló su enfoque de manera clara: “AMIA y embajada, la pista israelí”. El letrado informa que ha sido designado defensor de Alberto padre, de Albertito y de sus hermanas, Alicia y Mabel, quienes han sufrido –según señala Labaké– enormes daños por ser descendientes de árabes sirios y de religión musulmana.
“Hoy se ha desatado una nueva y virulenta campaña para hacer creer que existe la pista siria y, por eso, el principal agente de la SIDE, Jaime Stiusso, señaló a Siria y a Kanoore Edul como sospechosos –sostiene Labaké–. Los hechos concretos obligan objetivamente a dirigir la investigación hacia una posible pista israelí.”
Labaké enumera como argumentos que ya en el caso del atentado contra la embajada de Israel hubo una pericia que señalaba que la explosión fue dentro del edificio de la embajada y no con un coche-bomba. De allí colige que aquel fue un atentado que los israelíes cometieron en su contra.  Continuar la lectura

CFK, Hugo Wast y el retorno de los Protocolos

Por Luis Thonis

 

Sin pronunciarme sobre la insoluble cuestión de la autenticidad de los “Protocolos”, me limitaré a decir que con buenas palabras de judíos alegan que son falsos; pero con hechos, todos los días nos prueban que son verdaderos. Los “Protocolos” serán falsos… pero se cumplen maravillosamente.

Hugo Wast

 

Siempre que tuve ocasión de escribirlo insistí que Hugo Wast era la referencia ideológica de una amplia franja de la cultura argentina, lista para dar oídos a las teorías conspirativas.  En sus novelas El Kahal y Oro, ambas de  1935, presenta al mundo en manos de un sacerdote judío que domina los hilo a su antojo desde “el Vaticano de Nueva York”, lo que permite justificar los desastres locales que hace nuestra clase política.

En este libro que fue el best-seller de su época, pese a su antijudaísmo y en pleno auge del genocidio nazi, dice a su manera que nunca existió el pueblo palestino como todos los diccionarios de la época: “La patria real del judío moderno, no es la vieja Palestina; es todo el mundo, que un día u otro espera ver sometido al cetro de un rey de la sangre de David, que será el Anticristo.”
Fascistas y stanilistas no han tomado en cuenta esta frase de su maestro y se han quedado con una supuesta conspiración mundial judeo-norteamericana y hasta vivando a estados negacionistas, genocidas y organizaciones afines, en nombre de los oprimidos. CFK añade a esta fábula el tema de los fondos buitres, categoría jurídica que no existe en ningún mercado del mundo y es un invento de los caranchos criollos para no pagar una deuda ínfima en una jurisdicción que se fue a buscar. El nombre de Martínez Zubiría -Wast era su seudónimo- fue erradicado de la Biblioteca Nacional en el mismo momento en que los cartabiertistas ponían de manifiesto sus ideas con una fachada posmoderna. Esta suerte de premonición que se puede verificar en los discursos oficialistas ha encontrado su crítica literaria pura y dura en CFK: nos revela que Paul Singer era aquél enigmático sacerdote junto al cual habría conspirado Nisman.

Ya Daniel Scioli calificó como “bochornosa” la denuncia de Nisman, sumándose  a la saga de los encubridores, y ahora opera en los juzgados porque esa causa “conspira contra su posibilidad de ser presidente.” Pero el caso todavía no ha comenzado: no se sabe siquiera el día en que “se murió.” Sólo podrá investigarse cuando los fiscales, políticos y periodistas dejen de recibir amenazas de muerte, o filmaciones de sus hijos, o incluso secuestros de un hijo como le sucedió a Taiano para que no recuse la declaración jurada de bienes de los K aprobada por Oyarbide. Ya la justicia argentina estaba preparada para que ningún funcionario corrupto sea encarcelado. Como las democracias que transitan hacia dictaduras, Justicia Legítima es una organización para producir la impunidad de los funcionarios: al no poder separar a Bonadío, quieren llevar la causa por los hoteles K a Comodoro Rivadavia donde tienen una justicia paralela. No es que vayan a perseguir judíos. Reducido a secta, el kirchnerismo tiene más que ver con el delito que con una ideología. De hecho, han cooptado y creado a organizaciones judías que repiten la bajada de línea oficial. Pero las palabras tienen implicaciones y efectos.  Continuar la lectura

Una breve introducción ante el espanto

Por Omar Genovese

Anotaciones sobre los textos de Levon Khechoyan en El alambre no se percibía entre la hierba (relatos sobre la guerra de Karabagh), Levón Khechoyan y Hovhannés Yeranyan, Hecho Atómico Ediciones, 2015. Traducción de Alice Ter-Ghevondian y Ana Arzoumanian.

La guerra de Nagorno Karabaj ocurre, con menor y mayor intensidad, entre 1988 y 1994. Es un período en donde la región del Cáucaso y otras vecinas sufren este tipo de conflictos: Croacia, Bosnia, Kosovo, Albania, Osetia del Sur, Chechenia, Abjasia, Transnistria-Moldavia… Nombres que a los argentinos resultan lejanos, desconocidos, como si llegaran de otra época, de un mapa imposible de imaginar. Pero no se trata de exotismo, sino de comprender que la diversidad humana es tan amplia como la cantidad de escarabajos que existen en el mundo, se estima que hay más de 1,5 millones de especies de escarabajos sin clasificar.

El final de la guerra de Nagorno Karabaj coincide con el comienzo de otro conflicto, casi equidistante tanto del Cáucaso como de esta pampa húmeda, me refiero al genocidio ocurrido en Ruanda donde la supuesta etnia tutsi fue masacrada por los hutu. Digo supuesta porque el texto de Khechoyan pone en tela de juicio todo el andamiaje teórico en lo político, social y económico que motiva la violencia masiva. Estos conflictos regionales, casi simultáneos, dejaron dos secuelas evidentes, pero que resultan incómodas para el género humano en su limbo de bienestar egoísta: primero, que el bestialismo se ha impuesto como recurso en el campo de batalla; y segundo, que el campo de batalla es la población civil. Estas guerras que nuestros contemporáneos llaman “de baja intensidad” han desplazado a millones de personas, con la ruina personal y social que esto implica. La pérdida del medio de vida, el trabajo, la educación, la referencia cultural y la propia lengua, son algunas de las secuelas. Y no es una cifra menor: millones de personas han perdido su “lugar en el mundo” para convertirse en verdaderos parias modernos. No se trata de una condena al ostracismo o el destierro, no, se trata de la expulsión violenta, de la separación de las personas de su pasado, de sus orígenes. Pueden argumentar que esto es simbólico, que se trata de una migración forzosa pero migración al fin. No, y en esto debemos ser enfáticos, el desplazamiento de poblaciones enteras tiene como efecto terrible la omisión, ser borrados del mapa, ser desertizados como humanos. Y el efecto es devastador en todo el género: somos más pobres, más brutales, más insensibles… Continuar la lectura

De la imposibilidad del amor

Por Omar Genovese

Sobre Las mujeres que amé, Daniel Guebel, Literatura Random House, 208 p., febrero 2015.

Oscila entre la novela y el ensayo. También adquiere la forma de exposición analítica de una teoría sobre lo inalcanzable que, como noción general, parece blandir la finitud del deseo, su escaso valor al lograrlo, su poder de tracción mientras se aleja de quien busca satisfacción. El que escribe, ése yo tan inocente como crédulo, puede ser el niño Guebel que, en una parábola de pesadilla, trata de comprender sobre la materia convertida en escritura, el acto mismo de narrar, la vigilia de la relectura y el espanto final ante un tiempo que solamente volverá como recuerdo desfigurado. El ser deseado es un sueño que retorna con la duda sobre lo real, otra vez, y otra. Lejos del espanto que supone el abismo de un pozo, como ocurre en las novelas de Pablo Farrés, Guebel retoma la reiteración del suceso en la obsesión más absoluta, evoca al apasionado por la Lolita de Nabokov, evoca a la lógica monolítica de un Kafka atrapado en una celda donde lo han encerrado a escribir sobre cómo quedó condenado a escribir: “La literatura es siempre una expedición a la verdad”. Continuar la lectura

Presentación de “el alambre no se percibía entre la hierba”

flyer el alambre HA baja

Que algo quedará

Gárgola Ediciones invita a la presentación de

Que algo quedará

de Jorge Goyeneche.

Acompañarán al autor Omar Genovese y Ricardo Romero

Jueves 19 de marzo, 19 hs.

Fundación Tomás Eloy Martínez, Carlos Calvo 4319, Piso 1º

El protagonista de esta novela viaja en el tiempo, pero eso no es lo importante. El protagonista de esta novela es un mentiroso consumado, pero eso no es lo importante. El protagonista de esta novela vive gracias a la plata que su hermano narco le hace llegar de maneras misteriosas y estrafalarias, pero eso tampoco es lo importante. Lo importante en esta nueva novela de Jorge Goyeneche es que esa voz convencida y convincente que nos arrastra página a página, es portadora de una extraña y lúcida alegría que nos permite apropiarnos del naufragio.

Entre los avatares políticos de la Guatemala de mediados de siglo y los palíndromos y los mensajes en clave; entre los secretos de la identidad y los derroteros generacionales de quienes quisieron cambiar el mundo, Goyeneche pone en evidencia la precariedad de eso que creemos es nuestra vida, de la Historia y sus versiones, para dejar en pie sólo lo esencial: las formas leales del amor.

Que algo quedará obtuvo en 2009 el primer premio en el concurso literario del Instituto Cultural de Puerto Rico.

 

El fango en la flor

Por Omar Genovese
Resulta exquisito, y acaso divertido, también justo, que la literatura de Osvaldo Lamborghini siga causando tanto rechazo como admiración. Como un mapa sin resolver de manera geométrica, su pequeño librito que revolucionó las letras argentinas (la leyenda dice que así se presentó ante Rodolfo Walsh en casa de Pirí Lugones, la nieta del poeta nacional muerta bajo tortura en la ESMA), causa estragos en la cautividad de los lectores foráneos a cierta lengua que le pertenece cual territorio que presupone aquél mapa abandonado por los exploradores. Parábolas y laberintos. Las primeras parten de la confusión de los significados, metonimias, juegos, nombres osados y estragados, con la glosa que se regurgita en el resonar de la mente inflamada, torturada, por el cerco de la muerte. Del otro lado de la moneda, o al bies del mapa, la infinitud y pequeñez de los pasillos donde la certeza es apenas hilván, y el lector se pierde. De manera literal: quien lee queda desierto en una pampa seca. La lectura de El Fiord ahoga, es tierra en la garganta, tierra muerta, pero una tierra abandonada que al explorarla anula la posibilidad del regreso. Continuar la lectura

Un cuento para Kala

Por APG

El día jueves 29, en el Cementerio de la Tablada, entre todo lo sucedido, hubo espacio para un cuento. Se lo contaron a ella pero lo escuchamos todos; todos los que estábamos ahí en un semicírculo tupido de congoja alrededor de la tumba de Alberto, bajo un sol picante e impertinente negado por el abanico de cabezas gachas: al dolor le va mejor la lluvia. Se trató de un relato infantil con “moraleja” sobre una mariposa y un cocodrilo que contó el Rabino Marcelo Polakoff para la pequeña K, la hija menor de Alberto. No creo cometer ninguna infidencia si se los cuento, pero antes de hacerlo me gustaría plantear un dilema, proponer una discusión que -presumo- viene al caso. Porque instiga a pensar. A discutir. A insistir, como dice Kovadloff.
Dos deshollinadores salen de una chimenea. Uno sale completamente negro y el otro completamente blanco. ¿Cuál de los dos se va a lavar?

Niño-deshollinador Continuar la lectura